Alberto Orellana

Alberto Orellana

El chavismo cruza el charco

El chavismo cruza el charco
Alberto Orellana
21 de octubre del 2014

¿Será Pablo Iglesias el equivalente de Hugo Chávez en España?

Pablo Manuel Iglesias Turrión nació en Madrid el 17 de octubre de 1978, es profesor universitario, político, presentador y tertuliano de la televisión española. Fue elegido eurodiputado en el 2014 por la candidatura del partido Podemos español. Presenta los programas de debate político La Tuerka (en Público TV) y “Fort Apache” (en Hispan TV). Es además director de contenidos y creatividad de la empresa Producciones Con Mano Izquierda (CMI). Antes de fundar Podemos, Iglesias militó en la Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE), desde los 14 hasta los 21 años de edad.

En el 2001 este político español participó en el movimiento antiglobalización, donde defendió la “desobediencia civil” como forma de lucha. Es abiertamente antisistema, un equivalente español del puneño Walter Aduviri -quien competirá en segunda vuelta por la presidencia regional de Puno- o del cajamarquino Gregorio Santos, ganador de las elecciones en Cajamarca estando preso por corrupción.

Fenómenos como el de Santos y el de Aduviri irrumpen cuando los gobernantes, los partidos políticos y los gobernantes de turno desilusionan a los ciudadanos por su ineficiencia o tolerancia con la corrupción. Este fenómeno estaría presentándose hoy en España con Pablo Iglesias, quien con cinco escaños ganados por Podemos se perfila ahora como protagonista estelar de la política española.

En una reunión de escritores y artistas, el escritor y político cubano Carlos Alberto Montaner tuvo una extraña sensación de “dejavú”, de haber pasado antes por algo similar. En dicha reunión hablaban de la fatiga y el rechazo que les producían los partidos políticos con los que alguna vez estuvieron ilusionados, por la profunda corrupción que afecta más en tiempos de crisis, como la que afecta a España en estos momentos. Los amigos del escritor cubano pensaban castigar a los viejos partidos votando por Podemos, lo cual le recordó a Caracas en 1998 meses antes de las elecciones en la que salió electo Hugo Chávez.

Los venezolanos también estaban cansados de los partidos políticos tradicionales, querían votar por alguien ajeno al sistema y terminaron haciéndolo por Hugo Chávez, llevando así a su país a un largo período de violencia, corrupción e ineficiencia sin límites.

Iglesias es el equivalente español de Hugo Chávez. Se conocen las relaciones estrechas que hay entre el chavismo y Podemos, y también se conoce que éste sería financiado en parte con dinero venezolano. De hecho parte de la estrategia política y de las teorías del llamado Socialismo del Siglo XXI proceden de grupos radicales vinculados a la universidad de Valencia, muy presentes en Podemos. El asunto es grave porque ser antisistema en España y votar por Podemos es votar contra la Unión Europea, contra el Euro, contra el mercado y contra la democracia.

Como ocurrió en la Venezuela de Hugo Chávez, votar por Pablo Iglesias sería ponerse la soga al cuello propio, una locura que llevaría a los españoles a una catástrofe.

Por Alberto Orellana Kontoguris
(21 - oct - 2014)

Alberto Orellana
21 de octubre del 2014

NOTICIAS RELACIONADAS >

Entre la renuncia con dignidad y la censura

Columnas

Entre la renuncia con dignidad y la censura

La falta de políticos y la intolerancia en el gobierno Pedro Pablo...

21 de junio
BUENAS RELACIONES CON TRUMP

Columnas

BUENAS RELACIONES CON TRUMP

Futuro prometedor con el nuevo gobierno de Estados Unidos La invita...

23 de enero
La izquierda eterna: ensayos sobre la libertad

Columnas

La izquierda eterna: ensayos sobre la libertad

¡La destrucción de los pueblos por parte de la izquierda eterna! ...

08 de septiembre

COMENTARIOS