Iván Arenas

Iván Arenas

Los últimos días de la prensa reflexiva

En su lugar ha surgido un periodismo militante

Los últimos días de la prensa reflexiva
Iván Arenas
14 de noviembre del 2017

 

La portada del viernes pasado de El Comercio, en la que se indica que la empresa Odebrecht financió la campaña de Fuerza Popular, ha generado reacciones furibundas en polos opuestos. Desde el fujimorismo, la propia Keiko Fujimori señaló que su partido, Fuerza Popular, presentaría una demanda en contra de El Comercio. Desde el antifujimorismo, la portada del decano de la prensa nacional fue celebrada y ya se desplegó la idea de que la demanda del fujimorismo contra El Comercio es una “represalia” antidemocrática.

 

No obstante, todo indica que El Comercio patinó, otra vez. ¿Por qué? Seamos sencillos. Hoy se sabe que Odebrecht nunca dijo que había financiado la campaña naranja. Otro dato: ningún medio de comunicación serio ha continuado con el argumento de que Odebrecht financió la campaña fujimorista. Estimado lector, quizá estemos ante un caso similar a aquella denuncia que hiciera el programa Cuarto Poder, antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, en la que se acusaba que Keiko Fujimori de haberle entrega a Joaquín Ramírez US$ 15 millones. Ahora, como ya sabemos, el tema quedó flotando en el aire. ¿Cuál fue el resultado de aquel reportaje de Cuarto Poder? Que el fujimorismo perdiera las elecciones presidenciales.

 

En estas últimas dos semanas se ha producido una colisión entre el fujimorismo y una poderosa convergencia de medios de comunicación, periodistas, Gobierno pepekausa e incluso instituciones como el Ministerio Público. ¿Tan fuerte es el veto antifujimorista? Al parecer sí. La bronca entre El Comercio y el fujimorismo parece sacada del baúl de los recuerdos ,cuando décadas atrás el aprismo y el grupo de los Miró Quesada tuvieron una relación tormentosa. De alguna u otra manera, el veto antiaprista de El Comercio fue una de tantas razones por las que en el siglo pasado la gobernabilidad en el Perú siempre fracasara.

 

Para entender la reacción del diario El Comercio al publicar aquella portada, debemos explicar que el fujimorismo modificó el D.U, 003-2017 y desde ahora habrá mayores sanciones para las empresas peruanas que se asociaron a Odebrecht. Como se sabe, el grupo El Comercio es accionista de Graña y Montero, y es la principal empresa social de Odebrecht.

 

¿La gobernabilidad del Perú se puede ir por la borda por los vetos entre un grupo político y un poderoso sector de medios y periodistas? Aunque nadie puede prever resultados, es posible que la gobernabilidad esté herida. Lo que queda aquí de reflexión es que al parecer la prensa, cuyo rol debe ser el análisis y la reflexión, ha dejado su lugar a un periodismo militante. Son, pues, lo últimos días de una prensa libre y sin cortapisas. El fujimorismo en tanto, si no actúa con la mesura de una fuerza republicana e institucional, y sabe salir libre de las arremetidas que pretenden su veto, en el mediano plazo, podría sufrir las consecuencias.

Iván Arenas
14 de noviembre del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

El factor Vilcatoma y la campaña de demolición

Columnas

El factor Vilcatoma y la campaña de demolición

  Cuando el 16 de setiembre del 2016 —hace más de u...

12 de diciembre
¡Más plantas de tratamiento de agua para el Perú!

Columnas

¡Más plantas de tratamiento de agua para el Perú!

  Semanas atrás una opinión del presidente Pedro P...

05 de diciembre
Antifujimorismo: el error histórico del vargasllosismo

Columnas

Antifujimorismo: el error histórico del vargasllosismo

  La bronca entre el fujimorismo y el liberalismo –aglutin...

29 de noviembre

COMENTARIOS