Víctor Andrés Ponce

LA COLUMNA
DEL DIRECTOR >

¿Qué pasará con el Gabinete Villanueva?

Reflexiones sobre las relaciones Ejecutivo - Legislativo

¿Qué pasará con el Gabinete Villanueva?
Víctor Andrés Ponce
31 de August del 2018

 

 

En las dos últimas entrevistas que concedió Keiko Fujimori, dijo que en el Congreso se impulsaría la extensión de la Ley de Promoción Agraria, la aprobación de una nueva Ley de Hidrocarburos y la insistencia en el sistema de semáforos para el etiquetado de los alimentos industriales. Los anuncios solo indicarían simples decisiones de la mayoría en el Congreso, si no existieran posibilidades de que desaten nuevos enfrentamientos entre el Ejecutivo y el Legislativo, agregando enormes cantidades de combustible a las explosivas relaciones entre ambos poderes del Estado.

Como todos sabemos, la ministra de Salud, Silvia Pessah, amenazó con renunciar cuando el presidente del Consejo de Ministros, César Villanueva, negociaba con el Legislativo una salida para el etiquetado de los alimentos industriales. El presidente Vizcarra se allanó a la presión y el Ejecutivo promulgó los octógonos prohibitivos, de claro contenido anticapitalista y anti industrial y que solo se aplican en Chile. Ante esta situación, el Congreso insistirá en el sistema de semáforos que se aplican en la mayoría de países desarrollados.

Igualmente el ministro de Trabajo, Christian Sánchez, hoy lidera una campaña en contra de la ampliación de la Ley de Promoción Agraria, que establece un sistema tributario especial para las inversiones agrícolas y consagra un sistema de derechos para los trabajadores acorde con la temporalidad de las actividades rurales. Bueno, ¿qué sucederá cuando el Legislativo apruebe la extensión de la mencionada norma? ¿El Ejecutivo se animará a plantear la correspondiente observación? Y, en este contexto, ¿cuál es el futuro del Gabinete y del propio Villanueva?

Si el presidente Vizcarra decide escuchar a los ayayeros que le dicen que podría postular en el 2021 si se convierte en un “mesías de la lucha contra la corrupción”, por encima y en contra de las instituciones, lo natural sería que el Ejecutivo preserve a ambos ministros que se han convertido en los líderes de un ala abiertamente anti inversión en el Gabinete Villanueva. Si el jefe de Estado, por el contrario, llega a la conclusión de que la idea de seguir confrontando con el Legislativo no es el camino, sobre todo porque bloquea la posibilidad de concretar las reformas de los sistemas de justicia y político, entonces lo correcto sería que licencie a los ministros mencionados y a todo el ala anti inversión del Gabinete. En cualquier caso, una de las consecuencias de los anuncios de Keiko y el nuevo humor de la mayoría legislativa es que la permanencia de los ministros anti inversión ahora es un tema sobre la mesa.

De otro lado, la estrategia cortoplacista del referéndum, al parecer, ha rendido fruto en la popularidad presidencial, más allá de los infladores y extractores de aire que suelen usar las encuestadoras para cocinar los números. Es incuestionable que el jefe de Estado está en subida y también es evidente que todas las señales indican que Villanueva no estaba entre los principales protagonistas de la trepada. Si le agregamos el hecho de que la ofensiva de Keiko desató desencuentros con Villanueva alrededor de las versiones sobre el sigilo de las dos reuniones entre Vizcarra y la lideresa de la oposición y que se avecinan posibles choques Ejecutivo - Legislativo, vale preguntarse ¿cuál es el futuro de Villanueva? Todo parece indicar que el PCM empieza a ser un periódico de ayer.

En este contexto, el presidente Vizcarra no solo estará decidiendo cambios de ministros y de presidente del Consejo de Ministros, sino también el futuro de la democracia. Si escucha a los ex ministros antifujimoristas de Kuczynski, muy inclinados a la aventura y que parecen rondar la Casa de Pizarro, si atiende las sugerencias del asesor argentino sobredimensionado en medio de la abrumadora medianía, Vizcarra elegirá un nuevo primer ministro para una guerra en la que él será la primera víctima. En cualquier caso, como dijo el viejo Marx, las tragedias cuando se repiten son pura comedia. Y la tragedia de PPK puede convertirse en la comedia de Vizcarra

 

 

Víctor Andrés Ponce
31 de August del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

¿Vizcarra pretende controlar instituciones?

Columna del Director

¿Vizcarra pretende controlar instituciones?

  ¿El presidente Vizcarra desarrolla una estrategia plebi...

13 de December
Precisando el triunfo de Vizcarra

Columna del Director

Precisando el triunfo de Vizcarra

  Al presidente Vizcarra le falta conocer los usos y costumbres ...

12 de December
¿Qué hará Vizcarra con su triunfo?

Columna del Director

¿Qué hará Vizcarra con su triunfo?

  En este portal lo hemos sostenido repetidamente: la fór...

10 de December

COMENTARIOS