Paul Neira

Paul Neira

El hueco del talento en la gestión pública

El hueco del talento en la gestión pública
Paul Neira
14 de julio del 2017

Uno de los gigantescos retos que enfrentan los funcionarios publicos (aquellos que asumen posiciones de decisión) es la de armar equipos de trabajo. En gran parte este problema de debe a qué hay muy pocos profesionales que se quieran ir a trabajar al estado, ya sea por prejuicio, desconocimiento o  visión de desarrollo de una carrera de vida. Sin embargo, detrás medio escondido hay una razón que no se discute y es que los centros de formación de educación superior forman profesionales para el mundo del trabajo, pero no incluyen en sus discursos la posibilidad de considerar al sector del servicio público como una real posibilidad de desarrollo profesional.

Ahora bien, el estado y su aparato, tampoco hace su trabajo. O en todo caso lo dificulta brutalmente. Ante este hecho uno podría o estaría tentado a pensar que más bien el estado no quiere atraer a los mejores al servicio público, por la cantidad de barreras que se ponen por delante. Déjenme explicarme el porque afirmar esto.

Sin ánimos reduccionistas podemos comprimir la oferta de puestos en el estado son: nombramiento (ósea funcionario público) y ser CAS. En ambos casos de por medio hay contrato laboral. Hasta aquí todo bien, no?  Bueno, si uno analiza las dinámicas internas en las que las empresas privadas lograr conseguir talento por lo menos al entry level son las prácticas pre-profesionales y/o prácticas profesionales. Allí las industrias le dan a los nuevos profesionales una probada sobre que o como es que funcionan. Tiene lógica en una estructura de identificación de talento al mismo tiempo que el profesional novel va a conocer la industria. Bueno, lo increíble es que en el estado peruano no existe la opción de hacer prácticas en el servicio público.

Yo he tenido la gratisima experiencia de preguntar al inicio de un curso en una reconocida universidad, específicamente en su escuela de educación, y recibir que de un grupo de entre 17 o 18 estudiantes a entre 4 o 5 diciendo que quieren trabajar en el Ministerio de Educación y hacer servicio público. En mi época universitaria esa respuesta era ciencia ficción. Me pregunto, no ganaríamos como país y su servicio permitir que estas personas puedan entrar a trabajar y aprender sobre el servicio público. Al final del proceso podríamos agilizar un conjunto de elementos y procesos que hagan que se mueva más rápido el estado. Al mismo tiempo que comenzamos a quebrar esa absurda idea que los talentos que el Perú necesita solo se pueden desarrollar en el sector privado. El Perú necesita desarrollar talento y distribuirlo equitativamente tanto el Estado como en el privado, si no no vamos a conseguir lo que queremos todos como sociedad.

Paul Neira Del Ben

Paul Neira
14 de julio del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

Nos falta una política de educación superior en el Perú

Columnas

Nos falta una política de educación superior en el Perú

Si bien en ciertos ámbitos la frase “divide y vencer&aacu...

24 de noviembre
El mes de noviembre y su importancia en la política educativa

Columnas

El mes de noviembre y su importancia en la política educativa

Claves para leer la difícil coyuntura actual   Nos encon...

06 de noviembre
Tres cortitas de la coyuntura educativa

Columnas

Tres cortitas de la coyuntura educativa

Apuntes sobre una reforma urgente   - El día domingo pas...

20 de octubre

COMENTARIOS