EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
Buenas perspectivas pesqueras en el 2017

Economía

Buenas perspectivas pesqueras en el 2017

14 de Febrero del 2017

El sector aportará 1.5% del PBI

Según Elena Conterno, presidenta de la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP), el reciente calentamiento de las aguas será temporal y no afectará el desenvolvimiento de la primera temporada de pesca de anchoveta. Vale observar que el Senamhi ha publicado un informe —el Estudio Nacional del Fenómeno del Niño (EFEN)— en el que se sostiene que la temperatura costera ha subido 2°C, lo que significa un Niño Costero para este año. Sin embargo, el Instituto del Mar del Perú (Imarpe), también a través de un informe, señala que ya se ha enfriado la costa, y que la proyección de vientos para los próximos días también es positiva. Conterno sostuvo que es posible que la pesca de anchoveta llegue a los 5 millones de toneladas, superando los 2.5 millones del 2016.

Si tal proyección es cierta, y este año se capturan más de cinco millones de toneladas, entonces el sector representaría 1.5% del PBI del 2017. Así, la pesca industrial volvería a convertirse en un motor de crecimiento; como en el 2011, cuando se capturaron más de seis millones de toneladas de anchoveta. Todo un logro, porque es bueno recordar que en la segunda temporada de pesca —cerrada recientemente— se generaron más de US$ 900 millones en exportaciones y más de 30,000 puestos de trabajo en el sector, con la participación de más de 400 empresas y 755 embarcaciones.

En los próximos días debe ser promulgada la nueva normativa de ordenamiento pesquero, que suprimirá al Decreto Supremo 011-2013. Este decreto prohibía la pesca industrial desde la milla cinco; y como ya sabemos, ha sido derogado definitivamente por la Corte Suprema de Justicia. El objetivo de esa prohibición, según los burócratas de la anterior gestión, era proteger los recursos marinos y, sobre todo, incentivar el consumo humano de la anchoveta. Pero sucedió todo lo contrario: el consumo humano de anchoveta se redujo. Además, con la normativa del Decreto Supremo 011-2013 se restó competitividad al sector pesquero industrial y se atentó contra su sostenibilidad. Por ejemplo, en el 2015 la exportación de la pesca fue de 1,259 toneladas brutas, en tanto que en el 2012 (antes del decreto DS-011) fue de 2,158 toneladas.

El nuevo ordenamiento pesquero ha tenido más de treinta comentarios y observaciones de especialistas en el sector. Incluso un sector del ecologismo radical también ha participado en las observaciones y comentarios. Hoy el sector pesquero industrial puede pescar gracias a las resoluciones de la Corte Suprema, pero no hay una ordenanza ni normativa clara al respecto.

Es necesario reconocer los logros de las temporadas pesqueras en el Perú. Impulsado por razones ideológicas o por intereses desconocidos, el ecologismo radical sostuvo que el Gobierno debería cerrar la primera y la segunda temporada de pesca de anchoveta porque se había capturado una alta cantidad de juveniles (anchovetas menores de doce centímetros). Según una asociación sin fines de lucro, así como algunos “sindicatos”, la segunda temporada pesquera ponía en riesgo el recurso anchovetero. Sin embargo, ante los estudios e informes técnicos del IMARPE (Instituto del Mar del Perú, entidad encargada del seguimiento científico de la anchoveta), dicha asociación ha tenido que reconocer, mediante una nota de prensa, que solo se ha pescado 18% de cuota de juveniles; mucho menos que el 30% que el IMARPE impuso como cuota.

Las medidas que tome el gobierno pepekausa para impulsar la pesca no deben tardar más. Es urgente una nueva normativa para el sector pesquero industrial.