Víctor Andrés Ponce

LA COLUMNA
DEL DIRECTOR >

El repliegue de Alberto

Escribiendo un manual de incoherencias políticas

El repliegue de Alberto
Víctor Andrés Ponce
20 de abril del 2018

 

Después de haber pretendido hacer volar por los aires a Fuerza Popular, en base a una alianza con el ex presidente Kuczynski, Alberto Fujimori se repliega a sus cuarteles y levanta una bandera blanca. En acto incomprensible para la política y también para la condición humana, Alberto utilizó la obra pública pepekausa para desgranar a Fuerza Popular, intentar destruir a su hija Keiko y levantar a un indescriptible Kenji hasta las alturas. Los medios y las encuestadoras ayudaron con premura y, de pronto, el movimiento que durante dos años de guerra política, finalmente, logró el indulto de Alberto, comenzaba a ser destruido por el propio indultado. Hasta que aparecieron los kenjivideos, y PPK , Kenji y el propio Alberto entraron en la noche más oscura.

Alberto logró a medias su objetivo: Fuerza Popular está parcialmente destruida; pero a PPK y a Kenji le esperan los tribunales y posibles sentencias, en tanto que el indulto está al borde del abismo por la mano errática del propio Alberto. Por su lado, Keiko, consciente de que ha terminado la guerra con el Ejecutivo —que pretendía desaparecer a Fuerza Popular— ha comenzado la reorganización de su movimiento y viaja frenéticamente al Perú profundo, como suele hacerlo en los últimos 17 años. En un país sin guerra política entre Ejecutivo y Legislativo todo puede cambiar. Veremos.

Sin embargo, el indescriptible Kenji acaba de blindar a Keiko en la Fiscalía luego de amenazar de que enviaría a su hermana a los infiernos. En el acto, los trascendidos se dispararon: la guerra de los Fujimori había terminado por un pacto familiar, Kenji cerraba la boca, Keiko feliz, y Alberto aseguraba el indulto. Algo más. Alberto, el padre, reunificaba a los hijos.

Semejante historia probablemente corresponde al deseo de quienes pretendieron reducir la más profunda crisis de gobernabilidad de los últimos 17 años —que terminó con la renuncia de Kuczynski— a una guerra de la familia Fujimori. El suscrito considera que nunca fue así. La crisis de la democracia peruana se explica por la irresponsabilidad del ex presidente Kuczynski, que consideró que el Perú era una simple jornada en la bolsa y no un fenómeno social complejo. En ese camino se desató la guerra con Fuerza Popular, y Alberto utilizó a Kenji para escribir un manual sobre cómo traicionar a tu propio movimiento si no puedes controlarlo, tal como lo hizo con Vamos Vecino en los noventa.

Más allá de cualquier error, Keiko se mantuvo en sus trece. Fuerza Popular no es un epifenómeno de los noventa ni su identidad comenzaba o terminaba con el indulto. La gracia presidencial tenía que llegar como parte de un gran pacto político. Alberto ignoró esa estrategia y perpetró varios 5 de abril, y hoy su indulto cuelga de un hilo.

En este contexto, Keiko está más que obligada a ratificar su conducta. Desde el punto de vista de Fuerza Popular, de la lógica institucional del Congreso y del mensaje que se pasa a la sociedad, es imposible salvar a Kenji del desafuero y del proceso judicial correspondiente. Si eso sucede, entonces quienes sostenían que Fuerza Popular era la expresión de una dinastía tendrán absoluta razón. Sin embargo Fuerza Popular sí está en la obligación de defender el indulto porque corresponde a una política de Estado, a una interpretación de la historia, y es una manera de enfrentar todas las estrategias y relatos de la izquierda sobre los noventa; además de reivindicar a un sentenciado en un juicio injusto.

Fuerza Popular no debe abandonar su mensaje. El apellido no cuenta en una fuerza institucionalizada, y menos la idea de un patriarca o una familia. Eso debería acabarse para siempre. Únicamente desde esa postura el keikismo puede intentar reorganizarse, volver al camino de las urgentes reformas que necesita el Perú, y superar los terribles yerros de haber conformado una bancada parlamentaria con varios “impresentables”, como se dice.

 

Víctor Andrés Ponce
20 de abril del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Ajustando el Gabinete

Columna del Director

Ajustando el Gabinete

  Es incuestionable que el presidente del Consejo de Ministros (...

21 de mayo
Paolo y una sociedad sin héroes

Columna del Director

Paolo y una sociedad sin héroes

  Es innegable que la sanción en contra de Paolo Guerrero...

18 de mayo
Ministras anti inversión al ataque

Columna del Director

Ministras anti inversión al ataque

  Ha trascendido que unos días atrás la ministra d...

16 de mayo

COMENTARIOS