Iván Arenas

Iván Arenas

¿Para qué sirve el Ministerio de la Mujer?

Es solo una parte del Sistema Nacional para la Atención y Prevención de la Violencia

¿Para qué sirve el Ministerio de la Mujer?
Iván Arenas
06 de junio del 2018

 

El triste caso de la muerte de Eyvi Ágreda ha colocado al Ministerio de la Mujer (MIMP) en el centro de toda la polémica por su rol en la atención y prevención de la violencia familiar y la violencia de género. Por ejemplo, en una última entrevista a la titular de la Mujer, Ana María Mendieta, una periodista intentaba dejar en duda el trabajo de ese ministerio; y casi al final, la entrevistadora reclamó que se “presenten pronto medidas efectivas”. Algunos periodistas se han sumado a la ola y ya se empieza a desarrollar y desplegar la singular idea de que el MIMPV es un ministerio que “no sirve para nada” y que “hay que eliminarlo”, porque “los casos de violencia hacia las mujeres o feminicidios aumentan”.

Estimado lector, hay que saber cuándo colocar una pausa y darse un respiro; pues en el afán de criticarlo todo, se llega a propalar alguna desinformación. Y es obvio que algún sector del periodismo debe respirar e informarse. Es innegable que todos esperamos “medidas efectivas” para acabar con la lacra de la violencia familiar o de género. No obstante, vale primero colocar las cosas en blanco y negro. En el Perú existe un Sistema Nacional para la Atención y Prevención de la Violencia Familiar y de Género, en el que cada institución que la compone tiene un rol y una función respectiva.

Si bien el Ministerio de la Mujer es la institución rectora para las políticas nacionales y subnacionales contra la violencia familiar o de género, su rol es muy específico dentro del Sistema. Para hacer más eficiente las políticas públicas contra la violencia familiar o de género, desde hace buen tiempo se ha creado el Programa Nacional contra la Violencia Familiar y Sexual, organismo que opera a través de los Centro de Emergencia Mujer (CEM), que están diseminados a lo largo y ancho del país.

Dentro del Sistema, cada institución tiene un rol específico, según la ley, y ninguna se puede atribuir funciones de otra. Eso suena a locura, ¿no? De allí es que las “medidas efectivas” —es decir, investigación y sanción— no corren por cuenta del Ministerio de la Mujer (o del Programa Nacional contra la Violencia, en este caso), sino de las instituciones que administran justicia: el Poder Judicial, el Ministerio Público y también por la Policía Nacional.

Ahora bien, desterrar la violencia machista o la violencia familiar es una tarea ardua y de largo aliento. Así como para derrotar a la pobreza no existe una fórmula química exacta, para erradicar la violencia de género, familiar o sexual tampoco existe una varita mágica. Sin embargo, vale resaltar el trabajo del Programa Nacional contra la Violencia Familiar, que a través de los CEMr está presente en los distritos y provincias más alejadas de la patria, a menudo allí donde apenas existe el Estado. Son los CEM, con sus funcionarios y promotores quienes hacen denodados esfuerzos para prevenir la violencia familiar, sexual y de género, y brindar la primera atención a las víctimas.

Sin los CEM (o el Ministerio de la Mujer) con su política preventiva y de atención, quizá los casos de violencia doméstica, sexual o de género serían mucho más de lo que ahora conocemos. Es indiscutible que se tiene que hacer mucho más. Y sería bueno que los medios y periodistas aúnan esfuerzos para que los CEM y el Programa Nacional contra la Violencia tengan una promoción gratuita de sus servicios dentro de la pauta publicitaria. Y que la población sepa a dónde acudir si sufre de algún tipo de violencia familiar, sexual o de género.

 

Iván Arenas
06 de junio del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

De fujimorato a Lava Jato: dos regímenes

Columnas

De fujimorato a Lava Jato: dos regímenes

  A la caída del autoritarismo del fujimorato se alz&oacu...

15 de agosto
¡Con Pedrito Suárez-Vértiz no, por favor!

Columnas

¡Con Pedrito Suárez-Vértiz no, por favor!

  De lo que hoy se trata no es de política sino de guerra...

08 de agosto
Corrupto bueno, corrupto malo; golpista bueno, golpista malo

Columnas

Corrupto bueno, corrupto malo; golpista bueno, golpista malo

  Vaya usted a saber, estimado lector, qué novedades m&aa...

01 de agosto

COMENTARIOS