Giovanna Priale

Giovanna Priale

Cuerdas separadas: economía y política

Para que el ruido político no afecte las expectativas del país

Cuerdas separadas: economía y política
Giovanna Priale
15 de diciembre del 2017

 

Hace unos días, un brillante economista, y al mismo tiempo muy querido amigo, Waldo Mendoza, fue entrevistado en el diario Gestión y afirmó que, para él, la economía y la política en el Perú sí se mueven en cuerdas separadas. Hace mucho tiempo que el profesor Waldo Mendoza viene señalando que siendo el Perú una economía tan pequeña, contribuye con el 0,3% al PBI mundial (datos nominales), cerca de 2/3 de las razones que explican su crecimiento se sustentan en el desempeño económico del resto del mundo, sobre todo de las economías más grandes.

Y es que esta hipótesis —que además el profesor Mendoza ha demostrado con un análisis detallado del comportamiento de la economía peruana y de los famosos boom del caucho, del petróleo y del cobre— sustenta que el precio de estos insumos genera no solo en mayores ingresos para los exportadores, sino también una mayor recaudación y mayores inversiones de las empresas que venden estos commodities al resto del mundo. Y con ello generan además sinergias económicas positivas en los sectores vinculados.

Estas son en este momento, sin duda alguna, buenas noticias para el peruano que ha pasado años complicados con una ralentización de la economía que solo le ha generado menor bienestar y, en algunos casos, desempleo y sobre endeudamiento. Al menos para mí, resulta un mensaje contradictorio y que va en línea opuesta al discurso que se trató de desarrollar en la CADE.

Pero es necesario usar esta separación de cuerdas de manera temporal para impulsar la inversión pública y privada, para que el ruido político no afecte las expectativas de empleabilidad y mejora en la calidad de vida de los hogares peruanos. La ministra de Economía ha planteado una agenda de trabajo en materia económica que supone agilizar las inversiones, diversificar la exportación a través de la formación de mesas de trabajo y lograr que los gobiernos regionales y locales gasten en proyectos productivos, y que con ello generen empleo y recaudación.

Estoy más que preocupada por la baja recaudación de la Sunat, pues eso nos obliga a reflexionar sobre la urgencia de realizar acciones de cobranza efectiva sobre los cientos de clínicas, veterinarias, restaurantes y demás establecimientos de tamaño mediano que hoy evaden el pago de impuestos y de obligaciones sociales a través de distintas modalidades. Pongamos en marcha operativos conjuntos Sunat/Sunafil, hagamos visitas inopinadas, y consultas de información financiera en línea, entre otras acciones de corto plazo, que nos permitan elevar este 12,7% del PBI. Sin dinero no hay posibilidad de gastar en proyectos para mejorar la calidad de vida de nuestros compatriotas. No seamos indolentes.

Urge sí que luego de esta depuración de la corrupción, instaurada en nuestra sociedad como casi parte de una práctica común, las cuerdas se unifiquen y el objetivo de la política pública y la sostenibilidad económica se clarifiquen y tengamos un objetivo único y común: seguir creciendo para reducir la pobreza, sobre todo la extrema; atacar la desnutrición; reformar la salud y la educación como condiciones necesarias para garantizar la igualdad de oportunidades. Y también reestructurar el marco normativo para que el mercado laboral y el sistema de protección social sean mucho más inclusivos, generen empleo y, con ello, lograr la innovación y sostenibilidad del modelo económico y del contrato social, a largo plazo.

La democracia se defiende, así como la institucionalidad de los poderes del Estado. Nos ha costado años de sacrificio vencer al terrorismo, a la hiperinflación y a la estatización de la banca. Ahora vamos a derrotar a la corrupción, porque los peruanos merecemos mucho más, y nuestros hijos esperan que seamos exitosos y les entreguemos un Perú mucho más igualitario, en el que la justicia sea eficiente y el acceso a las mínimas condiciones de vida esté garantizado.

 

Giovanna Priale
15 de diciembre del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

A trabajar muy duro, a pesar de todo

Columnas

A trabajar muy duro, a pesar de todo

  Sin duda alguna la coyuntura política resulta má...

12 de octubre
Inestabilidad política y turbulencias económicas

Columnas

Inestabilidad política y turbulencias económicas

    El Poder Judicial dictaminó que el ex president...

05 de octubre
El rol del regulador y la defensa del individuo

Columnas

El rol del regulador y la defensa del individuo

  Hace ya algunos años, en mi paso por la actividad p&uac...

28 de septiembre

COMENTARIOS