Víctor Andrés Ponce

LA COLUMNA
DEL DIRECTOR >

¿Acercamiento o confrontación?

Efectos políticos de la reaparición de Keiko

¿Acercamiento o confrontación?
Víctor Andrés Ponce
28 de agosto del 2018

 

Es evidente que Keiko Fujimori ha recuperado la ofensiva política con las entrevistas concedidas a Canal N y a RPP, sobre todo porque al revelar que sostuvo dos reuniones con el presidente Vizcarra (la última de ellas hace un mes y medio) pretende dejar en claro que Fuerza Popular siempre se propuso colaborar con el Ejecutivo. Algo más: las menciones acerca de que en el Congreso se apostará por la ampliación de la vigencia de la Ley de Promoción Agraria, por una nueva Ley de Hidrocarburos, y que se insistirá con el sistema de semáforos para las etiquetas de los alimentos industriales, podría revelar que el fuerzapopularismo ha decidido reconciliarse con la centro derecha, con el mundo de las inversiones y los empresarios. Sin embargo, la idea de una ofensiva fujimorista viene acompañada con un cambio repentino de Vizcarra hacia la defensiva.

El hecho de que el Presidente pretendiera bajarle la llanta a la entrevista de Keiko en RPP —el jefe de Estado era entrevistado a la misma hora por Canal 4— no solo revela las graves limitaciones de un asesor argentino sobredimensionado, sino la defensiva en la que estaba el jefe de Estado luego de que la noche anterior la lideresa del fujimorismo contara que sostuvo dos juntas con él. Las explicaciones de Vizcarra sobre porqué las juntas fueron secretas solo enredan más la desubicación presidencial y lo muestran frágil en extremo. ¿Dónde estaba el asesor gaucho?

Lo correcto hubiese sido que Vizcarra se colocará por encima de las circunstancias y que pasará a otro capítulo con rapidez. Sin embargo, le era difícil: no solo estaba quedando como mentiroso (ante la prensa extranjera había negado reuniones con Keiko), sino también —por decir lo menos— como un político capaz de clavar el puñal cuando el compañero de ruta está en extrema debilidad. Lo hizo con PPK cuando el ex jefe de Estado se vio obligado a renunciar, y estaba haciéndolo con Fuerza Popular cuando las encuestas registraban la caída del fujimorismo.

Cualquiera sea el ángulo de análisis, Vizcarra ha perdido con la reaparición de Keiko, no solo por los banderillazos clavados a la propuesta de reforma política, sino por ese estribillo acerca de lo urgente y lo importante que dejó la lideresa de Fuerza Popular. Si bien Keiko cometió un grave error al no colocar la reforma del sistema de justicia como un asunto de urgencia —junto a la reconstrucción del norte, la anemia infantil y el friaje— es evidente que clavó algunas flechas recordando que el Ejecutivo tiene el poder y debe gobernar.

Ahora bien, ¿cuáles son las consecuencias de la reaparición de Keiko? Es incuestionable que existe un escenario que alimenta la confrontación, en el que la democracia y todos los peruanos —sobre todo los más pobres— pueden perder. Las banderillas de Keiko podrían cancelar cualquier posibilidad de diálogo y organizar una colisión de poderes en la que resurja la posibilidad de una salida excepcional para la democracia.

Sin embargo, también existen enormes posibilidades de que la reaparición de Keiko organice una salida a favor de los entendimientos prorreformas. ¿Por qué? Los asesores desbocados, los encuestadores que se creen estrategas políticos, los medios convertidos en maquinarias de propaganda y antipropaganda y los columnistas de la bronca callejera adquieren protagonismo y son alimentados en sus egos por el gigantesco vacío de poder que estaba dejando Fuerza Popular. Si la mayoría legislativa se repliega en todos los terrenos, entonces siempre existirá un jefe de Estado que puede llegar a considerar que tiene la cancha absolutamente libre y que, incluso, puede candidatear en las elecciones del 2021.

Hoy las cosas parecen equilibrarse. Más allá de gustos o disgustos, es una buena noticia para la democracia que Fuerza Popular haya decidido recobrar su lugar en la política. Claro está que si vuelve a cometer los yerros de antes, como se dice, que Dios nos halle confesados.

 

Víctor Andrés Ponce
28 de agosto del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Crónica legislativa

Columna del Director

Crónica legislativa

  El presidente del Consejo de Ministros, César Villanuev...

21 de septiembre
Presidente, usted ganó. ¿Y ahora?

Columna del Director

Presidente, usted ganó. ¿Y ahora?

  El Congreso de la República, demostrando cierta madurez...

19 de septiembre
La confianza de Vizcarra que posterga la reforma

Columna del Director

La confianza de Vizcarra que posterga la reforma

  El presidente Martín Vizcarra ayer cruzó el Rubi...

17 de septiembre

COMENTARIOS