Giovanna Priale

Giovanna Priale

Los nachos y las fantasmas

Comercializadores de drogas y sus cooperativas de ahorro

Los nachos y las fantasmas
Giovanna Priale
12 de mayo del 2017

Comercializadores de drogas y sus cooperativas de ahorro

El fin de semana pasado estuve en Ayacucho invitada por la Fundación Mirtha y Eduardo Añaños, que realiza a lo largo del año un conjunto realmente loable de actividades de responsabilidad social con los trabajadores y la población en general. Ya de camino al aeropuerto para mi retorno a Lima, me enseñaron la “zona de los nachos”, que es el barrio en el que viven los comercializadores de la droga que se produce en el VRAEM.

En la zona de los nachos hay largas cuadras en las que se aprecia una multiplicidad de negocios pequeños. Según los lugareños, estas son las fachadas que usan los comercializadores para introducir el dinero del narcotráfico; es decir, el “blanqueo” del dinero sucio en las narices de las autoridades. Me cuentan los expertos que estos negocios y los montos de dinero que mueven han crecido de manera exponencial; y que —en opinión de ellos— le tomará al Perú, si se decidiera, veinte años extirpar y transformar este modelo de economía basado en la extracción de materia prima (la droga), su producción y posterior exportación. Es tan abundante la oferta que se despacha a Bolivia, Ecuador, México y distintos puntos a nivel internacional, con estabilidad de precios y de producción.

Ya me habían venido contado de “las fantasmas”; sí, las cooperativas fantasmas que inundan el mercado ayacuchano y que son también vehículo para introducir el dinero ilegal en la economía formal. ¿Peor que esta figura? ¡Ninguna! Es competencia ilegal para las instituciones financieras formales, las que tienen que “competir” con instituciones que no están sujetas a ningún tipo de regulación, porque la pertenencia a Federación Nacional de Cooperativas de Ahorro y Crédito (FENACREP) es voluntaria.

Estas “fantasmas” pueden tener además cooperativistas, gente que se afilia y que se ve tentada, por las altas tasas que ofrece, a colocar ahí sus ahorros; y que puede endeudarse porque es sujeto de crédito, ya que en esas instituciones no existe ningún tipo de gestión de riesgos. En estas “fantasmas” el cooperativista puede perder todo su dinero ahorrado, pues no existe Fondo de Seguro de Depósito (FSD) que garantice los fondos de ahorros, como sí lo tiene el sistema financiero formal. Y entonces no hay ningún BIM (Billetera Electrónica) que funcione con este nivel de ilegalidad financiera.

Ya casi llegando al aeropuerto, comprobé cómo había empeorado esta situación debido a la inacción del Estado. Y recordé mi participación en la campaña congresal pasada, cuando postulé como candidata y propuse la autonomía de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) con presencia descentralizada, para que actúe de manera inmediata clausurando estas “fantasmas”.

Es obvio que, si no existiera este paraíso ilegal financiero, los comercializadores del VRAEM tendrían que mudarse de país porque la droga no podría convertirse en dinero. Esa es la acción más potente para empezar a combatir una economía ilegal que distorsiona los cimientos de la economía, cultiva sociedades en el marco de la corrupción y que además produce un temor generalizado al poder económico corrupto y represivo.

Además este es un requisito indispensable para que la población pueda acceder al sistema financiero formal, en el que se beneficiará del uso del BIM, contará con ahorros protegidos por el FSD y será sujeto de crédito a tasas competitivas que le sean ofrecidas por las instituciones financieras. Sobre todo las microfinancieras, que hoy día enfrentan costos administrativos de operación muchos más altos que las “fantasmas” y terminan siendo castigadas por ser formales y contar con gestores de riesgo que posibilitan que los depósitos de ahorros sean invertidos con mínimo riesgo.

Confío en que los congresistas promoverán este proyecto de ley y serán vigilantes de que el Estado cautele los intereses de los ciudadanos. ¡Vamos, Ayacucho, yo volveré y los “nachos” y las” fantasmas” serán algún día solo pasado!

 

Giovanna Prialé Reyes

Giovanna Priale
12 de mayo del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

Igualdad, ¿en serio?

Columnas

Igualdad, ¿en serio?

  Estos últimos días he estado leyendo un libro qu...

21 de septiembre
Perú querido: aprendamos a escuchar

Columnas

Perú querido: aprendamos a escuchar

    Qué fácil es sentarnos a criticar desde ...

14 de septiembre
Al machismo, con amor

Columnas

Al machismo, con amor

Permítanme dedicar esta columna a una mujer que conozco y aprec...

07 de septiembre

COMENTARIOS