Política

Chumbivilcas: minería impulsa agricultura y educación

La responsabilidad social de las inversiones

Chumbivilcas: minería impulsa agricultura y educación
  • 23 de abril del 2018

 

Las comunidades de Chilloroya y Uchucarcco, ubicadas en la provincia de Chumbivilcas (Cusco), recientemente recibieron tractores y equipos para sus actividades agrícolas. La entrega de este importante lote de herramientas productivas —que incluye rastras, arados y carretas— beneficiará a más de 351 familias que en conjunto poseen unas 200 hectáreas de campos cultivables. El monto total de este material, entregado por la minera Hudbay, es de US$ 295,000.

No es la primera vez que la minera contribuye al desarrollo agrícola y ganadero de las localidades denominadas como “zonas de influencia minera”. Pero sus contribuciones no se circunscriben únicamente al sector agrícola y ganadero, también ha realizado importantes aportes y participado directamente en los sector educativos y de salud, a favor de los pobladores. Por ejemplo, durante las últimas vacaciones escolares Hudbay promovió, en Chilloroya y Uchucarcco, un importante programa educativo denominado “Kuska Yacharisunchis” (Aprendamos todos), en el que participaron 160 escolares realizando diversas actividades relacionadas con la danza, teatro, circuitos deportivos y trabajos para reforzar las matemáticas y comunicación. Tales programas educativos son de enorme valor porque permiten a los niños a desenvolverse de la mejor manera.

Asimismo, en enero último, las instituciones educativas de las mismas comunidades recibieron equipos de cómputo, proyectores multimedia e impresora por un valor de más de S/ 144,000. Herramientas educativas que beneficiarán directamente a más de 700 escolares de los niveles de inicial, primaria y secundaria. ¿No es, acaso, la educación la más importante prioridad del país? Bueno pues. Hudbay asume su responsabilidad en ese sentido.

El avance social y económico de las comunidades más alejadas del país ha despertado un enorme interés en los grupos extremistas del país. Con el cuento de los cuidados medioambientales intentan detener el bienestar de esos poblados. Los antimineros organizan foros, conferencias, exposiciones, encuestas, publicaciones y todo tipo de manifestaciones callejeras para —según ellos— crear conciencia ambiental. No es cierto. El objetivo es detener, a la mala, el crecimiento económico del país. Son parte de un sistemático plan que acumula fuerzas para crear las condiciones necesarias en contra del sistema democrático y de libre mercado.

Los antimineros niegan que Uchuccarcco (en el distrito de Chamaca), Chilloroya (en el distrito de Livitaca) y otras comunidades de la zona de influencia minera se beneficien directamente de los aportes de Hudbay. La Mesa de Diálogo de Chamaca dio origen al Convenio Marco de Cooperación Interinstitucional por la Responsabilidad Ambiental y Social para el Desarrollo Sostenible de Chamaca.

En 2013, Hudbay aportó de S/ 3.5 millones para ejecutar programas de desarrollo vinculados con la educación, salud, agricultura, ganadería y temas medioambientales. En los años siguientes se realizaron otros aportes similares: en el 2015 de S/ 3 millones y en el 2016 de S/ 3.5 millones. Sin embargo, para el 2017, Mauro Timoteo, presidente del Frente Único de Defensa de los Intereses de Chamaca (Fudich), exige a la minera un aporte voluntario S/ 12 millones. Esa exigencia, que no corresponde a los aportes de los años anteriores, es el origen del conflicto.

Lamentablemente, los dirigentes de la gran mayoría de frentes y gremios sociales están fuertemente influenciados por las ONG antimineras y los activistas políticos vinculados a la izquierda extremista y antisistema, que han focalizado sus actividades en el sur. La razón no es otra que el visible desarrollo social y económico de Cusco, Apurímac y Arequipa, donde la pobreza ha disminuido notablemente. En Cusco, por ejemplo, según el informe Evolución de la Pobreza Monetaria 2007-2016, publicado por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), en 2007 la pobreza estaba entre 54.1% y 59.0%; pero en 2016, entre 20.6% y 24.7%. ¿No es esta la mejor prueba de la enorme transformación en los poblados de influencia minera?

El compromiso social asumido por la empresa Hudbay Perú es valioso. Participa directamente en las actividades agrícolas de roturación, molido y tapado de semillas, ofreciendo equipos como un arado reversible de cuatro discos, una rastra de tiro de veinte discos y una carreta de remolque para la comunidad de Chilloroya; y un arado reversible de cuatro discos, una rastra de tiro de veinte discos, una empacadora, una picadora, una cegadora de forraje, un molino pulverizador y una carretera de remolque para Uchucarcco.

 

  • 23 de abril del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

¡La República bajo ataque!

Política

¡La República bajo ataque!

  La anulación del indulto a Alberto Fujimori y la detenc...

17 de octubre
Ante “democracia plebiscitaria”, persistir con la República

Política

Ante “democracia plebiscitaria”, persistir con la República

  Desde los antecedentes de Roma, las experiencias republicanas ...

15 de octubre
¿El nacimiento de una República?

Política

¿El nacimiento de una República?

  En las tradiciones intelectuales anglosajonas se suele emplear...

11 de octubre

COMENTARIOS