Heriberto Bustos

Heriberto Bustos

Basta de satanizar la política

A la ideología hay que combatirla con propuestas políticas concretas

Basta de satanizar la política
Heriberto Bustos
01 de August del 2018

 

De un tiempo a esta parte, todas las desgracias y males del país, son achacados a individuos o grupos a quienes se les asigna la denominación de “políticos”. En esa categoría se engloba principalmente a quienes tienen presencia en el Congreso de la República, ocupan cargos de responsabilidad al interior del aparato estatal o los pertenecientes a una organización política. Eso expresa una absurda manera de entender el ejercicio de ciudadanía, que circunscribe la presencia de lo perverso en un determinado grupo.

Posturas de esta naturaleza nos traen a la memoria la actitud del ladrón que grita “al ladrón”, señalando con el dedo a otro; una vieja práctica política de quienes pretenden desmarcarse o excluirse de una realidad evidente. ¿Quién en su sano juicio podría afirmar que las movilizaciones contra la corrupción, la oposición a que se incluya la identidad de género en las aulas, las manifestaciones de rechazo a la celebración del aniversario patrio, entre otros, no son políticos?

Desde épocas pretéritas se ha señalado que el hombre es un animal político. Una sentencia que se traduce en que todos tenemos una ideología, creemos en ciertas cosas, valoramos algo, tenemos prejuicios, vemos el mundo de diferente forma y en mayor o menor medida hacemos algo para que la vida tenga sentido para nosotros y para los que vienen. De allí que orientar nuestras frustraciones contra la esencia política humana es absolutamente errado.

Satanizar a los políticos, burlarse de la política, promocionar acciones contra la política, no nos lleva a buen puerto, por el contrario, genera en la colectividad una aversión a la asunción de responsabilidades en el funcionamiento adecuado de la democracia. A restarle importancia al manejo del bien común y, lo que es más grave, a tomar distancia de las posiciones ideológicas y de las organizaciones políticas.

Las ideas hay que combatirlas con ideas; sobre todo en estos momentos, en que la crisis de valores lo viene reclamando a gritos. De modo que debiera ser de interés público incentivar el surgimiento o fortalecimiento de ideologías y apostar por ello, asumiendo una actitud crítica con la forma actual de hacer política. Recordemos que la ideología es concebida como el conjunto de creencias e ideas —individuales, grupales o sociales— que definen un modo de pensamiento político, religioso y cultural propios.

Estas ideas adquieren dimensión política cuando, a través de ciertas organizaciones, se busca regir el conjunto de instituciones políticas del Estado. Por ello debiera preocuparnos que esos grupos, que a la larga toman nuestra representación en el funcionamiento formal del Estado, cuenten con planteamientos o programas en los que evidencien sus ideologías. Y que nuestra opción o no por ellas sea parte sustantiva del ejercicio de ciudadanía en el marco de la democracia.

 

Heriberto Bustos
01 de August del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Entre principios y conductas

Columnas

Entre principios y conductas

  En la base del escándalo de la corrupción se &ld...

06 de December
A río revuelto, ganancia de pescadores

Columnas

A río revuelto, ganancia de pescadores

  Los medios tiene la intención de atosigarnos con tanta ...

28 de November
¿Quién dijo que estamos embarrados?

Columnas

¿Quién dijo que estamos embarrados?

  En las actuales circunstancias de "destape" o "descubrimiento"...

21 de November

COMENTARIOS