Globalización

En América Latina falta capitalismo

Estancamiento económico e incremento del populismo

En América Latina falta capitalismo
  • 06 de July del 2018

 

Mientras todos los países emergentes del planeta, de una u otra manera, con marchas y retrocesos, avanzan hacia reformas que aumentan la competitividad y la productividad de sus economías, en América Latina las resistencias a las reformas lentifica el crecimiento y el proceso de reducción de pobreza. Es decir, mientras la mayoría de países en desarrollo avanza hacia el capitalismo y la globalización —pese al proteccionismo y la guerra comercial desatada por Trump—, en nuestra región la ofensiva general de la izquierda y los populismos amenaza con detener el crecimiento económico.

No es extraño entonces que las reformas laborales, de los sistemas de pensiones, la persistencia de los déficits fiscales, los enormes retrasos en la solución de los problemas de infraestructura comiencen a convertirse en los muros del crecimiento latinoamericano. Ni qué decir sobre las reformas educativa y de salud, ni de la movilización de la sociedad y los mercados alrededor de la innovación. La región comienza a estancarse en casi todos los indicadores y rankings mundiales que tienen que ver con el desarrollo. En este contexto tampoco es extraño que Manuel López Obrador gane la elección en México, la segunda economía de la región; ni que Gustavo Petro, un postulante abiertamente chavista, haya disputado la segunda vuelta en Colombia.

En la región los populismos emergen precisamente porque la resistencia a las reformas ralentiza el crecimiento y el proceso de reducción de pobreza, afectando el bienestar de los ex pobres que, desesperados, suelen votar por candidatos populistas. Las cifras económicas y proyecciones de crecimiento confirman que América Latina comienza a estancarse de manera alarmante. En el Fondo Monetario Internacional (FMI), por ejemplo, se considera que la economía del planeta creció 3.7% en el 2017 y para el 2018 se prevé un incremento de 3.9%.

Como todos sabemos, las economías emergentes suelen presentar las tasas altas de crecimiento debido a las enormes potencialidades de las sociedades en desarrollo que no han transitado las diferentes etapas de la revolución industrial. Por ejemplo, el FMI considera que las economías emergentes de Asia crecerán alrededor de 6.5% en el 2018. Las economías emergentes de Europa se expandirán por encima de 5%. En cuanto la región de Oriente Medio, Norte de África, Afganistán y Pakistán el FMI proyecta una expansión del 3.5%. En el África subsahariana se proyecta un crecimiento de 3.3% para este año. Sin embargo, aquí viene la mala noticia: según el FMI, América Latina crecerá apenas 1.9% en el 2018. Es decir, a la cola de todas las economías emergentes del planeta.

Si bien entre las economías latinoamericanas y otras de África y Medio Oriente existen notables diferencias económicas y sociales, resulta incuestionable el peligroso estancamiento de la región. Diversos economistas han señalado que Latinoamérica comienza a hundirse en la peligrosa trampa de los ingresos medios, que afecta a las sociedades que logran expandir sus economías y reducir pobreza considerablemente luego de una primera generación de reformas. Sin embargo, después de avances económicos y sociales espectaculares, este tipo de sociedades ya no puede seguir pagando salarios bajos ni competir con las economías industrializadas, ni menos insertarse en las tendencias de la IV Revolución Industrial.

En este contexto las sociedades de ingreso medio estancan su crecimiento y vuelven a aumentar pobreza, tal como sucedió en el Perú en el 2017. En esta situación se interrumpen las posibilidades de expandir el bienestar y las precarias clases medias (ex pobres) se desesperan y terminan votando en contra del modelo que los sacó de la pobreza. Si a estos hechos le sumamos el fracaso de las élites políticas latinoamericanas, el cáncer de la corrupción y el descrédito de las instituciones, entonces tendremos el porqué de que la región haya entrado en un peligroso invierno, y el porqué de que el populismo empieza a hacer su garbanzal. Es hora de reaccionar.

 

  • 06 de July del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

La amenaza populista en Argentina

Globalización

La amenaza populista en Argentina

  El triunfo abrumador de Jair Bolsonaro en Brasil signific&oacu...

14 de November
Capitalismo versus anticapitalismo en América Latina

Globalización

Capitalismo versus anticapitalismo en América Latina

  En este portal asumimos una clara definición ideol&oacu...

02 de November
Plan de Macri logra gran respaldo

Globalización

Plan de Macri logra gran respaldo

  Pese a las protestas promovidas por la izquierda en las afuera...

30 de October

COMENTARIOS