Política

Entre las reformas y la asamblea constituyente

Reflexiones sobre la coyuntura política

Entre las reformas y la asamblea constituyente
  • 20 de julio del 2018

 

Las fuerzas antisistema han utilizado con inteligencia las denuncias de corrupción contra magistrados del CNM, del Poder Judicial y la Fiscalía, para desarrollar su estrategia, que pasa por la convocatoria a una asamblea constituyente con el objetivo de redactar una Carta Política anticapitalista. Entre los jóvenes que participaron en las marchas contra la corrupción era usual escuchar la mención de una constituyente, como si se tratase de un procedimiento más de la democracia. Un terrible error conceptual.

Pero antes de continuar, hay unas urgentes precisiones. Con la Constitución de 1993 el Perú logró reducir la pobreza —del 60% de la población a solo 20%— y desarrollar una continuidad democrática que avanza hacia la quinta elección nacional sin interrupciones. Un verdadero hito en la República. Más allá de cualquier problema económico y social acumulado, no es exagerado sostener que el momento actual es el mejor en toda nuestra historia republicana por una sola razón: el régimen económico que posibilitó desatar las fuerzas capitalistas de la sociedad. Bueno, el proyecto de asamblea constituyente precisamente busca eliminar ese régimen económico para instaurar el modelo estatista que ha generado la tragedia humanitaria en Venezuela. Un modelo que en el Perú —con la Constitución de 1979— incrementó la pobreza al 60% de la población y desató una de las hiperinflaciones más terribles de la historia.

En Venezuela, en Bolivia, y Ecuador también se organizaron masivas movilizaciones en contra de la corrupción. Y fueron utilizadas por las fuerzas antisistema para instalar asambleas constituyentes que permitieron redactar cartas políticas anticapitalistas, y establecer la reelección indefinida de los autócratas conocidos.

El camino de las democracias. que lograron consolidar instituciones y preservar la libertad, por el contrario, siempre fue la ruta inversa. Al igual que las democracias latinoamericanas y el Perú, las democracias longevas alguna vez también enfrentaron crisis de corrupción sistémica que amenazaron la viabilidad de sus respectivas sociedades. Sin embargo, en vez de ignorar sus constituciones e instituciones —tal como sucedió con el chavismo, que aumentó la corrupción exponencialmente— se aferraron a los principios constitucionales, a sus instituciones y procedimientos para reformar lo que se debía reformar. Finalmente, hoy las sociedades desarrolladas precisamente alcanzaron el desarrollo por haber organizado una justicia predecible.

De triunfar los sectores que exigen una asamblea constituyente,  solo conseguirían volver a fojas cero todas las investigaciones y procesos en contra de Alejandro Toledo, Ollanta Humala, Nadine Heredia, Susana Villarán y Pedro Pablo Kuczynski. Es la paradoja de todos los extremismos.

El gran problema es que las estrategias bolivarianas que han desencadenado asambleas constituyentes generalmente se han implementado mediante la movilización de las masas contra la corrupción del sistema y de las élites políticas. Los jóvenes venezolanos que marcharon contra su sistema y respaldaron la constituyente de fines de los noventa podrían relatar esos yerros que, a veces, desatan tragedias que demandan varias décadas reconstruir. Y es que las masas en las calles no tienen nada que ver con la democracia y la continuidad de las instituciones.

Quienes defendemos la democracia, la economía de mercado y los activos políticos y económicos conseguidos en los últimos 25 años, observamos con tristeza cómo algunos sectores políticos se mimetizan irresponsablemente con el antisistema por priorizar sus agendas faccionalistas. Y también cómo algunos medios han propagandizado el protagonismo de las calles hasta llevar al jefe de Estado a cometer el yerro monumental de apoyar las manifestaciones callejeras.

En cualquier caso. la democracia peruana parece haber entrado a cuidados intensivos.

 

  • 20 de julio del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Ante “democracia plebiscitaria”, persistir con la República

Política

Ante “democracia plebiscitaria”, persistir con la República

  Desde los antecedentes de Roma, las experiencias republicanas ...

15 de octubre
¿El nacimiento de una República?

Política

¿El nacimiento de una República?

  En las tradiciones intelectuales anglosajonas se suele emplear...

11 de octubre
Vizcarra vuelve a polarizar. ¡Lamentable!

Política

Vizcarra vuelve a polarizar. ¡Lamentable!

  Como si la democracia peruana estuviese condenada al permanent...

10 de octubre

COMENTARIOS