Víctor Andrés Ponce

LA COLUMNA
DEL DIRECTOR >

La mayoría que lincha a la minoría

Apuntes sobre la volátil coyuntura

La mayoría que lincha a la minoría
Víctor Andrés Ponce
12 de November del 2018

 

En las últimas semana, a raíz del proceso en que se estableció la detención de Keiko Fujimori, quienes, a veces, leemos algunas cosas de historia y sociología hemos contemplado todo el escenario en que se fermentan los autoritarismo, los populismos e, incluso, en el que se fraguaron el bolchevismo y el nazismo. ¿A qué se refiere este columnista que pierde la “sindéresis” de lo políticamente correcto, del sentido común, que organiza la prensa tradicional? A la emergencia de una mayoría que lincha a una minoría. A ese terrible momento que puede aquejar a cualquier sociedad y que explica el fujimorismo de los noventa y el chavismo contemporáneo en la región.

Ese linchamiento de la mayoría sobre la minoría, por ejemplo, ha convertido los esperpentos jurídicos de Domingo Pérez y el juez Concepción Carhuancho en “piezas jurídicas históricas de lucha contra la corrupción” al margen de que se entregara a la defensa 500 hojas de expediente 24 horas antes de la audiencia, que la defensa no pudiera interrogar a los colaboradores eficaces, que se presionara a las esposas de políticos para mutarlos en “colaboradores”, que se argumentara con razonamientos totalmente políticos, y que un fiscal provincial pretendiera derribar a un fiscal de la Nación en medio del proceso. En cualquier democracia del mundo se habría suspendido la audiencia y punto.

No me cabe duda de que Pérez y Concepción Carhuancho serán expulsados del sistema de justicia, tal como sucedió con el juez Garzón en España; sin embargo, el linchamiento de la minoría estremece, aterra y obliga a los librepensadores, a los hombres de bien, a elevar la voz cada vez más. Con magistrados de esa naturaleza cualquiera puede ser procesado y detenido. Basta apretar, conseguir el “colaborador” y todos estamos fritos. No lo digo yo, lo dice Gareca.

En la emergencia de una mayoría que lincha a una minoría tiene una principal responsabilidad, evidentemente, la propia ex mayoría que se convirtió en minoría. Los yerros acumulados por Fuerza Popular son inexplicables. Pero los errores y excesos en democracia se resuelven con mecanismos constitucionales y políticos: se disuelve el Congreso errático y se convocan a nuevas elecciones o el partido descontrolado es barrido en la siguiente elección. Pero nunca se paga con el encierro arbitrario de los dirigentes de la ex mayoría que se convirtió en minoría. Y eso ha pasado en el Perú.

En este proceso, la responsabilidad de la prensa tradicional es enorme. Para ella, casi estoy seguro de que habrá un antes y un después del encarcelamiento de los políticos peruanos, sobre todo luego de haber ocultado el debate en el Congreso del informe Lava Jato con argumentos extremadamente cínicos. La prensa tradicional buscó linchar a la minoría con argumentos anti corrupción y ocultó la gran megacorrupción de las últimas dos décadas, que compromete a tres ex presidentes, a empresas brasileñas y peruanas, y a dueños de empresas de comunicación. Los números en rojo de los medios no solo se explican por los excesos de la Ley Mulder, sino por la creciente pérdida de credibilidad.

El Gobierno de Vizcarra también es uno de los motores del linchamiento de una mayoría sobre la minoría. El jefe de Estado pudo haber convertido su soberbio triunfo con las cuatro propuestas de reforma y el referéndum en un momento excepcional de la República: gestar un pacto con todos los sectores para superar la envilecedora polarización y desarrollar reformas. Sin embargo, se allanó al consejo del núcleo marxista que lo rodeó, que lo asustó con la “amenaza fujimorista” y, de una u otra manera, participó en la movilización de la mayoría contra la minoría.

El problema de la mayoría que linchó a la minoría es que no ha formado un soviet o una asamblea del pueblo. Con enormes heridas, la democracia y las instituciones siguen en pie. Y cuando eso sucede las estrategias de linchamiento duran muy poco. Se vuelven con rapidez sobre los “linchadores”.

 

Víctor Andrés Ponce
12 de November del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

La obsesión gubernamental contra García

Columna del Director

La obsesión gubernamental contra García

  Para quienes pretendemos desarrollar un análisis distan...

06 de December
Efectos de un asilo negado

Columna del Director

Efectos de un asilo negado

  Si bien la negativa del Uruguay de conceder asilo polít...

04 de December
Empresarios del Perú, no se amedrenten

Columna del Director

Empresarios del Perú, no se amedrenten

  El presidente Martín Vizcarra llegó a Paracas pa...

02 de December

COMENTARIOS