Neptalí Carpio

Neptalí Carpio

Los parques industriales de segunda generación

Modificarán significativamente la oferta de proveedores e inversionistas

Los parques industriales de segunda generación
Neptalí Carpio
06 de abril del 2018

 

El panorama económico de la capital en las próximas décadas estará marcado, en gran medida, por la aparición de seis nuevos parques industriales, la mayoría de ellos de iniciativa privada. Su funcionamiento y consolidación modificará significativamente el movimiento de la masa laboral, de la oferta de proveedores e inversionistas. La otra novedad es que, simultáneamente a su creación, también están en estudio o ejecución importantes proyectos inmobiliarios cerca de estos parques, situación que puede dar lugar a otro gran logro: que los trabajadores que requieran estos emprendimientos estén muy cerca de sus centros de trabajo, contribuyendo entonces a descentralizar la movilidad de la ciudad.

Según ProInversión estos proyectos de parques industriales superan los US$ 16,000 millones, que se invertirían entre los años 2018 y 2022. El impacto será mayor si se concretan en los próximos años el Tren de Cercanías y las ciudades satélites, lo cual expresará una nueva articulación de la ciudad, entre Barranca e Ica, modificando sustantivamente los flujos de movilidad local.

Estos parques, que podríamos denominar de segunda generación son: 1) El proyecto industrial Indupark en el distrito de Chilca. 2) El Centro Industrial La Chutana, ubicado a 35 minutos al sur de Lima Metropolitana. 3) El parque industrial Sector 62, ubicado en Chilca, a 45 minutos de Lima. 4) El proyecto MacrOpolis, del Grupo Centenario, ubicado en Lurín. 5) El Parque Industrial de Ancón, ubicado a la altura de los kilómetros 45 y 50 de la Panamericana Norte y, 6) El Parque Industrial de Huachipa, donde a poca distancia se construye también el primer puerto seco de Lima.

Varios factores concurren en la creación de estos parques: la tendencia de importantes empresas industriales que quieren mudarse del centro de la ciudad; iniciativas de capital extranjero en búsqueda de adecuados espacios de inversión; el diseño de proyectos inmobiliarios exclusivos que quieren tener al lado un espacio de ocupación laboral de las nuevas generaciones, y en general la necesidad de la inversión de abaratar costos por los sobrecostos que implica la pérdida de tiempo y contaminación que genera el casos del transporte en la ciudad.

La mayoría de estos parques cuentan con los servicios básicos de agua, desagüe, energía y otros atributos que agregan valor, como vías anchas de concreto armado. Además de la ubicación, calidad urbana e infraestructura, estos parques industriales tienen todos los sistemas de seguridad necesarios, como cámaras de vigilancia y equipos contra incendio, entre otros. Algo que no ocurre en Ancón, donde aún no están garantizados los servicios, especialmente el agua potable.

El proyecto industrial Indupark se encuentra a tres minutos del intercambio vial de Pucusana, en el kilómetro 57.5 de la Panamericana Sur. Cuenta con redes de agua y desagüe, así como una planta de tratamiento de aguas efluentes. También posee una red eléctrica de media tensión y sistema de alumbrado público. Gracias a los servicios con los que cuenta este proyecto, la ubicación y el acceso a la zona, las empresas pueden operar las 24 horas del día y los siete días de la semana.

El Centro Industrial La Chutana está ubicado en el kilómetro 60 de la Panamericana Sur, en el valle de Chilca. Este proyecto reúne las condiciones propicias para el desarrollo industrial, ya que está alejado de los centros poblados y del mar. El terreno tiene zonas planas, cerros y laderas con vistas ininterrumpidas al valle de Chilca, y está proyectado para más de cien años sin temor a cambios de zonificación. Cuenta con 525 hectáreas para la industria, con lotes desde 2,500 metros cuadrados para almacenes e industrias livianas y pesadas, tanto para la venta como alquiler. Este centro industrial ha habilitado 220 hectáreas con vías pavimentadas, instalaciones sanitarias, eléctricas y fibra óptica.

El parque industrial Sector 62 está ubicado en Chilca, en el kilómetro 62 de la Panamericana Sur, y muy cerca al intercambio vial de los kilómetros 57 de Pucusana y 64 de Chilca. Este proyecto cuenta con 212 hectáreas para un centro industrial, logístico y empresarial desde 10,000 metros cuadrado, con zonificación industrial I2 e I3. Cuenta con una zona de habilitación urbana con vías asfaltadas, veredas pavimentadas, alumbrado público con iluminación LED, sistema de agua y desagüe, y pozos propios con 250 litros por segundo de rendimiento. Fácil acceso a energía eléctrica y cercanía al ducto de gas natural.

El proyecto MacrOpolis, del Grupo Centenario (en Lurín) cuenta con fácil acceso desde la Panamericana sur a través del Puente San Pablo y Puente Arica, y desde las avenidas Portillo e Industrial. Posee 980 hectáreas de terreno total, con lotes industriales desde 10,000 metros cuadrados. Tiene una infraestructura especialmente diseñada para las plantas industriales, con vías anchas, intercambios viales amplios, áreas verdes y pórtico de seguridad, entre otros. MacrOpolis cuenta con espacios de zonificación tipo I2 (industria liviana) e I3 (gran industria). También contempla el desarrollo futuro de zonas para bodegaje y un área comercial de 10 y 12 hectáreas, respectivamente.

Por otro lado, el Parque Industrial de Ancón es un proyecto de iniciativa estatal que consiste en la creación de un espacio moderno destinado a empresas industriales de diversas escalas en Lima Metropolitana, que operen bajo estándares internacionales. Contará con 1,338.22 hectáreas, de las cuales el 53.49% sería suelo urbanizable (715.74 ha). Esta área, de acuerdo al uso, estaría dividida en: industrial, comercial, transferencia tecnológica (I+D), zona de recreación pública, servicios y truck center. Este proyecto tiene la enorme ventaja de ubicarse cerca al puerto del Callao y al Aeropuerto Internacional Jorge Chávez. Sin embargo, la tardanza para su funcionamiento radica en los procesos de adjudicación de terrenos. ProInversión, prometió el año pasado que este proyecto formaría parte de la cartera a concesionar; sin embargo, esta meta, a la fecha, no se ha cumplido.

Finalmente, el Parque Industrial de Huachipa se construye sobre un área de 500 hectáreas, que servirá para el funcionamiento de plantas industriales y almacenes logísticos. Se trata en realidad de dos proyectos a cargo de empresarios nacionales, por casi US$ 100 millones y que generarán inversiones en la zona de no menos de US$ 1,500 millones. Los terrenos de esta ciudad industrial ya están totalmente comprados y generarán no menos de 10,000 puestos de trabajo formal. Al lado de este proyecto se construye un puerto seco que servirá para guardar mercadería lista para exportar o recién importada. Este proyecto tiene un costo estimado de US$ 25 millones, los cuales vienen siendo asumidos por la inversión privada. Se estima que cuando funcione a plenitud el puerto seco se descongestionará el 30% del volumen de las actuales operaciones del Callao.

 

Neptalí Carpio
06 de abril del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Muñoz y el espejismo de las clases medias

Columnas

Muñoz y el espejismo de las clases medias

  Los detractores del triunfo de Jorge Muñoz en la alcald...

12 de octubre
La ilusa pretensión de un alcalde sheriff

Columnas

La ilusa pretensión de un alcalde sheriff

    Hace por los menos dos décadas que, en las camp...

05 de octubre
¿Por qué mutilar la representación de Lima?

Columnas

¿Por qué mutilar la representación de Lima?

  El problema principal que afronta el actual debate sobre la nu...

28 de septiembre

COMENTARIOS