Dante Bobadilla

Dante Bobadilla

Un país a la deriva

Navegamos sin piloto automático y sin timón

Un país a la deriva
Dante Bobadilla
04 de October del 2018

 

Anular el indulto de Alberto Fujimori nos regresa al pozo séptico del odio de la izquierda, con su patético show de defensores de DD.HH. y de los “familiares de las víctimas”. ¡Por favor! ¡Basta ya! ¿Quiere decir que Alberto Fujimori no está enfermo? ¿Qué la opinión firmada de los médicos no vale nada porque a los oenegeros de la izquierda no les gusta?

La motivación del indulto puede estar llena de sospechas, pero al final los médicos firmantes no mintieron: Fujimori está enfermo y merecía un indulto humanitario. Prisionero de la izquierda, PPK nunca tuvo el valor de coger un papel en blanco y firmar un indulto sin mayor motivación. El cobarde prefirió esconderse detrás de los informes médicos para pasarlo como indulto humanitario. Nunca quiso asumir la responsabilidad del indulto porque nunca tuvo talla de estadista. Siempre fue un felón sin escrúpulos en busca de poder. Lo suyo fue el pacto con cualquiera, tanto para llegar a la presidencia como para mantenerse en el cargo.

Veo caraduras en el Congreso con carteles de “justicia no es odio”. Ya es gracioso oír hablar de justicia y Estado de Derecho en el Perú. La crisis de instituciones es tal que ya nadie sabe qué puede ocurrir en un país en el que hay más leyes que personas, las instituciones se enfrentan y contradicen, y los funcionarios tienen sus propias interpretaciones de la Constitución y la ley. Tenemos una élite intelectual carente de moral y de principios, que solo defiende sus odios e intereses, y usa su cerebro apenas para justificar su postura oportunista del momento.

Los que ayer lloraban a moco tendido por la democracia interrumpida por Fujimori, acabaron pidiendo el cierre del Congreso. Los que defendían al fiscal encubridor Pablo Sánchez, aludiendo a la autonomía de las instituciones, hoy exigen expulsar de su cargo al fiscal de la Nación por meras sospechas. Los que aplauden a Vizcarra por pisotear los fueros del Congreso, ahora exigen respeto a la institucionalidad judicial y acatamiento de la sentencia contra el indulto. Ya nadie distingue justicia de venganza. Todos disimulan sus odios con poses moralistas.

Acá abunda la inmoralidad intelectual. Todo vale para defender una postura política, que no es una postura doctrinal. ¡Qué bueno fuera! No. La postura está sustentada en el odio irracional y en la pose moral, siempre contra el fujimorismo. Es una especie de racismo. Ese es el objetivo de un gran sector que empieza en las más altas esferas de la élite caviar, académica, oenegera y mediática, y se extiende hasta las cloacas marginales del rojerío y sus redes sociales.

No nos dejan avanzar. Como en Chile, que siguen persiguiendo a Pinochet ya muerto. O en España, donde desentierran a Franco para volver a condenarlo. En el Perú los enfermos mentales de la izquierda patológica quieren mantenernos dando vueltas en su odio a Fujimori. Unos creen que hasta que el Chino muera. Pero no abriguen esperanzas: la izquierda enferma es experta en cargar sus odios y frustraciones por décadas. Viven del odio.

Una ONG es la que emprendió el proceso de anulación del indulto de Fujimori. Las ONG se han convertido en cenáculos desde donde nuestros prohombres dictan las pautas para la conducción del país. Sus comunicados son decretos citados como referentes por la prensa. Si uno de ellos le baja el pulgar a un funcionario, este será lapidado por la maquinaria de demolición. El poder de facto en el Perú se ha trasladado a las ONG.

Mientras tanto, el presidente Martín Vizcarra está convertido en un matón de callejón y actúa con prepotencia para amedrentar al vecindario, con ayuda de su gavilla de asesores chaveteros sacados de los bajos fondos. Como político tradicional salido de la nada, no tiene más que intereses subalternos: solo le interesa su propia popularidad. Ya le agarró el gusto al show y las encuestas. El país se paraliza y el Estado pierde el rumbo mientras Vizcarra anda preocupado por seguir con el show de sus reformas basura contra el Congreso. Ya ni siquiera tenemos piloto automático, hoy navegamos sin timón y a la deriva.

 

Dante Bobadilla
04 de October del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Un nuevo héroe nacional

Columnas

Un nuevo héroe nacional

  Está bien que los jóvenes se traguen los cuentos...

13 de December
Un referéndum bamba

Columnas

Un referéndum bamba

  El referéndum de este domingo es otro producto de la fa...

06 de December
Nos siguen contando el mismo cuento

Columnas

Nos siguen contando el mismo cuento

  Mientras el presidente Vizcarra enarbola la bandera de la luch...

29 de November

COMENTARIOS