Heriberto Bustos

Heriberto Bustos

De la política cotidiana a las políticas del ambiente

La necesidad de leyes ambientales para controlar el calentamiento global

De la política cotidiana a las políticas del ambiente
Heriberto Bustos
19 de septiembre del 2018

 

Varios eventos “preparativos” vienen ocurriendo en diversos lugares del mundo, junto a una serie de protestas, exigiendo que las grandes potencias, modifiquen concepciones y se comprometan –frente al cambio climático-  asumir medidas urgentes que eviten el tránsito a la desaparición de la vida en el planeta; también acontece el desarrollo de eventos académicos y de políticas regionales pretendiendo arribar con propuestas y de ser posible acuerdos a la Cumbre del Clima COP 24 a realizarse  en Katowice, Polonia (3 al 14 de diciembre 2018)

Frente a estos sucesos, amerita recordar que la principal causa del cambio climático, lo constituye el calentamiento global;  vale decir el aumento de temperatura en el planeta, provocado por la emisión desmedida de gases a la atmósfera como efecto de la actividad humana. Merece señalarse que el efecto invernadero es un proceso natural que permite al planeta mantener las condiciones necesarias para asegurar la vida; los científicos señalan que sin efecto invernadero (acción de retener parte del calor del sol) la temperatura sería menor a 20 °C bajo 0.

Ocurre entonces, que por las actividades económico-productivas que se realizan, los gases ocasionados inciden en una mayor retención del calor que normalmente se requiere, provocando que la temperatura media al aumentar produzca el denominado calentamiento global. Ahora bien, ¿cuáles son las consecuencias del cambio climático?  Poner en peligro la vida de los seres vivos (vegetales y animales, incluido en éste el hombre), como ejemplos señalamos algunos acontecimientos: el derretimiento de los glaciares (masa de hielo en los polos), aumento de nivel del mar, inundaciones, presencia de sequías, incendios, entre otros.

Frente a este panorama, la “comunidad internacional” se viene preocupando y en la intención de lograr acciones comunes, intercambian puntos de vista, discuten proyectos, mediando eventos como las denominadas cumbres del clima (COP); Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que tiene por objetivo la negociación de las actividades a realizarse en el ámbito de la política climática mundial. Cuestión compleja, pues por los antecedentes, está de por medio intereses económicos de envergadura; un avance constituye los resultados poco halagadores de la Conferencia en Bangkok, sobre la necesidad de aplicar el Acuerdo de París referido a fijar la tasa de calentamiento global de 1.5° o 2° Celsius como límite y la distribución de dinero en los países en vías de desarrollo para su mitigación.

El cambio climático, plantea a la educación una serie de retos: conocer sus causas y consecuencias, al igual que las alternativas de solución; por ello debe ser asumido con responsabilidad, apropiándose de lo señalado en uno de los principios básicos de la Ley General de Educación N° 28044. “La conciencia ambiental, que motiva el respeto, cuidado y conservación del entorno natural como garantía para el desenvolvimiento de la vida”; al igual que tomar como referencia el Artículo 127 de la Ley General del Ambiente, Ley N° 28611, que indica: “La educación ambiental es un proceso educativo integral, que genera conocimientos, actitudes, valores y prácticas en las personas, para que desarrollen sus actividades en forma ambientalmente adecuada, contribuyendo al desarrollo sostenible de nuestro país”

En suma, lo que está en cuestión son las conductas humanas que atentan contra nuestra propia vida, actitudes que se construyen desde el hogar y fundamentalmente en la escuela; paradójicamente en el país,  la Dirección de Educación Ambiental, fue eliminada en el período del ministro Saavedra, dejando de ser prioridad al convertirla en una simple unidad. ¡Las políticas ambientales se construyen pensando globalmente y actuando localmente!

 

Heriberto Bustos
19 de septiembre del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

Cuando la rebelión al interior de los partidos tiene sentido

Columnas

Cuando la rebelión al interior de los partidos tiene sentido

  Corrían los años sesenta del siglo pasado y los ...

17 de octubre
Democracia, civismo y descentralización

Columnas

Democracia, civismo y descentralización

  Esperanza y preocupación marcan el discurrir de los res...

10 de octubre
Hay distinciones y “distinciones”

Columnas

Hay distinciones y “distinciones”

  En un escenario cargado por confrontaciones —atizado de ...

04 de octubre

COMENTARIOS