Juan Carlos Valdivia

Juan Carlos Valdivia

En contra del Perú

El mercantilismo de algunos congresistas que son abogados de cooperativas

En contra del Perú
Juan Carlos Valdivia
29 de mayo del 2018

 

¿Por qué razón el keikismo ha decidido enfrentar a toda la opinión pública en el tema de la supervisión de las cooperativas? Hay algo que no termina de explicarse, y el partido Fuerza Popular se ha quedado solo, aislado en su intento de evitar que sea la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS) la que  controle a las cooperativas de ahorro y crédito.

Es claro que todo aquel que capte ahorros del público debe hacerlo bajo la supervisión del Estado. Ese encargo constitucionalmente lo tiene la SBS. En el artículo 87° la Constitución de 1993 señala: “La Superintendencia de Banca, Seguros y Administradoras de Fondos de Pensiones ejerce el control de las empresas bancarias, de seguros, de administración de fondos de pensiones, de las demás que reciben depósitos del público y de aquellas otras que, por realizar operaciones conexas o similares, determine la ley” Es un texto similar al que ya contenía la Constitución de 1979.

No hay, pues, dudas de que la SBS debe ser la encargada constitucionalmente por el Estado de supervisar a las empresas que captan ahorros del público, garantizando el correcto funcionamiento del mercado y estableciendo reglas que permitan al consumidor estar protegido respecto a sus depósitos. Esto ha sido ratificado por todas las representaciones políticas que están en el Congreso —salvo Fuerza Popular—, por el presidente de la República y el ministro de Economía, así como por representantes del Fondo Monetario Internacional —de visita en el país—, la Federación Nacional de Cooperativas (Fenacrep) y la unanimidad de la opinión pública. Entonces ¿por qué llevar hasta el extremo lo que definitivamente se convertirá en una derrota y seguirá incrementando las dudas respecto al financiamiento del keikismo para las elecciones?

No hay una explicación racional. La que más se aproxima es el impulso mercantilista de congresistas que son abogados de cooperativas y que no ocultan su deseo de proteger, especialmente a aquellas ligadas a personajes oscuros que aparecen las listas de clientes de sus estudios. Entonces cabe preguntarse ¿cómo así han logrado poner a toda una bancada en defensa de sus negocios? No deja de llamar la atención que las cooperativas de ahorro más grandes estén ligadas de una u otra manera al mundo nisei.

Lo cierto es que estamos ante una situación delicada, como lo ha señalado el día de ayer, en entrevista en El Comercio, David Tuesta, ministro de Economía: “Gafilat, que es el organismo que te califica y te dice si eres un país que lucha contra el lavado de activos, claramente ha dicho que la SBS debe supervisar a las cooperativas. Le ha puesto como tarea a la SBS avanzar en el tema de lavado de activos, porque de lo contrario nos van a sancionar. De hecho, estamos en evaluación. Que Gafilat tenga una opinión negativa y nos sancione nos llevaría a olvidarnos de OCDE”. Así que si esto sucede ya sabemos a quienes agradecerles por ir en contra de los intereses del país. Estamos advertidos.

 

Juan Carlos Valdivia
29 de mayo del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

El keikismo, la prensa y el poder

Columnas

El keikismo, la prensa y el poder

  Si fuera cierto que la preocupación del keikismo es el ...

19 de junio
El tiempo, un bien escaso

Columnas

El tiempo, un bien escaso

  La rápida disminución de la aprobación pr...

12 de junio
Navegando sin rumbo

Columnas

Navegando sin rumbo

  Se han cumplido dos meses desde que César Villanueva as...

05 de junio

COMENTARIOS