Cultura

Dunkerque: Nolan en clave bélica

Sobre un oscuro episodio de la Segunda Guerra Mundial

Dunkerque: Nolan en clave bélica
  • 10 de agosto del 2017

Sobre un oscuro episodio de la Segunda Guerra Mundial

El inglés Christopher Nolan (Londres, 1970) es actualmente uno de los más destacados y exitosos directores de la cinematografía mundial. Se inició con Following (1998), pero fue su siguiente trabajo, Memento (2000), una historia policial con un peculiar manejo del tiempo, el que lo hizo conocido. Después seguirían otros títulos, entre ellos la trilogía Batman inicia (2005), Batman: el caballero de la noche (2008) y Batman: el caballero de la noche asciende (2012), que llevó el cine de “superhéroes” a su punto más alto. Ya consagrado, Nolan parece seguir el ejemplo de otros grandes directores que dejaron su impronta en diversos géneros cinematográficos. Ya ha incursionado exitosamente en la ciencia ficción —El origen (2010) e Interestelar (2014)—y ahora lo hace en el cine bélico, con Dunkerque (2017), actualmente en nuestras carteleras.

Basada en un guion del propio Nolan, Dunkerque cuenta un oscuro episodio de la Segunda Guerra Mundial (1940): el fallido intento de las fuerzas aliadas (ingleses, franceses y belgas) de liberar a Francia de la ocupación alemana, que dejó como saldo a medio millón de jóvenes soldados aislados en las playas de Dunkerque y a merced del ejército alemán. Lo que se cuenta aquí son los desesperados intentos de evacuación de ese numeroso contingente de aliados, sin ningún tipo de protección ante los bombardeos y ataques alemanes. Para hacerlo, Nolan utiliza tres historias que nos va contando de manera paralela y alternada: las de un grupo de soldados varados en la playa, la de un escuadrón de tres aviones que parte de Inglaterra para apoyar en la evacuación, y la de un marinero retirado (interpretado por el sobrio Mark Rylance), quien con un pequeño velero, y en compañía de sus hijos, va a Dunkerque a ayudar a los soldados.

Un primer problema que tuvo que superar Nolan es la diversa duración de cada una de estas historias: la primera abarca una semana, la segunda solo un par de horas, y la tercera un par de días. Contarlas de forma paralela y con fluidez es una demostración de gran dominio del “tiempo” de la narración, que es precisamente uno de los grandes tópicos del cine de Nolan (Memento, El origen). Otro problema es que los personajes de las diversas historias no llegan a interactuar (hay apenas un par de “cruces”), con lo que el relato podría fragmentarse y perder unidad. Pero esto no sucede debido a que más que el heroísmo o las acciones personales, lo que aquí se resalta es la gesta colectiva, la solidaridad; a pesar de algunas flaquezas, inevitables en situaciones de extremo peligro.

Nolan aborda el género bélico, pero esta no es una “típica” película de guerra. Para empezar, nunca se ve a los alemanes, solo sus balas y frecuentes bombardeos crean la atmósfera, la sensación de peligro extremo y desamparo de los soldados —especialmente a Tommy (interpretado por el debutante Fionn Whitehead)—, a quienes vemos sobrevivir a duras penas en numerosas ocasiones. No hay tampoco las conocidas reflexiones sobre la vida y la muerte, o el bien y el mal, tan frecuentes en este tipo de películas. Por el contrario, casi no hay diálogos, pues Nolan apuesta decididamente por la espectacularidad de las imágenes (se usaron cintas IMAX de gran formato para la filmación, sin efectos especiales digitales), empleando miles de extras y desplegando las acciones en aire, tierra y mar. El resultado es una película original y conmovedora, de los mejores estrenos en lo que va del año.

  • 10 de agosto del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

Ishiguro: discurso de aceptación del Nobel

Cultura

Ishiguro: discurso de aceptación del Nobel

  Es toda una tradición que en la entrega del premio Nobe...

12 de diciembre
Secuestro en Venice

Cultura

Secuestro en Venice

Mark and Robb Cullen son una pareja de hermanos nacidos en Filadelfia ...

06 de diciembre
Jaime Higa: Árbol Nuevo, en recuerdo del maestro

Cultura

Jaime Higa: Árbol Nuevo, en recuerdo del maestro

  Las personas no mueren mientras las mantengamos en nuestros re...

01 de diciembre

COMENTARIOS