Economía

Desorganización estatal en Piura

Donaciones tardan en llegar y aparecen el dengue y el zika

Desorganización estatal en Piura
  • 07 de abril del 2017

Donaciones tardan en llegar y aparecen el dengue y el zika

Desde este medio hemos aplaudido la colaboración entre el Estado y la empresa privada en la región Piura para hacer frente al desastre que han ocasionado los huaicos y las lluvias. El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú (Senamhi) ha pronosticado que las lluvias bajarán su intensidad, sin embargo en la región norteña todavía se viven momentos difíciles. A ello debemos añadir la desorganización de las instituciones estatales y los gobiernos locales al repartir el apoyo entre los damnificados, hecho que agudiza la mala situación que atraviesan miles de compatriotas. Distritos como Catacaos o Cura Mori, ubicados en el Bajo Piura, son los más afectados.

La proyección del Senamhi alivia en algo la preocupación de la población peruana con respecto a que los huaicos y lluvias se incrementen. Como se sabe, las donaciones y la ayuda social que se envió a la región piurana ha logrado minimizar la tragedia. Pero si bien se reportan algunos avances en la entrega de las donaciones (cientos de colchones, carpas, toneladas de víveres y miles de litros agua), la preocupación principal de los damnificados es la escasa organización logística de las instituciones estatales, que impide que la ayuda llegue de forma rápida y directa. Autoridades del Gobierno Regional de Piura sostienen que las donaciones recibidas de otras instituciones públicas demoran hasta cuatro días para llegar a Bajo Piura. Lugares como Pedregal Grande, Pedregal Chico y Rinconada se han vuelto casi inaccesibles; además no existe un sistema que registre la situación real de los damnificados. Todo ello dificulta aún más la entrega de donaciones.

De otro lado, existen problemas en la construcción de los refugios provisionales para los damnificados. Jaime Távara, secretario de la Oficina Regional Anticorrupción, reportó que las carpas adquiridas por el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) no presentan las condiciones técnicas (no son impermeables) adecuadas para resguardar a los damnificados. Niños, ancianos y mujeres duermen en carpas llenas de lodo y agua. La otra preocupación de la población de Bajo Piura es la reparación de los diques en Catacaos.

El gobierno regional de Piura y la alcaldía trabajan en la limpieza de la ciudad de Piura. Aunque hay motobombas y maquinaria para desaguar las calles, no es suficiente. Enfermedades como el zika o el dengue han aparecido y se comienzan a propagar debido al agua empozada en las calles. El Ministerio de Salud está promoviendo campañas de prevención en los refugios y ha coordinado para que los más pequeños usen mascarillas y se protejan de los mosquitos transmisores. El problema se solucionará cuando los diques funcionen y las motobombas puedan drenar toda el agua.

A pesar de los esfuerzos y de la cantidad de donaciones que se está entregando en Bajo Piura, debemos hacer hincapié en que con una buena organización y la logística necesaria podrían maximizar el trabajo realizado en conjunto por el gobierno regional, el gobierno nacional, las ONG y las empresas privadas, que se han dado la mano ante este desastre. El Indeci debe tomar más fuerza en la coordinación para que no ocurran errores que afecten a miles de piuranos.

  • 07 de abril del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

Guerra de la leche afecta a los más pobres

Economía

Guerra de la leche afecta a los más pobres

La ley —aprobada en el Congreso y observada por Ejecutivo—...

20 de octubre
Ley de Promoción Agraria: si funciona, que continúe

Economía

Ley de Promoción Agraria: si funciona, que continúe

Así como el BCR estima que para fin de año la producci&o...

17 de octubre

Economía

Radiografía de la economía peruana

En la siguiente entrevista, el economista Elmer Cuba reflexiona sobre ...

16 de octubre

COMENTARIOS