Globalización

Chile: segunda vuelta de infarto

Derecha e izquierda disputan elecciones el 17 de diciembre

Chile: segunda vuelta de infarto
  • 21 de noviembre del 2017

¿Restablecer confianza en el mercado, como lo propone el ex presidente Piñera; o seguir por la senda del Gobierno actual, como señala el periodista Alejandro Guillier a un mes de la segunda vuelta? ¿Consolidar las reformas en la economía, la educación y el sistema de pensiones, por ejemplo; o desatar las estatizaciones, tal como lo propone el ala izquierda de la actual administración? ¿Mantener el sistema político y económico consagrado en la Carta Política o avanzar hacia una nueva Constitución? Allí están los dilemas que enfrentan los chilenos y que, de una u otra manera, estarán presentes en la segunda vuelta electoral.

Según el Servicio Electoral de Chile (Servel), el ex presidente Sebastián Piñera, de la coalición de derecha Chile Vamos, fue el ganador de la primera vuelta presidencial, con 36.64% de los votos (2,416,054), seguido del candidato por La Fuerza de la Mayoríauno de los dos grupos en que se ha dividido la alianza que gobierna el país, y que incluye a partidos como el socialista o el comunistael periodista Alejandro Guillier, con un 22.70 % (1,496,560). Fue inesperado que Piñera sacara ese porcentaje, pues las encuestadoras lo daban por ganador. Mientras que Guillier, senador independiente desde hace cuatro años por el Partido Radical Socialdemócrata (PRSD), no tan antiguo en política pero sí en la televisión, descuadra a la oposición.

El tercer lugar de la presidencial lo consiguió Beatriz Sánchez, candidata del izquierdista Frente Amplio (FA), con un 20.27 % de los votos (1,336,622). En el cuarto lugar quedó el ultraderechista José Antonio Kast, afín a los pinochetistas, con un 7.93% de los votos (522,946). Y tres candidatos más que no pudieron pasar la valla. En este contexto, todos los analistas coinciden en que nada está definido hacia la segunda vuelta electoral. Todo dependerá de las alianzas y las estrategias de los dos candidatos. En el caso de Piñera, de una u otra manera, se juega la vida para atraer a los votantes que no participaron en la jornada del domingo. En Chile el sufragio no es obligatorio y hubo cerca de 60% de ausentismo.

Quien logre llegar a La Moneda tendrá que imponer sacrificios. ¿Podrá hacerlo? Porque el gobierno de Michelle Bachelet y la mayoría de chilenos parecen decididos a cancelar los fundamentos con los que Chile se convirtió en un ejemplo mundial en cuanto a logros económicos y sociales. De esta forma, surgen dos puntos clave: tendrá que determinarse el daño al crecimiento a largo plazo del país para definir las reformas y esclarecer el gasto, y quizá haya un límite para la deuda pública. La Encuesta Mensual de Expectativas Económicas del Banco Central de Chile señala, en agosto, que el pronóstico de crecimiento del PBI para este año es de 1.4% y para el 2018 será de 2.6%. Pero, los candidatos confían en que un aumento del precio del cobre relanzará el crecimiento y solucionará los problemas fiscales. Varios analistas pronostican que Chile puede crecer 3.5% en 2018, independientemente de quién gane la elección, y hasta el 4% si vence un candidato de derecha. Los inversores están atentos al respecto.

Es inapropiado decir que el crecimiento no es importante, pues crecer es la forma para poder hacer lo necesario socialmente. En las últimas décadas, Chile ha sido una de las economías de más rápido crecimiento en Latinoamérica. Según cifras del Banco Mundial, esto le ha permitido una importante reducción de la pobreza. Por ejemplo, entre 2000 y 2015 la proporción de la población considerada pobre (US$ 4 por día) se redujo del 26% a 7.9%.

Pero, la línea ideológica prende de un hilo mientras no haya unidad en la visión liberal. Y sí en la explosión de partidos progresistas. Así, en una sociedad de ingresos medios como la chilena, que no impulsa ciertas reformas para el salto al desarrollo, cunde la desesperación. Y cuando llega hay retrasos del Estado en proveer servicios básicos e infraestructura, la demagogia y el populismo atacan. Un ejemplo es la reforma educativa, que apunta a estatizar la educación y marginar la participación privada. Por otro lado, Chile está preocupado porque el Perú superó su exportación de concentrados de cobre a China, el principal consumidor, por primera vez. De este modo, lo demuestran las cifras de Bloomberg desde aduanas peruanas. Estas exhiben que hace unos meses China recibió 3.22 millones de toneladas de concentrados, mientras que desde Chile solo fueron 2.72 millones.

Piñera y Guillier tendrán que pactar alianzas con los seis partidos restantes, buscar esos porcentajes asegurará la victoria el próximo 17 de diciembre. La carrera hacia el Palacio de la Moneda ya comenzó.

  • 21 de noviembre del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

Venezuela: crisis en todos los frentes

Globalización

Venezuela: crisis en todos los frentes

  De acuerdo a la Superintendencia Nacional de Migraciones, entr...

08 de diciembre
Ecuador: la guerra de los presidentes

Globalización

Ecuador: la guerra de los presidentes

  En su primer mes de gobierno, el presidente de Ecuador, Lenin ...

05 de diciembre
Perú en el Mundial Rusia 2018

Globalización

Perú en el Mundial Rusia 2018

Perú esta en el mundial de Rusia 2018, todo el equipo de El Mon...

16 de noviembre

COMENTARIOS