Globalización

Ecuador: Fiscalía investiga a Rafael Correa

Presidente propone ley contra la corrupción

Ecuador: Fiscalía investiga a Rafael Correa
  • 20 de September del 2018

 

Rafael Correa, el ex presidente ecuatoriano chavista, ha sido incluido en una investigación por ser parte de una presunta banda criminal, y acusado por enriquecimiento ilícito junto a otros funcionarios públicos por el caso Lava Jato. Ante esto, el presidente Lenín Moreno envió un proyecto de Ley a la Asamblea Nacional para combatir la corrupción y recuperar los recursos del Estado.

Esta investigación por parte de la Fiscalía General de Ecuador incluye al ex vicepresidente Jorge Glas (condenado a seis años por recibir coimas de Odebrecht); a Alexis Mera, secretario jurídico de la Presidencia; y a José Serrano, ex ministro del Interior, además de los ex fiscales generales Carlos Baca y Galo Chiriboga, al ex contralor Carlos Pólit y al ex procurador Diego García.

Según Infobae, una comisión cívica calcula que la corrupción causó pérdidas de más de US$ 24,742 millones durante la década del socialista Rafael Correa (2007-2017). En este contexto, Moreno propuso a la Asamblea Nacional un proyecto de ley para recuperar los fondos del Estado. Esa ley permitiría la incautación de bienes a los culpables de peculado. Moreno también plantea otorgar recompensas a quienes colaboren para hallar la ubicación de los recursos robados. Además, propone eximir de sanciones a aquellos arrepentidos que aporten a la justicia proporcionando información valiosa para las investigaciones.

La corrupción correísta le ha costado caro a Ecuador. En 10 años, Correa le dejó a Moreno cifras preocupantes. La deuda externa se situó en US$ 25.68 millones, el 26,3% del PIB. Además el país norteño tiene un déficit fiscal del 7,2% del PIB, que representa más de US$ 7,000 millones. Correa está en Bélgica, mientras su ex vicepresidente está preso por el caso  “Lava Jato”. Correa también está involucrado en las preventas del petróleo a China y Tailandia. Según el activista político Fernando Villavicencio —en declaraciones a CNN— estos actos ilícitos provocaron al país una pérdida de alrededor de US$ 2,200 millones.

Tanto Moreno como quienes defienden la democracia desean que esta reforma tenga la misma "suerte" que los referendos que dieron fin a la reelección indefinida y la instauración de la muerte civil para los funcionarios públicos culpables de corrupción. Pero esta vez Moreno necesitará de la aprobación del parlamento. Principalmente de su partido, aunque se encuentre dividido entre 28 correístas y 19 morenistas. Ellos deberán renunciar a sus diferencias por el bien de Ecuador, ya que la oposición cuenta con 90 legisladores.

A entender de este portal, resultan fundamentales tanto la lucha de Moreno en contra la corrupción como su distanciamiento del chavismo y correísmo. Esto es saludable para el país norteño, y además ayudará a atraer la inversión privada. Sin embargo, Moreno debe aprender de los errores económicos de Correa. La economía de Ecuador no debería depender solo del petróleo, uno de los grandes errores del gobierno correísta, pues el petróleo cayó del récord de US$ 98 el barril en 2012 a US$ 35 en 2016.

Moreno se comprometió a aumentar de US$ 50 a US$ 100 el Bono de Desarrollo Humano (BDH), un programa destinado a madres de familia pobres, ancianos y discapacitados. Pero este subsidio representaría un aumento del gasto público del 3% del PIB. Esto ocasionaría un aumento en la inflación de Ecuador, incrementando la pobreza en el futuro. Lo mejor sería que esa praxis socialista, iniciada por Jamil Mahuad, se regule ahora. De lo contrario, una posible crisis como la de los años noventa obligaría a Moreno a reducir el BDH inclusive a menos de los US$ 50 que estableció Correa, quien incrementó de US$ 12, 06 millones a US$ 38,208 millones el gasto público.

El aumento del BDH y la construcción de más de 325,000 viviendas no son medidas sabias, y Moreno nunca debió de hacer estas promesas en campaña. El presidente ecuatoriano debe “abrir los ojos” y distanciarse por completo del socialismo correísta. La hiperinflación del millón por ciento que causó el chavismo en Venezuela y la crisis Argentina provocada por el socialismo de los Kirchner nos enseñaron que realizar obras públicas, a cambio de pobreza a largo plazo, resulta demasiado insensato.

 

  • 20 de September del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Bolivia, ¿la nueva Venezuela?

Globalización

Bolivia, ¿la nueva Venezuela?

  La decisión del Tribunal Constitucional de Bolivia de p...

10 de December
¿Una nueva Guerra Fría?

Globalización

¿Una nueva Guerra Fría?

  Desde que el presidente Donald Trump retiró a Estados U...

21 de November
Bolsonaro en la encrucijada

Globalización

Bolsonaro en la encrucijada

  En este portal hemos sostenido reiteradamente que en Am&eacute...

20 de November

COMENTARIOS