Globalización

De Soto en esfuerzo mundial contra la pobreza

Ideas de economista y blockchain organizan propuesta

De Soto en esfuerzo mundial contra la pobreza
  • 06 de April del 2018

 

En el siguiente artículo de la revista AméricaEconomía se revela la alianza entre el economista Hernando de Soto y el multimillonario Patrick Byrne con el objeto registrar los activos y propiedades de dos tercios de la humanidad que no acceden a la informalidad. ¿Cómo se hace? A través de la tecnología digital blockchain que creará un registro digital mundial de propiedad. ¿Cuál es la filosofía de este emprendimiento? Las tesis de De Soto planteadas en “El misterio del capital”. Ante una noticia de tanta importancia para el capitalismo mundial, El Montonero.pe reproduce este artículo de enorme trascendencia.



Por Gwendolyn Ledger, Lima y Midvale

 

Si aún no ha escuchado hablar sobre De Soto Inc., debería informarse. A paso firme, la compañía creada por el economista peruano y el creador de Overstock está usando la tecnología blockchain para mapear los registros de propiedad de todo el planeta. AméricaEconomía conversó en exclusiva con ambos para saber detalles de su bromance, un coqueteo de ideas en torno a los economistas austriacos, una vicuña bautizada como Kusi y la cadena de bloques que revoluciona el mundo.

Imagine esta escena: es octubre de 2014 y en la montañosa Midvale, en Utah, se siente el frío del otoño boreal. Un helicóptero sobrevuela y la gente mira hacia el cielo. Los camarógrafos enfocan sus lentes hasta captar ese punto lejano que poco a poco se hace más grande, en directa relación con la intensidad de los aplausos y vítores de los asistentes. Un paracaídas se abre y Patrick Byrne, cual avecilla, inaugura así el edificio bautizado como El Coliseo de la Paz, la casa matriz de Overstock, una de las mayores empresas de retail por Internet.

Si bien la compañía que hoy reporta ganancias por US$ 1,800 millones se inició a principios de 1999 de forma más bien modesta, el pasado de Byrne no tiene nada de humilde. Su padre y él trabajaron de forma estrecha con Warren Buffett. Uno como director de White Mountains Insurance Group, el otro como CEO de Fechheimer Brothers Inc; ambas empresas de la sociedad tenedora estadounidense Berkshire Hathaway, de la que el magnate, el tercer hombre más rico del planeta (según el listado ad hoc elaborado por Forbes en 2017), es su director ejecutivo.

Con todo, Byrne podría catalogarse como la encarnación del arquetipo de un millonario alternativo. Graduado de Stanford y con un doctorado en filosofía, es defensor a ultranza del liberalismo, del aporte social de los emprendedores y de la importancia de la educación. Habla chino y japonés, practica taekwondo y ha salido airoso del cáncer en al menos tres ocasiones. Con ese mismo ahínco se transformó en pionero del e-commerce, cuando en 2014 su compañía decidió aceptar compras en bitcoins.

Por eso no sorprende que Byrne se haya unido en 2017 al economista peruano Hernando de Soto para crear De Soto Inc., la empresa que pretende usar tecnología blockchain para actuar como la memoria de un libro mundial de registros digitales de propiedad. Con este producto, ambos apuestan a que dos tercios de los habitantes del planeta, que no han sido tocados por los beneficios del capitalismo, puedan ahora acceder a créditos, estudiar y eventualmente convertirse en pequeños empresarios, y de esa forma dejar atrás la pobreza.

Separados al nacer

“¿Has visto esas viejas películas de kung-fu en las que el discípulo permanece varios días bajo la lluvia, afuera de la choza de su maestro, esperando ser aceptado, para comenzar su instrucción? Ese fui yo, tratando de convencer a Hernando (De Soto) de que me dejara trabajar con él”, rememora animado Patrick Byrne, en exclusiva para AméricaEconomía.

Fueron tres días en los que maestro y discípulo descubrieron que compartían ideales y gustos, en los que la base de la relación se cimentó en la meta conjunta de aportar al combate contra la pobreza. “Mi tesis doctoral argumentaba que la propiedad es muy importante para ese fin, y que los derechos de propiedad son el primer paso; ahí yo postulaba que la izquierda ha sido, en general, muy antagónica con los derechos de propiedad y que esto ha sido un error, porque si de verdad te interesa ayudar a los pobres, lo primero es darles esos derechos. Y ese es también el argumento del libro de Hernando”, explica, refiriéndose a El Misterio del Capital. “Así fue como descubrimos que habíamos sido separados al nacer”, bromea Byrne.

“Quise ir a buscarlo al aeropuerto, pero nos desencontramos. Cuando finalmente llegué a casa, vi a un hombre en un kimono azul de seda encantado con Kusi, mi vicuña”, recuerda De Soto sobre su primer encuentro con Byrne, en Lima. “Conforme nos fuimos conociendo, me encontré a una persona con una energía brutal, con el mismo gusto por los filósofos austriacos que me había mencionado en varios de sus escritos aún sin conocerme, y con una construcción (mental) muy similara la mía, lo que hizo que nos lleváramos muy bien”, añade.

Su bromance se inició en esos días de conversación, luego de que ambos se contactaran a través de un amigo en común, justo después del más reciente viaje de De Soto a la isla Necker, donde se realiza el ya tradicional encuentro anual de blockchain que organiza el CEO de Virgin Mobile, Richard Branson. Desde entonces se han vuelto casi inseparables.

Pero formar una empresa no es tan fácil como iniciar una amistad. Y para que De Soto Inc. se concretara, Byrne y el economista peruano han debido viajar por todo EE. UU., y sobre todo a Washington D. C., epicentro del poder político, donde algunos hombres clave, como el ex presidente Bill Clinton o el ex senador y economista Phil Gramm, ya han dado su beneplácito a la empresa, lanzada la última semana de diciembre de 2017. “Tenemos el papeleo legal hecho; contamos con 15 personas, entre desarrolladores, artistas gráficos y profesionales de todo tipo. Hernando trabajó por meses en enseñarnos a todos su visión y lo tradujimos en un software”, detalla Byrne.

La empresa está armando un repositorio global en el que la propiedad y las transferencias puedan registrarse. El proceso aspira a promover los intereses de las personas que actualmente viven fuera del sistema, como también los de las corporaciones transnacionales que están tratando de negociar con propietarios locales.

Aún no deciden si proceder gradualmente en todo el globo o trabajar primero en los registros de un solo país, y comenzar a difundirlos rápidamente. Lo que sí tienen claro es que desean concretarlo en un lustro. “Apuntamos a cinco años, para cinco billones de personas. Es algo ambicioso, lo sé. Y para ello usaremos un blockchain que permita contratos inteligentes. Podría ser Floriancoin o Ravencoin, que algunos creen que podría ser el bitcoin 3.0”, desliza el millonario.

El único momento en que Byrne se muestra incómodo es cuando se le pregunta por el modelo de negocios 

y las posibilidades de monetización. “No estamos realmente enfocados en cómo esto va a hacer dinero; ya habrá formas de generar recursos en el camino a futuro, pero realmente el foco de nuestro proyecto es cómo hacer el mejor producto y ayudar a la gente a salir de la pobreza”, aclara.

El imperio de la ley

Para Hernando De Soto la propiedad no es solo lo que tú piensas que es tuyo, sino también “es lo que tus vecinos creen que es tuyo y están dispuestos a respetar. Así que la propiedad es el resultado de un contrato social”, sentencia.

De ahí que para el economista sea clave ir en ayuda de todas esas personas en el mundo que tienen sus tierras, maquinarias y animales sobre la base de un acuerdo que no siempre está explícitamente registrado en un título identificable. “Hemos descubierto que esos documentos existen y que no son simples listas de lavandería. Son contratos sociales que están registrados al margen del sistema legal y de información llamada ‘global’. Y si podemos recogerlos, entonces, podemos crear el libro de los registros de propiedad del mundo”, proyecta el peruano.

Se trata de identificar, extraer, recoger, reproducir y reformatear esos mismos contratos sociales. Ponerlos en un archivo, al lado de lo que dice el Estado y, al igual que como se hace cuando hay dos tipos de monedas circulando, establecer una correlación que resuelva el problema.

Este registro global era una idea que a Hernando De Soto le rondaba hacía tiempo y con la cual estuvo trabajando en 35 países, entre ellos su natal Perú. Pero la falla del sistema siempre estaba en su lentitud. Hasta que entendió que la tecnología blockchain permite hacer en cinco años lo que habría demorado 20 o más, ya que su ventaja es ser un megasistema de contabilidad, una manera de organizar la información de forma más rápida, transparente y precisa.

“Vamos a hacer un libro en el cual todos los lugares del mundo estarán marcados, (indicando) no solo quien es dueño de qué, sino quién controla el territorio y ejerce poderes soberanos. Y las personas nos darán la información porque les conviene, ya que la publicidad es una cosa que fortalece la propiedad. Todos aquellos que han sido excluidos o dejados atrás por la globalización, desde India a China, hasta Perú, van a ver la ventaja del sistema”, predice.

Cuando el registro de titularidad funcione, De Soto considera que el 28% de las mujeres que no podían dejar su casa solas, saldrán a trabajar; que el 30% de los niños podrá estudiar y el promedio del valor de los terrenos subirá en 30%.

“Una vez que tienes los derechos de propiedad, tienes incentivos, razones para mejorar, formas de invertir y juntar dinero. En el mundo en desarrollo hay emprendedores por doquier. Si les das capital, levantarán cabeza y saldrán de la pobreza. Los pobres necesitan capital y del imperio de la ley. Con este registro creemos que se los podemos brindar, y por eso estoy reenfocando mi vida en torno a este esfuerzo”, afirmó recientemente Byrne en una conferencia.

 

Terroristas sin trabajo

A pesar de las buenas intenciones, hay algo de escepticismo respecto de la idea, y proviene de las respuestas que puedan dar los gobiernos locales cuando vean su labor usurpada por De Soto Inc.

Al respecto, Byrne se defiende: “Esta pregunta nos la hacen mucho. Pero existen cientos de razones legales, económicas y estratégicas de por qué los gobiernos requieren que está información se genere”, resalta. “Así que cuando entiendan que todos estos años no han sido capaces de recoger estos dos tercios de informalidad en las tierras, y que nosotros lo hemos hecho por ellos, supongo que van a estar muy agradecidos”.

“En segundo lugar, cuando descubran qué terrenos son de ISIS, Al-Qaeda, las FARC… vamos a dejar sin trabajo a los terroristas, así que los gobiernos quedarán muy contentos”, complementa De Soto.

El proyecto debe recorrer aún un largo camino para demostrar que su promesa se hará realidad, pero el economista está confiado. “Esto me entusiasma mucho, porque es otro capítulo que se abre en mi vida. A mi edad uno debería estar pensando en el retiro. Sin embargo, he encontrado en Patrick un alma gemela, y tanto él como yo estamos haciendo una fuerte inversión en la compañía. Por eso me estoy controlando con médicos de la Clínica Mayo: como el modelo funcionará en cinco años más, antes de eso no puedo morirme”, concluye.

 

  • 06 de April del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Bolivia, ¿la nueva Venezuela?

Globalización

Bolivia, ¿la nueva Venezuela?

  La decisión del Tribunal Constitucional de Bolivia de p...

10 de December
¿Una nueva Guerra Fría?

Globalización

¿Una nueva Guerra Fría?

  Desde que el presidente Donald Trump retiró a Estados U...

21 de November
Bolsonaro en la encrucijada

Globalización

Bolsonaro en la encrucijada

  En este portal hemos sostenido reiteradamente que en Am&eacute...

20 de November

COMENTARIOS