Neptalí Carpio

Neptalí Carpio

El torpe oficio de inventar fantasmas

El maniqueísmo de ciertos analistas políticos

El torpe oficio de inventar fantasmas
Neptalí Carpio
20 de July del 2018

 

Lo peor que le puede pasar a un partido, o a un analista comprometido con una opción política, es autoengañarse e intentar hacer creer a otras personas la existencia de enemigos que en la realidad no existen. O exagerar al extremo las acciones de un personaje o una corriente ideológica. La apelación al maniqueísmo en el análisis de opinión es una manera de intentar ocultar la verdadera realidad o no tener la humildad de admitir los propios errores. En el caso del partido Fuerza Popular, me parece que expresa una crisis de identidad cada vez más evidente.

A manera ilustrativa me ocuparé en esta oportunidad del analista político Ricardo Vásquez Kunze, quien acaba de publicar un fantasioso artículo en el portal digital Politico.pe, señalando que “Esto es un golpe de Estado”, a propósito de la actual crisis política. Para el articulista estaríamos en pleno trance de un maquiavélico plan “desde la Fiscalía de la Nación —donde se habría creado— un esquema mafioso y putchista que utiliza el chuponeo selectivo a enemigos políticos, bajo el pretexto de lucha contra la corrupción”.

Para Vásquez Kunze, el verdadero drama nacional que ahora indigna a la ciudadanía —y que marca las acciones del Congreso, del Poder Ejecutivo, del Consejo CNM, del Poder Judicial y la propia ONPE— no sería efecto de la galopante corrupción existente y el narcotráfico, sino de un megaoperativo nacional. Y que ya estaría a punto de ingresar a una tercera etapa, presionando al presidente Vizcarra para llegar a una situación de convocatoria a nuevas elecciones, y quizá hasta una Asamblea Constituyente.

Los llamados “caviares” serían una malévola fuerza, tan inusitada y poderosa que estaría a punto de tumbarse la mayoría parlamentaria de Fuerza Popular. A Vásquez Kunze solo le faltó decir que la actual estructura del sistema judicial —creada el año 1993, en el Congreso Constituyente—fue un invento de los llamados caviares. “¡Pobres constituyentes del fujimorismo”, diría. No se dieron cuenta, pese a tener una amplia mayoría, de que el actual y negativo sistema corporativo para elegir a los miembros del CNM era obra de aquellos que en realidad serían los responsables de la crisis del sistema de justicia.

Lo que llama la atención en el análisis de Vásquez Kunze es que afirma, a propósito de los audios propalados, que “es obvio que las autoridades del Estado se comunican entre sí, así como con diferentes estratos de la política y el empresariado”. Es decir, sería normal que un parlamentario se reúna con un magistrado para, en privado, decirle que respalde al candidato de un partido para ser miembro del CNM. O que el presidente de la Corte Suprema del Callao le pida favores a un miembro de ese ente para ayudar a conseguir un puesto a un familiar.

No tendría ni un ápice de conducta antiética que un conocido empresario, dedicado a la venta de carros y autopartes, se comunique y presione en las altas esferas del Estado para obtener favores o ayudar a otros amigos en obtener sentencias favorables. Todo el tinglado realizado para que en la ONPE se beneficie a un partido político, violando diversos tipos de procedimientos, sería parte de una normalidad que los ciudadanos deberíamos aceptar. Curiosamente, en el propio Congreso, los magistrados del CNM, acaban de reconocer que, entre ese ente, la Fiscalía y el Poder Judicial, se ha instalado una red criminal para favorecer a la corrupción. ¿Dónde está entonces el verdadero enemigo?

Para Vásquez Kunze el verdadero peligro no radica en que el narcotráfico haya asomado tanto en diversas esferas de la Fiscalía y el Poder Judicial, sino que “desde la Fiscalía se ha creado un esquema mafioso y golpista para chuponear a todos bajo el pretexto de lucha contra la corrupción”. En esa lógica, quizá sería muy acertado el llamado de Villa Stein a los cuarteles para frenar esta macabra acción de un grupo de periodistas, mediante un pronunciamiento “cívico militar”. Los verdaderos malvados son aquellos que “han utilizado la legalidad con fines protervos contra la democracia”, afirma Vásquez Kunze.

La base de un razonamiento maniqueísta, como el que utiliza Vásquez Kunze, radica en pretender siempre dividir una situación entre el mal y el bien. Por ahora ese elemental pensamiento binario hace que para Vásquez Kunze siempre el bien esté del lado de los fujimoristas, y todo lo malévolo de parte de los opositores. Hay una fantasía en su cabeza sobre un extraño y descomunal mal que se expresa en el actuar de los “caviares”, liderados —esta vez— por IDL-Reporteros. Sin embargo, la realidad es muchos más compleja, requiere un tratamiento multidimensional e invoca a un desprendimiento autocrítico para buscar la verdad en una diversidad de variables. Pero a ese esfuerzo intelectual no le interesa ingresar a Vásquez Kunze; solamente a la crítica subjetiva, propia de un periodismo cortesano.

El lamentable comportamiento de algunos magistrados y la situación incómoda a la que ha llegado Fuerza Popular es exclusiva responsabilidad de ellos. Sobre todo porque a estas alturas el fujimorismo, desde una mayoría parlamentaria, ha despreciado una excelente oportunidad para ser una fuerza que imponga un escenario de cambios a través de reformas e iniciativas que la proyecten como una fuerza reformista y moralizadora de las instituciones. Y de la misma manera que el deshonesto comportamiento del ex presidente PPK lo llevó a la vacancia, el fujimorismo está pagando las consecuencias de un comportamiento errático.

La gran diferencia es que Fuerza Popular aún tiene tiempo y un largo trance para cambiar esta situación. Y este viernes 20 de julio será una ocasión para iniciar una verdadera autocrítica, con hechos, con propuestas, en la legislatura extraordinaria convocada. Solo depende de ellos que lideren una profunda reforma de la justicia y vuelvan a engancharse con la opinión ciudadana. Todo lo demás son solo fantasmas que rondan en la cabeza de Vásquez Kunze.

 

Neptalí Carpio
20 de July del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Catarsis y autoengaño en el referéndum

Columnas

Catarsis y autoengaño en el referéndum

  Atrapados en su burbuja formal, y con un racionalismo divorcia...

07 de December
Por fin, el Catastro Urbano Nacional

Columnas

Por fin, el Catastro Urbano Nacional

  Una dificultad central para lograr el ordenamiento de los terr...

30 de November
Ministerio de Vivienda: de fracaso en fracaso

Columnas

Ministerio de Vivienda: de fracaso en fracaso

  El predominante urbanismo informal que se ha impuesto en el cr...

23 de November

COMENTARIOS