Política

¡Todos a converger por la reforma judicial!

La indignación nacional exige resultados

¡Todos a converger por la reforma judicial!
  • 06 de agosto del 2018

 

Hoy todos sabemos que luego de una primera oleada de audios en que se desvelaba un repudiable tráfico de influencias, un poder oscuro pretendió utilizar grabaciones con diálogos sin importancia —entre los implicados en los delitos con terceros—, en los que se mencionaba a rivales políticos y judiciales. El objetivo: demoler al adversario, neutralizar a periodistas y chantajear a determinadas instituciones. Algo así fue posible porque para el periodismo peruano posiblemente estos han sido los días más sombríos de su reciente historia: se publicaban audios sin ninguna importancia que ninguna redacción con escuela habría difundido por el sagrado principio de la autorregulación. No obstante, todo parecía un linchamiento mediático.

Toda esa oleada de frenesí parece haber terminado. Y luego de los linchamientos quedan los audios que denuncian el tráfico de influencias de magistrados del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), del Poder Judicial y de la Fiscalía, y que nos señalan que no es suficiente que el Congreso remueva a los consejeros del CNM o que el Poder Judicial y el Ministerio Público desarrollen la cacería de los magistrados corruptos. No es suficiente porque se debe avanzar a las reformas de fondo.

Igualmente, pasada las demoliciones injustificadas y establecidas las sanciones, la mayoría de opiniones parece confluir en que el jefe de Estado no debería utilizar la justificada ola de indignación ciudadana contra la corrupción para darse un “baño de masas” con la convocatoria de un referéndum que solo desplaza el interés ciudadano de las urgentes reformas del sistema de justicia.

En cualquier caso el paso de los días dejará en claro que la propuesta de mezclar las reformas del sistema de justicia con la no reelección de los congresistas, un sistema bicameral de solo 130 representantes y el financiamiento privado de los partidos solo debería formar parte de la agenda de una república chavista y no de una democracia que, con todos sus terribles problemas, sigue avanzando hacia una quinta elección nacional sin interrupciones. En cualquier caso, señor Presidente, si se ha comprado el argumento de que la popularidad lo es todo, dedíquese a gobernar: reconstrucción del norte y seguridad ciudadana, por favor.

Por todas estas consideraciones el Ejecutivo, el Legislativo, el Poder Judicial, el Ministerio Público y la Defensoría del Pueblo deberían apuntar y converger en la reforma del sistema de justicia. Si las cosas avanzan en ese sentido, la construcción de un nuevo sistema de justicia tendría el mismo valor que la actual continuidad democrática mediante cuatro elecciones sin interrupciones, que las masivas migraciones que andinizaron la costa y construyeron el rostro de la peruanidad y que las reformas económicas de los noventa, que derribaron las cordilleras entre una sociedad criolla y otra andina que tanto desvelaba a la generación del novecientos.

Reformar el sistema de justicia es igual o más que ganar una elección nacional de cara a la historia republicana. En todos los organismos internacionales —desde el BM y el BID hasta el FMI— se sostiene que el Perú no tiene viabilidad si no se emprenden las reformas institucionales que relancen las reformas de los noventa. En todos los rankings mundiales se establece el terrible lugar en que está el sistema de justicia del país. Y hoy, gracias a una primera oleada de audios que desvelan la corrupción, el secreto a voces se convierte en una ola de indignación ciudadana. ¿Cómo entonces podemos desperdiciar un momento de oro para la República?

Por todas estas consideraciones es urgente, imprescindible, que el Ejecutivo y el Legislativo asuman su responsabilidad ante la historia y concreten la impostergable reforma del sistema de justicia. Cuando hay buena voluntad todos los caminos conducen a Roma. De lo contrario, todos perderemos, pero sobre todo el jefe de Estado y la coalición mediática que alienta linchamientos y adelanto de elecciones.

 

  • 06 de agosto del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

El peligro de la “democracia plebiscitaria”

Política

El peligro de la “democracia plebiscitaria”

  Desde que el presidente Martín Vizcarra planteara los c...

24 de septiembre

Política

La confianza y el deterioro institucional que avanza

En la siguiente entrevista, el abogado constitucionalista, Natale Ampr...

21 de septiembre
Confianza con tiempo nublado

Política

Confianza con tiempo nublado

  Al cierre de esta edición el Congreso de la Repú...

20 de septiembre

COMENTARIOS