EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
Las regiones del sur en su hora cero

Política

Las regiones del sur en su hora cero

28 de Julio del 2017

Conare y el Movadef detrás del extremismo radical de los maestros

Las regiones del sur peruano están cayendo en manos de los sectores radicales, ante la pasividad del gobierno pepekausa y la complacencia de los gobiernos regionales y locales. En Cusco, Puno, Arequipa, Apurímac, Moquegua y Madre de Dios —es decir, casi todas las regiones del sur peruano— el radicalismo prosenderista, con sus diferentes fachadas políticas, ha encontrado pampa libre para un regreso triunfal. Todo ello mientras el Estado fracasa y se queda absorto.

¿Cómo así los sectores pueden regresar a primer plano? Si el gobierno nacional se rinde ante los pedidos absurdos del radicalismo ideológico prosenderista entonces (como ya lo han hecho los gobierno regionales) estos sectores habrán triunfado con su estrategia de bloqueos y paros, y se habrán legitimado socialmente. Hoy estos sectores filosenderistas no solo quieren hacer volar en pedazos la reforma meritocrática en la educación pública, sino también a los principales sectores económicos del sur peruano, como la minería moderna y el turismo. Hoy, no hay motivos suficientes para un paro general, porque en lo que va del 2017 el Ministerio de Educación ha incrementado 15% —en promedio— a todas las escalas remunerativas docentes, y un maestro gana S/ 1,780 (en marzo ganaba S/ 1,260).

En trece regiones más de un millón de estudiantes de secundaria y primaria están a un paso de perder el año escolar. En el Cusco, donde la protesta se ha radicalizado sin visos de solución, la propia ministra de Educación, Marilú Martens, indicó que 400,000 alumnos están a solo doce días de perder el año escolar, si se llega a cumplir sesenta días sin clases efectiva. Sin duda un panorama desolador. En la región cusqueña el gremio de maestros está dividido entre aquellos que apoyan al actual secretario regional, Ernesto Meza Tica (miembro de Patria Roja,) y quienes defienden a Ruth Báez. Entre los últimos se encuentran organizaciones como Conare y Puka Llacta.

¿Desde cuándo se conoce que los sectores prosenderistas empezaban a desarrollar su estrategia en el sur peruano? Según informes de inteligencia desde fines del 2016 el Comité Nacional de Lucha y el Comité de Reorganización y Reorientación (Conare-SUTEP) empezó a reorganizarse, luego de que sus principales dirigentes fueron encarcelados. Vale recordar que esta facción filo senderista fue creada en el 2003 con la intención de dividir al gremio magisterial, cuyo control todavía lo tiene Patria Roja. En el 2007 el Conare ya tenía bases en varias regiones —entre ellas Ancash, Apurímac, Cajamarca, Huancavelica, Piura, Tumbes, Lambayeque, Puno, Lima y Junín— y su presidente era Robert Huaynalaya, un profesor de primaria de la ciudad de Huancayo, que luego fue encarcelado por apología al terrorismo. A fines del 2012 Huaynalaya fue separado del cargo, y en el 2013 llegó Efraín Condori, otro maestro acusado de apología al terrorismo.

Pero las relaciones entre el Conare y el Movadef (otra fachada de Sendero Luminoso) son más que evidentes. En el 2009, en un congreso del Conare, uno de los acuerdos fue "que se concrete la solución política, amnistía y reconciliación nacional" y se finalizó exigiendo "libertad para los presos políticos". Es decir, el mismo discurso que tiene hoy el Movadef. Eso no es todo, diferentes líderes del Conare no solo han mostrado simpatías, sino que además han sido militantes inscritos del Movadef. En Puno, César Hugo Tito Rojas, hoy secretario regional del Conare-SUTEP, formó parte del cuerpo directivo del Movadef.

Días atrás, el ministro del Interior, Carlos Basombrío sostuvo que se tienen pruebas de que el Movadef es controlado desde la cárcel por Abimael Guzmán Reynoso, el camarada Gonzalo. Si ello es cierto, entonces hay una razón suficiente para concluir que el Conare es una fachada más del Movadef.

Hoy las regiones del sur se encuentran casi paralizadas y controladas por el radicalismo. En Apurímac las clases están suspendidas desde el 12 de junio, en Puno la huelga ha sido declarada legal y en Arequipa las autoridades sostienen que no descontarán a los maestros radicalizados.

El gobierno pepekausa debe demostrar firmeza. Ni un paso atrás con la reforma meritocrática ni con el extremismo senderista que tiene tomado el gremio magisterial.