Víctor Andrés Ponce

LA COLUMNA
DEL DIRECTOR >

El fujimorismo versus El Comercio

El fujimorismo versus El Comercio
Víctor Andrés Ponce
12 de noviembre del 2017

Reflexiones sobre política y media

El fujimorismo se asemeja a un ejército que pretende desarrollar un blitzkrieg en contra de todas las baterías antifujimoristas. En ese camino desarrolla conductas legítimas frente actos políticos que buscan vetar su participación en el sistema democrático, pero también desarrolla sobrerreacciones difíciles de entender. Por ejemplo, hoy es evidente que un sector de fiscales pretende judicializar a Fuerza Popular hasta el 2021, con una clara intención política; pero, ¿por qué enfilar contra el presidente Kuczynski en momentos en que las relaciones Ejecutivo - Legislativo mejoran sustancialmente con el Gabinete Aráoz? ¿Acaso no perciben que la llamada “izquierda caviar” está en guerra contra Mercedes Aráoz por los cambios en educación, salud y justicia?

Más allá de los yerros naranjas, el interrogatorio a Marcelo Odebrecht, con presencia de la defensa de Keiko Fujimori, se podría convertir en el gran escenario que confirme la tesis fujimorista acerca de que se pretende judicializar a su candidata hasta el 2021, a semejanza de la megacomisión Tejada que destruyó la candidatura de García pese a ser puro humo. ¿Por qué podría favorecer a los naranjas?

Todo parece indicar que los chicos de El Comercio han pisado una peligrosa cáscara de plátano, o simplemente se han dejado llevar por las pasiones. En una portada se llegó a afirmar que Odebrecht había confirmado el financiamiento de la campaña de Keiko. Sin embargo, Edward García Navarro, el abogado de la lideresa del fujimorismo, estuvo presente en la diligencia grabada y desmintió toda la información del mencionado diario. Según esta versión, Odebrecht negó el financiamiento a Fuerza Popular, dijo que no conocía a Keiko y que no hubo entrega de US$ 500,000. Esta versión fue presentada en una carta por el prestigioso abogado Arsenio Oré Guardia, un hombre estrictamente profesional y alejado de cualquier leguleyada.

Pero, ¿cómo se defendió El Comercio? En el programa de Milagros Leiva en RRP —uno de los más equilibrados—, Graciela Villasís, jefa de la Unidad de Investigación de El Comercio, solo enfatizó la confiabilidad de sus fuentes. La periodista se amparaba en la reserva fiscal. Luego, el congresista fujimorista, Miguel Ángel Torres, mencionó un testigo, en este caso García Navarro, y respaldó su versión en una persona con nombre y apellido.

Desde el punto de vista del periodismo y la información, ¿quién se aproximaba a la verdad? ¿Quién estaba más cerca de las reglas del periodismo? ¿Se justificaba la portada de El Comercio? Todo parece indicar que las respuestas se caen de maduras. El gran problema es que esta versión solo fue difundida en el programa de Leiva; pero fue ignorada, silenciada, en la gran media nacional. Incluso La República habló de amenazas a la prensa.

No es un secreto que el fujimorismo irá por el juicio de difamación contra El Comercio, y seguramente tiene las de ganar. Es la manera más directa de demostrar cómo se pretende judicializar la candidatura de Fuerza Popular mediante una sinergia de ciertos fiscales y medios. Sin embargo, ¿qué ha sucedido con la media peruana? ¿Qué ha pasado con una de las prensas más irreverentes e independientes del continente luego de la caída del fujimorato? A nuestro entender, estamos contemplando la resaca del nadinismo que, como uno de los componentes de un plan autoritario frustrado, convirtió al Estado en el principal anunciante de los medios de comunicación. Solo basta mirar las cifras de publicidad y entender por qué gran parte de la prensa nacional hoy se ha convertido en un actor político más y tiene una enorme responsabilidad en el bloqueo político.

En todo caso, el Gabinete Aráoz tiene la responsabilidad de cambiar esta distorsión democrática que tanto entusiasmo causó en el Gabinete Zavala. La libertad de prensa se basa en la propiedad privada de los medios de comunicación (de lo contrario el Estado sería el propietario), sin embargo la publicidad puede convertirse en un mecanismo silencioso de estatización y politización de la media.

 

Víctor Andrés Ponce

Víctor Andrés Ponce
12 de noviembre del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

¿Triunfa el antifujimorismo?

Columna del Director

¿Triunfa el antifujimorismo?

En esta columna no participamos de la simplicidad con que el antifujim...

22 de noviembre
Empate entre fujimoristas y antifujimoristas

Columna del Director

Empate entre fujimoristas y antifujimoristas

El blitzkrieg fujimorista que enfrenta a todas las baterías ant...

20 de noviembre
Entre la unidad nacional y la disgregación

Columna del Director

Entre la unidad nacional y la disgregación

Quien considera que la clasificación nacional al mundial de Rus...

17 de noviembre

COMENTARIOS