Arturo Valverde

Arturo Valverde

El golpe lo dieron ayer

Sin tanques en la calle y sin cerrar el Congreso

El golpe lo dieron ayer
Arturo Valverde
06 de September del 2018

 

Desde abril del presente año el Perú tiene un nuevo presidente. El anterior renunció luego de la difusión de unos videos en los que todos vimos cómo se compraban votos y favores. ¿Qué pasó después? Desde el inicio del gobierno de PPK, el escenario político estuvo marcado por una abierta confrontación entre quienes son mayoría en el Congreso (Fuerza Popular) y un presidente con unos cuantos parlamentarios que poco o nada tenían como experiencia en la cosa política. El actual presidente ha retomado este escenario, y ahora ambas contendientes intercambian palabras a través de la prensa.

El sistema de justicia, representado en el Poder Judicial y el Consejo Nacional de la Magistratura, ha caído en una tremenda desacreditación por los recientes casos de corrupción en los que se vieron involucrados jueces y empresarios. Y también por una continua campaña mediática, de la que no se salva el Congreso de la República ¿Qué rol juega la prensa en todo esto? Los medios de comunicación parecen exaltar más las pasiones. Algunos entrevistadores demuestran mayor “preocupación” por un determinado líder político, otros atacan al fiscal inconveniente para sus amigos.

Con los tres poderes del Estado desacreditados, y la baja credibilidad en el “cuarto poder” (que es la prensa), dicen que existen las condiciones para que se produzca un golpe de Estado. Veamos de qué se trata. Los últimos golpes de Estado en el Perú fueron con Juan Velasco y Alberto Fujimori. Velasco tomó los medios de comunicación, Fujimori compró la línea editorial de la prensa; Velasco dio el golpe a Belaunde, Fujimori dio un “autogolpe”. Con sus diferencias, ambos tomaron como pretexto la desacreditación de la clase política, la justicia y el parlamento.

El golpe de Estado que tantos anuncian, quizás ya se ha ejecutado. Estuvo operando desde hace tiempo: sembraron la desconfianza hacia las instituciones, enfatizaron que la justicia es para quienes tienen dinero y destruyeron la sociedad poniendo al alcance de la juventud más sexo, violencia y droga. Quebraron la comunicación en el hogar, pues cada quien vive en su celular. La informática está al alcance de todos, pero pocos le dan un buen uso. En la prensa, las noticias en su mayoría son desalentadoras. Todo esto, sumado a una gran carga de ignorancia, pues el peruano apenas lee uno o dos libros al año, terminó creando las bases suficientes para que algunos hagan con el Perú lo que les venga en gana.

Si ha cambiado la manera en que se gana una guerra, ¿por qué no habría de cambiar la manera en que se ejecuta un golpe de Estado? En esta ocasión no veremos tanques en las calles, no se cerrará el Congreso, ni se sacará un presidente para poner un militar en su reemplazo. No hace falta nada de esto, habiendo otros métodos para tomar el poder. Es lamentable, pero muchos reaccionarán cuando haya transcurrido mucho tiempo desde que se produjo el golpe.

El proceso fue lento. Pero aquí estamos, con la única tarea de contrarrestar el golpe. Podemos empezar poniendo a leer al país.

 

Arturo Valverde
06 de September del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Un golpe silencioso

Columnas

Un golpe silencioso

  Con tres tuits, Alan García ha llevado a toda la clase ...

08 de November
Velasco estaría feliz

Columnas

Velasco estaría feliz

  El otro día escuché que se discutía en el...

01 de November
¿Se dieron cuenta?

Columnas

¿Se dieron cuenta?

  Desde hace un tiempo, los peruanos somos testigos de la manera...

25 de October

COMENTARIOS