Martín Taype

Martín Taype

Derrumbe de la clase media en el Perú

En el 2017 la clase media decreció en 17 regiones del país

Derrumbe de la clase media en el Perú
Martín Taype
07 de junio del 2018

 

Como consecuencia de la desaceleración de la actividad económica, la clase media en el país, expresada como porcentaje de la población, disminuyó en 15 regiones en el año 2017, según un reciente informe del Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial (IEDEP) de la Cámara de Comercio de Lima (CCL). “Estamos hablando de un total 132,803 personas que pasaron mayormente a clase vulnerable, segmento poblacional que percibe un ingreso per cápita diario entre US$ 4 y US$ 10, medido en términos de paridad de poder de compra (ppc)”", explicó César Peñaranda, director ejecutivo del IEDEP-CCL.

El economista precisó que, si bien la clase vulnerable no es clasificada como pobre, ya no goza de la seguridad económica que tiene la clase media, cuyo ingreso diario es entre US$ 10 y US$ 50 per cápita. Entre las regiones con un mayor número de personas que dejaron de pertenecer a la clase media figuran: Madre de Dios, Moquegua y Lambayeque, que registraron una disminución de 3.4, 2.6 y 2.6 puntos porcentuales (pp), respectivamente. Les siguen Ayacucho (-2.2 pp), Puno (-2.2 pp), Cusco (-2.0 pp), Huancavelica (-1.6 pp), Huánuco (-1.2 pp) y Ucayali (-1.1 pp). Y con un menor nivel están Apurímac (-0.9 pp), Lima (-0.9 pp), Pasco (-0.9 pp), San Martín (-0.6 pp), Tacna (-0.5 pp) y Tumbes (-0.2 pp).

“Para revertir el declive de la clase media en tantas regiones se debe impulsar la actividad económica para crecer a tasas más altas vía la inversión pública y especialmente privada, abriendo de esta manera mayores y mejores oportunidades de empleo e ingresos”, aseveró Peñaranda. En tanto, son nueve las regiones que registraron incrementos: La Libertad (+5.6 pp), Arequipa (+3.5 pp), Loreto (+3.1 pp), Ica (+2.4 pp), Cajamarca (+1.6 pp), Piura (+1 pp), Junín (+0.9 pp), Áncash (+0.6 pp) y Amazonas (+0.1 pp).

Sobre los resultados del estudio efectuado por el IEDEP y las opiniones de su director ejecutivo, debo expresar mi preocupación, debido a que no percibo señales de cambios estructurales en la gestión del Estado peruano por parte del presidente Martín Vizcarra. No hay elemento que permitan vislumbrar una reversión radical de los resultados negativos obtenidos en el año 2017, teniendo además en cuenta el difícil contexto económico y geopolítico internacional.

La clase media en el país se está derrumbando y el Gobierno actual no da señales de estabilidad política. La reciente renuncia del Ministro de Economía es una muestra de ello. Tampoco hay fortaleza en la lucha contra los principales problemas del país, como son la corrupción, la inseguridad ciudadana y las trabas burocráticas.

El país requiere cambios estructurales en la gestión del Estado. Y ello implica no solo mejoras en los procesos, sino también cambios en los recursos humanos en las entidades estatales, empezando por los directivos. No basta con hacer cambios en el gabinete ministerial. Solo asumiendo esas mejoras se podrá lograr eficiencia y eficacia en la gestión del Estado; y un clima de confianza para los inversionistas, tanto locales como extranjeros.

 

Martín Taype
07 de junio del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Basta de abusos en el acceso a los medicamentos

Columnas

Basta de abusos en el acceso a los medicamentos

  Como es de público conocimiento, en el difícil c...

16 de agosto
Basta de abusos en el cobro de comisiones en las AFP

Columnas

Basta de abusos en el cobro de comisiones en las AFP

  Un tema polémico en la opinión pública y ...

09 de agosto
Aprobación de Vizcarra continúa en caída libre

Columnas

Aprobación de Vizcarra continúa en caída libre

  En el Perú, como en diversos países del mundo, l...

02 de agosto

COMENTARIOS