Víctor Andrés Ponce

LA COLUMNA
DEL DIRECTOR >

Entre la unidad nacional y la disgregación

Consecuencias de la clasificación mundialista

Entre la unidad nacional y la disgregación
Víctor Andrés Ponce
17 de noviembre del 2017

Quien considera que la clasificación nacional al mundial de Rusia 2018 no tendrá efectos políticos puede equivocarse de gravedad. La euforia nacional, la emergencia de una peruanidad más allá de sectores sociales y económicos —que despierta el triunfo de Perú—, no solo nos revelan la pasión que desata el hecho de volver a un mundial de fútbol luego de 36 años, sino que la sociedad parece buscar espacios diferentes, alternativos a los que se generan en la arena pública, aquellos que desatan las guerras de los medios y los políticos, y que originan las acusaciones y judicializaciones entre los actores públicos. En el Perú la política disgrega y el fútbol unifica y desarrolla convergencias.

El fútbol, entonces, puede tener enormes efectos en la política. Y quizá el actor político que interprete adecuadamente estas tendencias puede convertirse en el ganador de la situación que parece aproximarse. Si a esto le sumamos la próxima visita del Papa que, de una u otra manera, nos recordará lo que se solía decir acerca de que antes que el Perú estaba el catolicismo y que luego del Perú seguramente continuará el catolicismo, quizá los políticos se vean obligados a ajustar estrategias y tácticas de aquí hasta el segundo semestre del 2018.

Ahora bien si el presidente Kuczynski utiliza los posibles ventarrones de popularidad para seguir permitiendo que algunos sectores del Ejecutivo echen, como se dice, más leña al fuego, luego de los baños de masas del fútbol y la visita papal, la polarización podría recrudecer hasta niveles impensados. Una crisis de gobernabilidad real, entonces, podría desatarse.

Los intentos de judicializar a los opositores y las exageradas inversiones publicitarias en los medios —que forman parte fundamental del software nadinista— no pueden continuar más. Algo hay que hacer y debe existir un corte clarísimo.

De otro lado, el fujimorismo no puede aceptar ser arrinconado por las estrategias de judicialización de la llamada izquierda caviar y convertirse en una fuerza de pura oposición que solo se defiende y contraataca. En todo caso ese tipo de reacciones es funcional al plan de la izquierda caviar que busca precipitar el choque Ejecutivo-Legislativo. En ese sentido, el movimiento naranja está en la responsabilidad de presentar su plan de reformas, en su condición de mayoría absoluta legislativa y de actor fundamental de esta especie de Gobierno dividido que sancionó las elecciones generales del 2016.

Si el Ejecutivo abandona los consejos del ala izquierda del oficialismo y el fujimorismo se posiciona como una oposición prorreforma, quizá el Perú comience a recuperar el tiempo perdido en la guerra de poderes que se desató luego de las elecciones generales. A la sombra de la euforia nacional que desatan el fútbol, la visita papal y el incremento del precio del cobre, los constructores de acuerdos a ambos lados de la mesa deberían echar mano de todas sus artes para lograr un nuevo momento entre pepekausas y fujimoristas.

Si no se logra restablecer las tendencias proconvergencia en la política, el Perú entrará a un segundo año de polarización política en el que se desterrará la posibilidad de una nueva ola de reformas. Y solo se favorecerá a la frivolidad de la izquierda caviar, mientras se sirve la mesa a las propuestas antisistema el 2021.

Víctor Andrés Ponce
17 de noviembre del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

La hora del pacto Keiko-PPK

Columna del Director

La hora del pacto Keiko-PPK

  A veces cuando más negra es la noche, más cerca ...

11 de diciembre
Guerra total: fiscales versus Fuerza Popular

Columna del Director

Guerra total: fiscales versus Fuerza Popular

  A entender del suscrito, no existe el menor argumento jur&iacu...

08 de diciembre
El peligro del adelanto de elecciones

Columna del Director

El peligro del adelanto de elecciones

Las supuestas relaciones laborales del presidente Kuczynski —neg...

06 de diciembre

COMENTARIOS