Neptalí Carpio

Neptalí Carpio

El cinturón de pobreza de Lima

Mercado perverso de traficantes de terrenos e inmobiliarias informales

El cinturón de pobreza de Lima
Neptalí Carpio
22 de June del 2018

 

El enfoque monetarista de la pobreza en Lima Metropolitana sirve de muy poco a la hora de verificar sus características y buscar la forma de revertirla. El rasgo principal es que está ubicada principalmente en los cerros de Lima, que se ubican en 15 distritos periféricos, a manera de un cinturón que rodea la ciudad. En realidad es el núcleo duro de la pobreza, con alta vulnerabilidad.

Según los estudios del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) realizados en el año 2017, la pobreza en Lima Metropolitana afecta al 13.3% de la población; es decir, 2,3 puntos porcentuales más que en el año 2016. Por otro lado, Sedapal tiene estudios sobre este mismo sector y señala que unas 65,000 familias no tienen servicios de agua ni desagüe. Gran parte de este grupo social, según las propias estadísticas del INEI, se encuentra en los balnearios de Punta Hermosa, Santa Rosa, San Bartolo, Punta Negra, Ancón y Santa María, donde se ubican las recientes invasiones de terrenos baldíos por parte de personas en situación de vulnerabilidad. A ello se suma la estacionalidad de sus economías (floreciente en el verano y prácticamente en hibernación el resto del año) y el bajo desarrollo industrial. 

Importa destacar, en especial, aquel sector de la población ubicada en los cerros de Lima, donde se pueden destacar dos segmentos. El primero ha logrado superar durante décadas la situación de pobreza con mucho esfuerzo y creatividad; ha obtenido servicios de agua y desagüe, servicios de electricidad, telefonía, colegios públicos y privados. Se podría hablar de la clase media de los cerros, en donde se pueden encontrar pequeñas y micro empresas. El segundo, de origen más reciente, se ubica en zona de riesgo, con 40 o 45 grados de inclinación, donde según Sedapal es muy difícil, o imposible, instalar servicios de agua. Se encuentran en situación de alto riesgo, sobre todo las agrupaciones asentadas en quebradas y canteras.

La situación para este sector se torna más grave porque cada año nuevas poblaciones se instalan en esos cerros, sin que a la fecha haya forma de bloquear este crecimiento. De hecho, es un mercado perverso de traficantes de terrenos y grupos inmobiliarios informales, que se aprovechan de sectores necesitados de una vivienda para seguir trepando los cerros; y pese a esas ubicaciones están en alto riesgo o incluso en lomas verdes, que son pequeños pulmones y lugar de paseo y campamento. En la eventualidad de un terremoto de gran magnitud, los pueblos ubicados en espacios como en Lomo de Corvina (en Villa el Salvador) o el Cerro Candela (en Ate) simplemente desaparecerían.

La ciudad se encuentra entonces frente a un gran reto de la ingeniería civil, de planeamiento urbano heterodoxo, de ingeniería sanitaria y ambiental ingeniosa. Algunos especialistas proponen el diseño de edificios inclinados, la instalación de una red de conversión de aire en agua y, en otros casos, la inevitable reubicación en una ciudad que tiene muy pocas áreas disponibles. En otros casos se propone la instalación de mayores pozos, en los que Sedapal bombearía el agua potable desde el llano hasta las zonas más altas, y por gravedad el líquido elemento discurrirá hacia las zonas de menor pendiente. Incluso los ingenieros ambientales creen que, a punta de pico y pala, se podrían construir pequeños andenes para ganar áreas verdes. Pero todas esas soluciones son bastante costosas y —como en el caso de las reubicaciones— no cuentan con la aprobación de la población ahí asentada.

Hasta ahora las autoridades locales, los políticos y candidatos se han relacionado con esta población ofreciendo la construcción de muros de contención y escaleras, pero son solo soluciones bastante parciales. El cinturón de pobreza de Lima es un sector muy cautivo para una relación de clientela entre la autoridad y los políticos. Una situación que a la larga termina por convertirse en un incentivo para su permanente crecimiento, cada vez más arriba de los cerros; pero nadie ha planteado una solución integral para este sector, en riesgo de convertirse en una población de pobreza crónica. De hecho, es en este este sector donde se encuentra la mayor cantidad de población con desnutrición y enfermedades infecto contagiosas. Un drama aparte vive el sector de la tercera edad de este grupo de pobreza, que según el propio INEI configuran el 11% de la población. Por otro lado, los costos de transporte y tiempo para movilizarse son muy altos para este sector, así como para acceder al agua de cisternas de muy mala calidad. Eso explica la existencia de desnutrición y anemia.

Como se puede apreciar, en contraste con una análisis monetarista de la pobreza, la situación en este cinturón de la pobreza de Lima no solo se resuelve con que estos sectores tengan mayor capacidad adquisitiva para superarla, sino con el hecho de que la calidad de su forma de vida y su hábitat tengan una modificación trascendental. Y para ello se requiere que el Gobierno Metropolitano, las municipalidades distritales, el Ministerio de Vivienda y Sedapal, generen una política pública especial para este sector, un reto de verdadero ingenio para la ingeniería civil, sanitaria y ambiental.

No es poco frecuente escuchar a media voz, entre los especialistas o aquellos que viven con comodidad en el llano de la ciudad, que la única solución para esta ocupación precaria de los cerros de Lima es que un gran terremoto o una lluvia torrencial obligue a una masiva reubicación de esta población. Lo que no saben esos sectores es que, conforme pase el tiempo, sin solución estructural, hay menos espacio para este masivo desplazamiento. Para entonces, en esta temeraria hipótesis, se presentaría una situación muy grave en la ciudad.

 

Neptalí Carpio
22 de June del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Entre garantistas y punitivos

Columnas

Entre garantistas y punitivos

  Una polémica de gran trascendencia se ha desatado &mdas...

09 de November
Bolsonaro: el parto de la izquierda corrupta

Columnas

Bolsonaro: el parto de la izquierda corrupta

  Entre gente de derecha e izquierda y, del propio mundo acad&ea...

02 de November
Relatos del relativismo moral

Columnas

Relatos del relativismo moral

  El último recurso que tienen los sectores ligados a cas...

26 de October

COMENTARIOS