Globalización

Ecuador y Perú ante Fenómeno del Niño

El país norteño desarrolla inversiones en prevención

Ecuador y Perú ante Fenómeno del Niño
  • 24 de marzo del 2017

El país norteño desarrolla inversiones en prevención

Si bien con respecto a la economía de Ecuador no hay buenos pronósticos —porque terminó el 2016 con una caída del PBI en cerca de 2% y un enorme forado fiscal por el descenso del precio del petróleo y la expansión del gasto fiscal—, es evidente que el gobierno de Rafael Correa sí desarrolló una política de prevención frente a los desastres naturales. Al César lo que es del César. En el Perú, por el contrario, con una economía que se expande y una inmejorable posición fiscal, el Estado ha fracasado en todas las líneas. En nuestro país, se puede decir que hay mercado, pero no Estado.

Ecuador y Perú vienen afrontando los huaicos y las lluvias ocasionados por el Fenómeno de El Niño Costero, en formas muy distintas. Mientras que en nuestro país el fenómeno climatológico está dejando secuelas muy graves, en el país norteño no sucede lo mismo. Según el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN), se reportan 78 muertos, 264 heridos, 20 desaparecidos, 101,104 damnificados y unos 643,216 afectados. Por otro lado, Ecuador, otro de los países afectados por este desastre, hay 15 fallecidos, unas 6,601 familias afectadas y 1,551 damnificados. Si bien estos números son considerables, si comparamos con el Perú, podríamos decir que Ecuador ha sabido sobrellevar la situación de una mejor manera. ¿Qué ha hecho el país norteño? Muy simple. En Ecuador el Estado, de alguna u otra forma, ha funcionado de manera eficiente, construyendo megaproyectos hídricos para afrontar los desastres naturales.

El gobierno ecuatoriano ha invertido en seis megaproyectos hídricos: Bulubulu, Cañar, Naranjal, el Multipropósito Chone, y los trasvases Chongón - San Vicente y Daule - Vinces, todos inaugurados entre enero del 2014 a enero del 2016. Es decir, en solo dos años Ecuador se preparó para un fenómeno que es recurrente en las costas del Pacífico sur. La inversión de estos proyectos representa alrededor de US$ 1,000 millones. Sin embargo, no solo fueron pensados para la contención del fenómeno climatológico. De allí podemos decir, como ejemplo, que la presa El Chone sirve para almacenar agua, mientras que los trasvases sirven para llevar agua para zonas agrícolas. Toda esta infraestructura protege a 310,000 hectáreas agrícolas de las inundaciones en épocas de invierno (o del Fenómeno de El Niño) y da riego a las mismas en temporadas de sequía. Todos estos proyectos trabajan junto a la Derivadora Las Maravillas, la cual puede mantener 600 metros cúbicos de agua por segundo en las épocas de vulnerabilidad a inundaciones.

Lo curioso del caso de Ecuador es la manera en que se vieron a los proyectos en un principio. Un ejemplo fue el Sistema de Control de Inundaciones Bulubulu, el cual —con un coste de US$ 57 millones— tuvo que soportar la crítica de la oposición política que llamó “gasto público” a una inversión que desde su inauguración ha evitado tres inundaciones de grandes proporciones. Este megaproyecto, diseñado y construido por la empresa china Gezhouba Group Corporation en conjunción con el Ministerio Coordinador de Sectores Estratégicos, la Secretaría Nacional del Agua y la empresa pública del agua, ha presentado resultados al 80% de su construcción. Al igual que el Multipropósito Chone, y los proyectos Cañar y Naranjal, que mostraron eficiencia antes de ser inaugurados.

El Perú debe mirar con atención los excelentes resultados de prevención y mitigación del Fenómeno de El Niño Costero que ha realizado el gobierno ecuatoriano. Cabe destacar que Ecuador, bajo el Plan Nacional de Recursos Hídricos, está proyectando una inversión de US$ 27 millones para el año 2035, de los cuales US$ 7 millones estarán destinados para el control de inundaciones.

Desde este portal hemos insistido en el carácter autoritario y estatista del gobierno de Rafael Correa. No obstante, debemos reconocer que el gobierno ecuatoriano ha desarrollado inversiones eficientes para la prevención y mitigación de este fenómeno recurrente. El Perú debe tener un plan para afrontar este fenómeno en el futuro.

  • 24 de marzo del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

¿Las FARC se liberan de su pasado?

Globalización

¿Las FARC se liberan de su pasado?

Después de más de cincuenta años de combate, cien...

17 de octubre
El atrevimiento de Michel Temer

Globalización

El atrevimiento de Michel Temer

La noticia de que el presidente Michel Temer desarrolla una ambiciosa ...

13 de octubre
Empresas fugan de Cataluña

Globalización

Empresas fugan de Cataluña

El nacionalismo no paga, nos parece señalar la Historia. Los pa...

10 de octubre

COMENTARIOS