Heriberto Bustos

Heriberto Bustos

¿Nueva amenaza a los estudiantes?

Se debe mejorar la relación entre el Ministerio de Educación y los maestros

¿Nueva amenaza a los estudiantes?
Heriberto Bustos
15 de August del 2018

 

Hace algunos días, la prensa informaba que en Asamblea Nacional de Bases Regionales del SUTEP —presidida por Pedro Castillo y realizada los días 4 y 5 de agosto en la ciudad de Lima, con la participación de los delegados de algunas regiones— se habría acordado “reiniciar la huelga nacional indefinida en fecha que aún no ha sido decidida”.

Recordemos que en el mes de junio este mismo grupo realizó una paralización sin mayores consecuencias, al no tener la aceptación de los maestros del Perú. Esto debido, entre otros cosas, a las comprometidas acciones desarrolladas para mejorar la situación económica, laboral y profesional de los maestros. Y también al trabajo preventivo y de convencimiento desplegado por la Oficina de Diálogo en el periodo del ex ministro Vexler, que debilitaron la convocatoria y contribuyeron al resultado final.

No obstante evidenciarse la debilidad de la huelga, las actuales autoridades educativas respondieron ejecutando descuentos y amenazando con despidos, forzando al repliegue. El resultado fue la suspensión “con sabor a derrota” por parte de la dirigencia y la auto asignación de triunfo por parte del Ministerio de Educación.

Con la intención de rescatar algunas lecciones de ese evento, es necesaria una lectura real de los acontecimientos, pues dará la claridad necesaria para abordar una determinada situación asumiendo las estrategias convenientes. Cuando ello no ocurre, cuando no se tiene claridad de los acontecimientos, la débil capacidad de análisis da pie a buscar soluciones en experiencias vividas, a “aferrarse al pasado”, lo que sucedió en la disputa por el convencimiento a los docentes en rebeldía.

En esa contienda, salieron a luz dos añejas estrategias. Por un lado estaban los promotores de la trifulca, con una propuesta ideológica y postura anarquista, planteando la desaparición de los sistemas sociales, en especial el educativo; y por otro, los estrategas del Ministerio de Educación, utilizando el amedrentamiento para imponer la autoridad. Anarquismo y autoritarismo nos hicieron revivir viejas épocas, con típicas muestras de confrontación; y nos distanciaron de los momentos actuales, en los que el diálogo, la tolerancia y la escucha empática constituyen el camino para superar las diferencias. Una actitud inherente a la construcción de la democracia, totalmente lejana de ambas posturas, que en realidad se sustentan en propuestas ideológicas anquilosadas.

Superado el amague de la huelga de junio y con una nueva amenaza a cuestas, constituye un desacierto referirse a derrotas o victorias y hasta distraernos en ello. Por el contrario, debemos apostar, en primer término, por una mejor relación entre el Ministerio de Educación y los maestros, entre ellos mismos (son tres las fracciones que se disputan la hegemonía), y de ellos con los estudiantes; una relación de respeto y entendimiento que involucra además a los padres. Y en segundo lugar, asumir responsablemente el combate ideológico contra posiciones anti Estado y antidemocracia, presentes tanto al interior como fuera de la institucionalidad estatal, poniendo por delante los intereses de los estudiantes y el futuro del país.

 

Heriberto Bustos
15 de August del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Madre de Dios: buscando un rostro propio

Columnas

Madre de Dios: buscando un rostro propio

  En los últimos tiempos, el crecimiento económico...

13 de November
¿Los bosques son aún nuestros?

Columnas

¿Los bosques son aún nuestros?

  Orgullosos debemos estar al enteramos de que los bosques natur...

07 de November
Vivos y muertos: tradición y esperanza

Columnas

Vivos y muertos: tradición y esperanza

  La riqueza cultural de nuestro país se expresa en costu...

31 de October

COMENTARIOS