Neptalí Carpio

Neptalí Carpio

¿Quién miente en el mercado de la papa?

Excesiva importación no es causa única de la caída del precio

¿Quién miente en el mercado de la papa?
Neptalí Carpio
12 de January del 2018

 

La crisis actual de producción de papa en el Perú, que ha dado lugar a un paro nacional de 72 horas, deja una duda central que debería aclararse. ¿Estamos ante un proceso indiscriminado de importación del tubérculo, en la variante de papa precocida, o es que se trata de un pico muy alto de sobreproducción? Esta es una interrogante crucial que debería despejarse.

Si la respuesta es la primera, es evidente que existe una grave irresponsabilidad del Gobierno actual y los anteriores. Si es la segunda, el paro nacional solo sería una grosera manipulación de sectores irresponsables que lo provocaron para hacerlo coincidir con la protesta nacional convocada por sectores radicales de la izquierda este 11 de enero.

Veamos entonces las cifras y tendencias que ya se venían dando hace varios años, para ver quién miente. En mayo del 2014 el INEI ya había dado a conocer que la producción de papa entre los años 2004-2013, se incrementó de tres millones de toneladas en el año 2004 hasta alcanzar los 4.45 m illones de toneladas en el 2013, lo que significó un crecimiento de 45% y una tasa promedio anual de crecimiento de 3.8%. Es una tendencia que se ha mantenido hasta fines del 2017. Por su parte, el Ministerio de Agricultura (Minagri) señala que la importación de papa no sobrepasa el 1% del consumo total a nivel nacional. Sin embargo otras instituciones señalan que los niveles de importación serían más altos, por arriba de las 24,000 toneladas; es decir, un porcentaje mayor.

Por otro lado, según el propio INEI, en los últimos 18 años se incrementó el número de productores y la superficie sembrada de papa. El número de productores de papa, entre los años 1994 y 2012 se incrementó en 5.8%, pasando de 599,172 a 633,923 productores. Asimismo la superficie sembrada de este cultivo ancestral se expandió de 341,590 a 367,692 hectáreas, con un crecimiento de 7.6%. Es una tendencia que no cambió radicalmente hasta el año 2017. Sin embargo, pese a este crecimiento de la producción del tubérculo, los indicadores de exportación de la papa peruana y sus derivados no aumentaron significativamente para atenuar los efectos de una sobreproducción.

Estos datos y tendencias demuestran que es una gran falacia de los promotores del paro agrario señalar a la excesiva importación como causa única de la espectacular caída del precio del kilo de papa, que bordea los S/ 0.10. Las críticas y reclamos de los gremios paperos deberían estar orientados a una mala performance de las autoridades para promover la exportación del producto y brindar una oportuna información a los agricultores para evitar una sobresiembra, para que opten por productos alternativos. No cabe duda de que aquí el Minagri tiene una gran responsabilidad.

Estamos, pues, ante los efectos de un proceso de sobreproducción de la papa por la falta de una estrategia de innovación que permita que el Perú aumente la producción bruta del tubérculo para la exportación, también por la incapacidad para ofrecer una variedad de productos derivados del tubérculo. Los agricultores paperos rechazan la importación de papa precocida, pero no se preguntan por qué el Perú, teniendo una inmensa variedad de papa, no podría ofrecer abundante papa precocida a otros países.

 

No solo eso, en la actualidad hay en el mundo una amplia oferta de papas conservadas, papas congeladas enteras, en rodajas, en tiras, papas deshidratadas, papas fritas (chips), puré o copos de papa, fécula y harina de papa. El Perú tiene una enorme ventaja comparativa, entre otras cosas, por la enorme diversidad del tubérculo, con más de 500 variantes. Pero se requiere mejorar las cadenas productivas, realizar investigación e innovar la tecnología a fin de mejorar la productividad y la capacidad de oferta y colocación en el mercado internacional. En este horizonte hay un inmenso mercado mundial donde competir. Es un gran espacio de productores, pero para competir se necesita el marco de una agresiva industrialización de la producción de la papa.

En consecuencia, la demanda de los productores de papa en el Perú frente al Gobierno deberían tener otro contenido y a la larga deparar mayores beneficios. Pero no lo pueden hacer si siguen atrapados en el discurso demagógico y oportunista de quienes solo quieren utilizar sus problemas para desestabilizar el país. El hecho de que los dirigentes de los gremios paperos y el Minagri hayan encontrado como salida al conflicto que los gobiernos regionales compren un porcentaje de sus cosechas es solo una solución inmediatista y precaria, porque no se ha ido a las causas de fondo del problema. ¡Tanta palabrería radical para terminar en una solución facilista!

 

Neptalí Carpio
12 de January del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Metropolitano: ¿quién es el responsable?

Columnas

Metropolitano: ¿quién es el responsable?

  Si algo demuestra la tensión actual alrededor del futur...

16 de November
Entre garantistas y punitivos

Columnas

Entre garantistas y punitivos

  Una polémica de gran trascendencia se ha desatado &mdas...

09 de November
Bolsonaro: el parto de la izquierda corrupta

Columnas

Bolsonaro: el parto de la izquierda corrupta

  Entre gente de derecha e izquierda y, del propio mundo acad&ea...

02 de November

COMENTARIOS