Luis Hernández Patiño

Luis Hernández Patiño

El meretricio político de los socialistas

Debemos poner en evidencia sus poses y oportunismo

El meretricio político de los socialistas
Luis Hernández Patiño
04 de julio del 2018

 

En la actualidad, un buen número de peruanos se muere de frío en la sierra, hay quienes padecen hambre y miseria en las ciudades, la injusticia campea por doquier y la corrupción tiene luz totalmente verde. Sin embargo, hay que ver las poses algunas veces histriónicas, en ciertos casos circenses, pero en el fondo oportunistas y fríamente calculadas de los socialistas frente a nuestra realidad.

Por lo pronto —y luego de haber inducido a las masas populares a votar en el 2016 por el que hoy, en una segunda fase, sigue siendo el mismo “Gobierno de lujo”— esos socialistas andan inquietos e interesados en lavarse la cara y sacudirse de cualquier responsabilidad de tipo burocrática, para no perder vigencia en el mercado electoral. ¿Cómo es que se lavan la cara? Recurriendo a sus viejos reflejos de fariseos agitadores, especialistas en armar y promover revueltas.

Buscando clientela. Excitados por el olor del dinero (las lentejas que tanto aman) los socialistas cantan, bailan, lloran, actúan y hacen todo lo que sea necesario con la finalidad de atraer a nuevos clientes; pero a clientes que puedan financiar las aspiraciones de manipulación e influencia del poder que estos tanto acarician. Así por ejemplo, hoy vemos cómo los socialistas se besan y se abrazan con los dirigentes y cabecillas del movimiento gay. Sin embargo, hasta no hace mucho se entregaban a los brazos de dictadores como los Castro, quienes nunca ocultaron su desprecio hacia los homosexuales. Al respecto, recordemos cómo terminó sus días el cubano Reinaldo Arenas.

Los socialistas y el gran capital. Haciendo una muy pequeña revisión histórica de la cartera de clientes de los socialistas, nos podemos llevar más de una sorpresa. Resulta que a mediados de la segunda mitad del siglo XX trabajaron para los más grandes capitales de los Estados Unidos. El anticapitalismo de los socialistas entonces no fue ni es más que chamullo puro, tal cual. Y es que fueron esos capitales los que financiaron la revolución bolchevique, como se puede ver al revisar el libro La verdadera historia del Club Bilderberg del periodista e investigador Daniel Estulin. En sus páginas el mencionado autor se refiere al doctor Anthony Sutton, quien escribió el libro Wall Street and the Bolshevik Revolution. Así mismo, cita al periodista Gary Alien, autor del libro El Expediente Rockefeller.

En el Perú. No tiene por qué extrañarnos pues la actitud que los socialistas han mostrado a lo largo de la historia en el Perú. Lógicamente, han tratado de maquillar aquella actitud, pero ahí están los hechos que hablan por sí mismos.

El pretexto como recurso para justificarse. ¿Cómo podían hacerle el trabajito político al poder fáctico en el último proceso presidencial? Muy simple, ¡valiéndose del pretexto del “no a Keiko”! Fue así que apoyaron y avalaron el voto a favor de PPK, al punto de contribuir a su encumbramiento como presidente de la República.

Antecedentes del meretricio. Pero nada de esto es nuevo bajo el sol. Ya en el siglo XIX los socialistas empezaban a moverse como rehiletes. Algo de eso puede percibirse en una carta de Carlos Marx dirigida a Friedrich Bolte, fechada en Londres, el 23 de noviembre de 1871. En esa carta, Marx explicaba que a finales de 1868, el ruso Bakunin tenía el propósito de crear y dirigir una segunda Internacional, bajo el nombre de “Alianza de la Democracias Socialista”, con ideas tomadas de Proudhon y de Saint Simon; ideas que, en opinión de Marx, si de algo servían era para el encumbramiento personal de Bakunin.

La experiencia. El meretricio político de los socialistas se sustenta en una amplia y vasta experiencia política. Han ido asimilando las mañas necesarias, relacionadas con el oficio de la servidumbre a los grupos de poder financiero. Y es con el respaldo de ese conocimiento que se ofrecen al mejor postor, como lo han hecho a lo largo de la historia.

¿Qué hacer frente al meretricio político de los socialistas? Algunos pensarán que entonces hay que elaborar un discurso ideológico y político de derecha, que sea capaz de contrarrestar a los socialistas. Sin embargo, yo creo que eso no es todo. A los socialistas sí hay que darles combate ideológico, pero tengamos en cuenta que ese tipo de trabajo no necesariamente va más allá del nivel intelectual de las clases medias. Lo que hay que hacer con esos socialistas es desenmascararlos, ponerlos en evidencia en cuanto a sus conductas; pero todo esto ante las mismas masas populares de las que estos se valen, prometiéndoles el oro y el moro durante las elecciones, para trepar al poder y luego olvidarse de ellas o volverse en su contra.

En mi opinión. El meretricio político de los socialistas llegará a su fin cuando, de una buena vez por todas, se ponga término a la corrupción, en la que también podría haber involucrados algunos derechistas. Me gustaría incidir en cuanto a que, mientras en nuestro país la corrupción no tenga un real freno, vamos a seguir en las mismas. El poder fáctico tendrá la “facultad” de continuar haciendo de las suyas, sobre una base económica formalmente mermelera y en un marco de relaciones de privilegios mercantilistas que, desde mi percepción, parecen tener correspondencia con una superestructura de carácter prostitucional.

Se hace más que necesario ir a las causas de nuestros diferentes tipos de males, incluyendo las de nuestra enfermedad política. De nada servirá quedarnos tratando de paliar las consecuencias, si nuestros males (como el de la corrupción) siguen ahí.

 

Luis Hernández Patiño
04 de julio del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

No al familicidio

Columnas

No al familicidio

  A poco de haberse celebrado el Día Nacional de la Famil...

19 de septiembre
Faltan verdaderos partidos políticos

Columnas

Faltan verdaderos partidos políticos

  Este 7 de octubre vamos a elegir a nuestras nuevas autoridades...

12 de septiembre
Por el Día de la Familia

Columnas

Por el Día de la Familia

  Cada segundo domingo de septiembre celebramos en el Per&uacute...

05 de septiembre

COMENTARIOS