Economía

Gobernadores, ¡a promover inversiones en agricultura!

Derechos de propiedad y Ley de Promoción Agraria

Gobernadores, ¡a promover inversiones en agricultura!
  • 11 de October del 2018

 

Un reporte de la agencia nacional Andina indica que las exportaciones peruanas de mandarinas (a 26 países del mundo) superan a las de Chile, Argentina y Estados Unidos. Según el reporte, el volumen exportado se ha incrementado en 146,225 toneladas, que representan US$ 191.74 millones, un incremento del 21.7% respecto al 2017. La importancia de los envíos de mandarinas reside en que beneficiaron a más de 4,500 familias productoras de Tumbes, La Libertad, San Martín, Huánuco, Ucayali, Loreto, Madre de Dios, Cusco, Arequipa, Puno, Junín, Pasco, Ayacucho, Ica y Lima. Mandarinas que llegan a mercados tan competitivos como China, Inglaterra, Estados Unidos, Canadá y Holanda.

En ese contexto, una de las tareas que debería ocupar a los nuevos gobernadores, elegidos el domingo pasado, es organizar a los 1.8 millones de propietarios de pequeñas parcelas (de menos de dos hectáreas) en todo el país, como una manera efectiva de luchar contra la pobreza, la desocupación y la informalidad. El Estado debería relanzar todos los programas de formalización de predios agrarios para lograr que los derechos de propiedad y de empresa sean accesibles a todos los agricultores. En este contexto, el flujo de inversiones a todas las regiones agrícolas se intensificará. Para conseguir esos objetivos también es fundamental la ley de Promoción Agraria, Ley Nº 17360 que en 18 años ha posibilitados que las exportaciones agrícolas peruanas crezcan en 800%.

Las 600 variedades agrícolas de exportación nacional cumplen al milímetro todos los protocolos fitosanitarios que establecen los tratados de libre comercio (TLC) que el Perú ha firmado con más de 50 países en todos los continentes. Tales protocolos de calidad establecen los Límites Máximos de Residuos (LMR) para determinados tipos de pesticidas. Esto significa que las mandarinas de Ayacucho, Loreto y de las otras regiones productoras, son de alta calidad y compiten en igualdad de condiciones con otras mandarinas de todo el mundo.

Pero lo más importante es que la pobreza en la costa norte se ha reducido por la intensa actividad agroindustrial. Por esa razón, en los resultados del último censo de vivienda y población —organizado por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI)— destaca el 58% de crecimiento poblacional en la costa peruana, con respecto al 2007 el 54.6%. Los pobladores de la sierra se están mudando a la costa buscando mejores oportunidades laborales relacionadas con las agroexportaciones.

¡Manos a la obra, gobernadores elegidos! La riqueza está en el campo. Las agroexportaciones representan el 11% del total de las exportaciones peruanas. Sin embargo, no podemos avanzar si persisten razones ideológicas arcaicas. La izquierda intenta detener la extensión de la Ley de Promoción Agraria por más de 30 años. El Frente Amplio (FA) y Nuevo Perú (NP) siguen con relatos falsos alrededor de los llamados “derechos ganados”, estabilidad laboral y beneficios sociales, que en lugar de agregarles productividad y riqueza a los trabajadores, los empobrecen moral y económicamente.

La tarea urgente es integrar a los minifundistas abandonados, que no pueden ser parte del círculo virtuoso de las exportaciones por falta de conocimiento, asesoramiento y organización. La izquierda les ha hecho creer que el Estado está en la obligación de comprarles sus excedentes de producción. Es decir, alientan la irresponsabilidad de los productores que, como pequeños o medianos empresarios que son, deberían informarse antes de producir lo que no se vende o antes de vender con pérdidas. Meses atrás ya lo vimos con la sobreproducción de papa blanca.

En setiembre pasado, el titular del Ministerio de Agricultura (Minagri), Gustavo Mostajo, anunció que luego de diez años de gestiones Japón autorizó el ingreso de mandarinas al país oriental. Los campesinos del Perú ya saben que, para poder exportar, deben cumplir con todos los requisitos fitosanitarios acordados en las negociaciones técnicas con otros países. Por ejemplo, las mandarinas para Japón deben ser frescas, de la variedad satsuma y estar depositadas en contenedores autorefrigerados.

La tarea, entonces, de los gobernadores es amplia: construir la infraestructura productiva para que los agricultores puedan acercar los productos de sus parcelas al mercado interno y al mundo entero.

 

  • 11 de October del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Informalidad en el sector forestal

Economía

Informalidad en el sector forestal

  En la Conferencia Anual de Ejecutivos (CADE) 2017, se dijo que...

15 de November
¡Urgente, flexibilizar el mercado laboral!

Economía

¡Urgente, flexibilizar el mercado laboral!

  El ministro de Economía, Carlos Oliva, ha señala...

14 de November
Formalización minera elimina uso de mercurio

Economía

Formalización minera elimina uso de mercurio

  El Convenio de Minamata (Japón) sobre el mercurio, entr...

13 de November

COMENTARIOS