Globalización

Se va Correa, la crisis queda

Nuevo gobierno enfrenta desorden económico

Se va Correa, la crisis queda
  • 06 de abril del 2017

Nuevo gobierno enfrenta desorden económico

Aunque el opositor Guillermo Lasso (48%) no ha reconocido hasta el momento de forma oficial la victoria en segunda vuelta del oficialista Lenin Moreno (52%), todo indica que Ecuador ya tiene nuevo presidente. Vale observar que Lasso impugnará los resultados oficiales de la segunda vuelta porque, según señala, habría serios indicios de un fraude en el que habría participado toda la maquinaria oficialista y el gobierno del todavía presidente Rafael Correa. Sin embargo, si se confirman los resultados, Moreno recibe un país que está en medio de una recesión y cuyos magros resultados económicos se pueden volver un problema para el futuro gobernante.

Desde el 2014 Ecuador atraviesa una ralentización de su economía debido a los bajos precios de su principal producto de exportación: el petróleo. Cuando Correa asumió el gobierno en el 2007 el precio del barril de crudo alcanzó los US$ 130. Con una economía dolarizada, de cada US$ 10 que circulan en el país, US$ 6 provienen de la exportación del crudo. De allí que la bajada en el precio del petróleo haya significado una caída de la economía ecuatoriana. La izquierda regional no cuestiona el modelo de crecimiento ecuatoriano basado en la exportación del petróleo cuando, sin embargo en el Perú la zurda desacredita la producción de la minería moderna.

En sus diez años de gobierno Correa pudo ensanchar el Estado sobre la base de la bonanza petrolera y el endeudamiento externo. En el 2007 el presupuesto público era de US$ 9,000 millones, en tanto que en el 2016 fue de US$ 29,000 millones. En una década el presupuesto se triplicó, y el Estado pudo implementar los 17 programas sociales que redujeron la pobreza del 46% al 23% en una década. En el 2007 los programas sociales representaban alrededor del 4% del PBI, en tanto que ahora es de 8%. Es decir, en diez años se duplicó el presupuesto para los programas sociales. De alguna manera se puede hacer una comparación de la reducción de pobreza en Perú y Ecuador. Mientras que en Perú la reducción de pobreza del 48% al 21% se debe al crecimiento y expansión de la economía, en el país de Correa fue por los programas sociales.

Pero hoy Ecuador se encuentra endeudado, y su principal acreedor es China. Solo entre diciembre del 2015 y diciembre del 2016 la deuda creció de US$ 5,400 millones a US$ 8,100 millones. La deuda ecuatoriana cerró en el 2016 con casi US$ 26,000 millones, casi el 30% del PBI. La economía también está en medio de un frenazo. En el 2016 el PBI se contrajo en -1.7%, el desempleo alcanzó el 6% y el subempleo el 20% (aproximadamente), mientras que el déficit fiscal para el 2017 es de 7% del PBI. Semejantes cifras ponen en evidencia que la “revolución ciudadana” solo fue un sueño de Correa y el oficialismo.

Los números no mienten. El gobierno de Correa no fue el éxito que la izquierda y sus medios de comunicación intentan mitificar. La economía ecuatoriana necesita un ajuste. Y si Moreno no lo ejecuta, tendrá serios problemas en en el mediano plazo.

  • 06 de abril del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

Venezuela: crisis en todos los frentes

Globalización

Venezuela: crisis en todos los frentes

  De acuerdo a la Superintendencia Nacional de Migraciones, entr...

08 de diciembre
Ecuador: la guerra de los presidentes

Globalización

Ecuador: la guerra de los presidentes

  En su primer mes de gobierno, el presidente de Ecuador, Lenin ...

05 de diciembre
Chile: segunda vuelta de infarto

Globalización

Chile: segunda vuelta de infarto

¿Restablecer confianza en el mercado, como lo propone el ex pre...

21 de noviembre

COMENTARIOS