EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
Formalización laboral y crecimiento económico

Columna

Formalización laboral y crecimiento económico

3 de Marzo del 2017

Para generar puesto de trabajo adecuados

Hoy en día uno de los grandes retos de los países, tanto en vías de desarrollo como desarrollados, radica en la creación de puestos de trabajo formales para los jóvenes que están ingresando al mercado laboral. Y Perú no es una excepción; por el contrario, lo que identificamos, en una rápida revisión de nuestro mercado laboral, es una marcada tendencia a la precariedad del empleo juvenil.

Es claro que para generar puestos de trabajo adecuados (con protección social) se requiere que la economía crezca por encima del 4% al año. Esto permitiría un crecimiento sostenido de los diferentes sectores económicos, con la consiguiente mayor demanda de empleo y recuperación del consumo internos.

No obstante, con el anuncio que el ministro de Economía realizó hace unas semanas, respecto a la caída en el PBI estimado (de 0,5%), debida a la paralización de la obra del Gasoducto Sur Peruano por las denuncias de corrupción contra la empresa Odebrecht, el panorama se torna bastante sombrío.

Y es que las expectativas de los consumidores están basadas en las señales; y la reacción de los mercados, sobre todo el financiero, es muy sensible a la coyuntura. Hoy se generan menos puestos de empleo que hace una década, y eso sí es sumamente preocupante. Es por ello que se necesita atacar el problema de manera frontal.

La única forma de generar empleo es con una mayor inversión privada. Y para ello se requiere una política fiscal que esté dispuesta a jugársela por la reactivación económica. Esto implica, necesariamente, que la ejecución de los presupuestos en regiones y municipios sea diligente y oportuna.

Hoy nos encontramos entrampados, y resulta clave desenredar los nudos. Por un lado, la aprobación de los decretos legislativos necesarios para que el dinero fluya a los gobiernos locales y regionales, y así se logre la ejecución de las obras públicas. Y por otro, el desarrollo de instrumentos financieros innovadores —vía Cofide, Agrobanco y Banco de la Nación—, que posibiliten la dinamización del mercado hipotecario y de agroexportación para consumidores y empresas de tamaño mediano y pequeño.

El logro del retorno a la senda de expansión económica pasa de las cifras macroeconómicas estables a una microcirugía en la que seamos capaces de identificar oportunidades sectoriales y movamos a las empresas y personas del statu quo en el que se encuentran aquellas que aún disfrutan del confort, para que sean pivotes de la innovación y el crecimiento económico. No es fácil lo que propongo, lo sé, pero soy consciente de que hay empresarios innovadores y con visión de futuro que reconocen la importancia de desarrollar mercados y hacer reingenierías de procesos y de costos, con el fin de ser competitivos y sostenibles en el largo plazo.

Los jóvenes de hoy se merecen las mejores oportunidades para acceder a posiciones adecuadamente remuneradas. Es tarea nuestra trabajar en conjunto con el gobierno para empujar todos en la mismo dirección.

Giovanna Prialé Reyes