Política

Falta de convergencias y suma cero

Falta de convergencias y suma cero
  • 30 de noviembre del 2016

Todavía no hay cumbre entre Keiko y PPK

La bancada pepekausista planteó la propuesta de renovar el Congreso por mitades y, sobre la marcha, el fujimorismo propuso la posibilidad de la revocación presidencial. Por la manera como se formulan estas iniciativas legislativas —que contemplan reformas constitucionales claves— pareciera que entre el oficialismo y la mayoría legislativa, como en las películas de acción, el asunto se resolviese golpe por golpe. Asistimos, pues, a los desacuerdos que se explican por la falta de diálogos y convergencias.

Si observamos las cosas a la distancia este juego representa la típica suma cero. Pierden el pepekausimo y el fujimorismo por igual, aunque en el caso del Legislativo la responsabilidad es mayor del movimiento naranja. El fujimorismo no solo será juzgado por la manera en que puso el hombro por la gobernabilidad mediante la aprobación casi unánime de la investidura del Gabinete o la famosa delegación de facultades legislativas, sino también por cómo deja la arquitectura constitucional y legal del Estado en el 2021, habida cuenta de su abrumadora mayoría legislativa.

Más allá de contar con los votos para aprobar las reformas, ¿el fujimorismo puede organizar un segundo piso constitucional de la República sin una amplia convergencia nacional, en particular, con el oficialismo? Es evidente que no. Cada iniciativa del movimiento naranja desatará reacciones y polarizaciones que la izquierda intentará aprovechar, si es que no hay una confluencia entre Ejecutivo y Legislativo. Y, de una u otra manera, la ausencia de acuerdos reforzará las campañas que intentan presentar a los naranjas como una fuerza autoritaria. Por allí el camino conduce al fracaso.

Las propuestas de implementar el bicameralismo, de renovar el Legislativo por mitades o por tercios, de organizar un nuevo sistema electoral, de perfeccionar la actual descentralización, de ajustar reformas claves en Educación y Salud, y de poner el hombro en la desregulación del Estado no pueden hacerse al margen de una gran confluencia nacional. El Perú es una democracia y la pluralidad de las iniciativas es clave para mantener la salud de nuestro proyecto de sociedad abierta.

Pero la convergencia no solo permitiría organizar el respaldo necesario para las iniciativas naranjas en el Congreso sino que se convertiría en un pilar de la gobernabilidad y del éxito de la administración pepekausista. ¿Por qué? Casi por inercia el pepekausismo sigue estacionado en el espacio que le permitió ganar la segunda vuelta electoral. De una u otra forma el entorno nadinista supérstite empieza a imponer la misma lógica de confrontación que caracterizó la política en el lustro pasado del nacionalismo. Algo de eso se ha visto en los primeros 120 días de gobierno.

El manejo político de la posible interpelación del ministro de Educación, Jaime Saavedra, es quizá un ejemplo paradigmático, No hay conversaciones ni acercamientos para buscar salidas, como debe suceder en la democracia y la política moderna. Y de una u otra manera, los vientos de colisión llevan a algunos a plantear cuestiones de confianza ante una posible censura. Si en el Ejecutivo hubiese más política quizá ya se habría hallado un camino que evite la confrontación. A menos, claro está, que se considere que sin Saavedra no hay reforma educativa.

Poco a poco en este juego de suma cero, Keiko Fujimori empieza a asumir una gran responsabilidad. Ya pasaron 120 días, ya se tramitaron los balances de la última elección nacional y, por lo tanto, uno de los mandatos electorales a la primera fuerza política del país es organizar la gobernabilidad. ¿O no? ¿Por qué entonces no se produce una cumbre entre Keiko Fujimori y PPK para organizar la gobernabilidad en función de los resultados del último proceso electoral? ¿Por qué no recuperamos algunos niveles de normalidad en política? ¿0 queremos que en el desmadre empiece a sacar cabeza el antisistema?

  • 30 de noviembre del 2016

NOTICIAS RELACIONADAS >

Ganar en fútbol, pero aprender de la economía

Política

Ganar en fútbol, pero aprender de la economía

La hazaña de la selección peruana y de Ricardo Gareca de...

17 de noviembre
Mina Constancia, ejemplo de cooperación

Política

Mina Constancia, ejemplo de cooperación

Las autoridades del distrito de Velille recibieron de la compañ...

17 de noviembre
¿Fujimorismo antiempresarial?

Política

¿Fujimorismo antiempresarial?

La feroz guerra de resistencia que desarrolla el fujimorismo en contra...

14 de noviembre

COMENTARIOS