Dardo López-Dolz

Dardo López-Dolz

El mal cálculo del diablo

El mal cálculo del diablo
Dardo López-Dolz
03 de marzo del 2015

Reflexiones sobre la amenaza latente que sigue siendo el autoritarismo para nuestra democracia.

¨Alguien debe estar haciendo algo para que eso no ocurra¨, es una de las frases más viciosamente optimistas del vocabulario peruano. 

¨Alguien¨ somos nosotros. Más ¨alguien¨ son aquellos que tienen a su alcance los medios para diseñar y ejecutar los pasos necesarios para evitar que ocurra eso que, con justa razón, nos preocupa. Más ¨alguien¨ aún es quien tiene más que arriesgar en términos absolutos. Ser el ¨Alguien¨de la frase es la vara con que juzgará la historia.

La gravedad se torna mayor si al vicio citado le añadimos la terca necedad de creer que lo que sirvió para sobrevivir y salir airosos antes, frente a la bota del improvisado dictador sesentero, va a ser igualmente útil en este siglo de amenazas globalizadas. 

Potentes cerebros de plazo oriental han venido usando eficazmente la caja chica venezolana manejada por titiriteros cubanos o formados en Cuba, consiguiendo que individuos con cara, verbo y gesto delirante o idiota, absolutamente acordes a su realidad, nos engañen acerca de la verdadera dimensión de la amenaza a nuestra libertad, consiguiendo el tiempo necesario para consolidarse hasta el punto que sea imposible la vuelta pacífica a la libertad y al respeto a la esencia de humanidad. 

Está en nuestras manos la responsabilidad de actuar con pronta diligencia y constancia, deponiendo intereses de corto plazo, para que el mundo se ilustre a tiempo y desenmascare a todo aprendiz de Maduro, para evitar así que la fiera crezca y se fortalezca. No lo evitaremos humedeciendo los pantalones mientras buscamos la puerta de escape, ni emulando a la avestruz que esconde su cabeza en un hoyo repitiendo las peruanismos frases de arriba, mientras el depredador se acerca y crece. 

Hemos visto sucumbir a pueblos hermanos de latinoamérica ante una  inteligente ofensiva de esta versión del anticristo, con miopía inaudita, no ya del vecino grande del norte, que nunca supo entender nuestra realidad, sino con necia tozudez de quienes, nacidos y crecidos en estas tierras, se niegan a asumir la comprensión de lo conocido y la responsabilidad de su futuro, analizando tercamente la realidad con categorías absolutamente inútiles al sur del Río Grande.   

¿Le dirán a sus hijos lo mismo que les dijeron a los suyos quienes dejaron surgir a Hitler, Stalin, Castro y Pol Pot? ¿Llorarán el exilio como los venezolanos de El Doral en Miami? ¿Es que la cobardía y la miopía se han hecho peruanas? ¿Es que acaso todo lo construido no se hizo con gran esfuerzo propio y de los que nos precedieron, y por lo tanto merece el esfuerzo de defenderlo? 

Por un error de cálculo del diablo respecto a la capacidad real de su herramienta primigenia, hemos tenido una oportunidad que no tuvieron Venezuela, Bolivia ni Argentina, pero esa ventaja no se va a repetir, el enemigo de la libertad aprende de sus errores. El tiempo de actuar es hoy, y no habrán esta vez San Martín ni Bolívar cabalgando prestos en nuestra ayuda.   

Por Dardo López-Dolz 

03 - Mar - 2015  

Dardo López-Dolz
03 de marzo del 2015

NOTICIAS RELACIONADAS >

Origen de la actual crisis política

Columnas

Origen de la actual crisis política

  Tan temprano como en los años sesenta, tras el reiterad...

19 de octubre
Las elecciones municipales y regionales

Columnas

Las elecciones municipales y regionales

  La lejanía creciente y sostenida entre la poblaci&oacut...

09 de octubre
Democracia: consenso y evolución

Columnas

Democracia: consenso y evolución

  La evolución saludable y sólida de una democraci...

02 de octubre

COMENTARIOS