Dante Bobadilla

Dante Bobadilla

El discurso oficial

El discurso oficial
Dante Bobadilla
21 de septiembre del 2017

Toda “reforma” crea un nuevo organismo estatal

“Nada nos va a detener en las reformas” dijo el presidente Kuczynski y se oyeron aplausos. Sin embargo algunos seguimos preguntándonos de qué reformas habla el presidente. Hay una enorme distancia entre el discurso oficial y la realidad. Pero acá nos hemos acostumbrado a conformarnos con el discurso y la pose.

En un país donde se repiten los discursos, la palabra más mencionada es “reforma”. Sin embargo no cambiamos la fórmula de darle al Estado el control de la sociedad. Cada vez que alguien hace una “reforma” crea un nuevo organismo estatal. El raciocinio sigue esta línea: ¿hay un problema en la salud? Créase la Superintendencia de Salud. ¿Hay un problema en el transporte? Créase la Superintendencia del Transporte. ¿Hay un problema con el empleo? Créase la Superintendencia del Empleo. ¿Hay un problema con la universidad? Créase la Superintendencia de la Universidad. Esas son las famosas “reformas” que nos imponen en este país.

Nuestro problema básico es la gestión del Estado, pero toda “reforma” consiste en reforzar el poder del Estado. Disculpen, pero no entiendo nada. Desde mi punto de vista, cualquier reforma, para ser tal, tendría que ir en el sentido contrario al típico pensamiento estatista fracasado, en vez de seguir con el pensamiento mágico moderno. En otras épocas para cada problema se erigía un templo y se establecía un ritual, hoy se levanta un ministerio o superintendencia y se establecen nuevos trámites y multas. ¿En serio creen que eso es una reforma?

Es patético escuchar el mismo discurso fracasado, repetido como si fueran ideas novedosas y revolucionarias. Los demagogos siguen llenándose la boca con la palabra “reforma” y siguen satanizando el libre mercado, el afán de lucro y la empresa privada, mientras orientan a la gente hacía el parasitismo social y la dependencia del Estado. Los jóvenes son adoctrinados en el reclamo de “derechos” cuando ni empleo tienen, y creen que la sociedad les debe algo y que su derecho es recibir servicios gratuitos y gollerías. Se acostumbran a creer en el dios Estado.

El progresismo predomina a base del “buenismo” social; es decir, de la defensa de causas “justas y nobles” que no son más que boberías. Nos llevan al debate de cursilerías idiotas, como las lenguas originarias o la importancia vital del cine o la interculturalidad. Y todo eso consiste en una sola cosa: sacarle plata al Estado. Hasta la corrupción progresista resulta más fina porque se trata de una argolla de nobles que enmascara su festín como estudios, asesorías y publicidad que no sirven para nada.

Parece que los tiempos cambian, pero en realidad seguimos en lo mismo. Los gobiernos pasan y el Estado crece sin control, la burocracia se incrementa y el presupuesto aumenta cada año, mientras los servicios públicos son igual de malos o peores. La corrupción no solo aumenta, sino que roba cada vez más. Y sin embargo, seguimos hablando de reformas. ¿Qué reformas? Solo crecen los programas sociales, las políticas públicas, el gasto público, las oficinas públicas, etc. Cada vez que hablan de reformas le sale un nuevo tentáculo al Estado. Y hay tontos que aplauden.

He llegado a la conclusión de que toda reforma es solo una nueva manera de robar, es el discurso de los embaucadores, la palabrita mágica para que la gente siga pagando impuestos para mantener monstruos burocráticos, adefesios estatales como la refinería de Talara. ¿Por qué Petroperú no vende su suntuoso edificio para financiar su nueva refinería en lugar de pasarnos la cuenta? Si fuera una empresa privada haría eso; pero como es una empresa pública, la tenemos que mantener con nuestro dinero.

Sin embargo mucha gente se indigna cuando se habla de privatizar, de achicar el Estado, reducir el gasto público y transferir responsabilidades y gestión a los sectores privados. Como decía Murray Rothbard, “las funciones del Estado se dividen en dos: aquellas que se pueden eliminar y las que se deben privatizar”. El problema es que las verdaderas reformas necesitan un cambio de chip mental. El principal problema del subdesarrollo es la manera subdesarrollada de pensar.

 

Dante Bobadilla

 
Dante Bobadilla
21 de septiembre del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

Los buenos agresores

Columnas

Los buenos agresores

Me ha llamado la atención el rechazo más o menos amplio ...

19 de octubre
¿Quiénes nos han gobernado?

Columnas

¿Quiénes nos han gobernado?

Es curioso ver la campaña de izquierda cargándole la res...

12 de octubre
La fiscalía fuera de control

Columnas

La fiscalía fuera de control

La fiscalía no parece regirse por principios legales, sino por ...

05 de octubre

COMENTARIOS