Heriberto Bustos

Heriberto Bustos

¿De apóstol a asalariado?

La influencia de la ideología en la labor de los maestros

¿De apóstol a asalariado?
Heriberto Bustos
09 de julio del 2018

 

Cuando la ideología penetró en la esencia de los maestros, tal vez se pensó o entendió que ello completaría su formación profesional, haciendo más eficiente su participación en el desarrollo de la localidad de las capacidades de los estudiantes. No obstante, lo que ocurrió es que este trascendente sector, cuya relación con el Estado era bastante cercana por su nivel de incidencia en las mentes y corazones de los estudiantes, pasó de un ideario de entrega a otra de confrontación y relajamiento, especialmente en cuanto al fortalecimiento de la democracia en el país.

Sin ánimo de coincidir con quienes señalan que “todo tiempo pasado fue mejor”, merece recordar que los maestros tuvieron en sus momentos aurorales la tarea de fomentar valores y contribuir en el proceso de construcción de la nación y el fortalecimiento de la democracia. Pero han ido cediendo esas responsabilidades sociales a otros sectores; y en muchos casos incluso a renegar de ellas, debido a la presencia de una ideología falsamente izquierdista.

Y es que lo “ideológico”, motivado por mensajes de algunos dirigentes que —a decir verdad— carecían de formación seria en ese rubro, se fue haciendo un lugar en las mentes de muchos profesores. De modo que el accionar docente, al tener como base una equivocada forma de entender las diferencias económicas, llevaría a un cambio que podríamos expresar de la siguiente manera: se pasó de la docencia considerada como un apostolado (entendido como transmisión de conocimientos, amor y dedicación por los estudiantes, y compromiso con la colectividad) a otra asumida como trabajo asalariado (laboro de acuerdo a lo que me pagan).

El poco o relativo interés mostrado por el Estado en mejorar las condiciones estructurales de la escuela pública, los llevará a dar un salto de un extremo a otro. Y con ese salto, los derechos que legítimamente les corresponden a los maestros fueron encapsulando a los deberes profesionales, sentando bases para un proceso de disminución de la calidad educativa y de su aporte cívico social, así como el surgimiento de posiciones antisistema.

No obstante lo señalado seríamos poco justos si no reconocemos la existencia de un buen sector de docentes cuya su participación educativa está en el marco de su vocación, comprometidos con el desarrollo de sus localidad y la sociedad. Maestros conscientes de que sus condiciones económicas no son adecuadas; pero que apuestan por la meritocracia, entendiendo que las mejoras económicas deben estar de la mano con las capacidades profesionales.

En el día del maestro, una forma de reconocer su labor es apostar por mejorar las condiciones educativas que ayuden a superar la situación deficitaria existente, haciéndola tarea de todos, como una responsabilidad colectiva que ratifique nuestra confianza en ellos.

 

Heriberto Bustos
09 de julio del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

¿Nueva amenaza a los estudiantes?

Columnas

¿Nueva amenaza a los estudiantes?

  Hace algunos días, la prensa informaba que en Asamblea ...

15 de agosto
Respondamos a la corrupción con la práctica de valores

Columnas

Respondamos a la corrupción con la práctica de valores

  La indignación y hastío de enterarnos día...

08 de agosto
Basta de satanizar la política

Columnas

Basta de satanizar la política

  De un tiempo a esta parte, todas las desgracias y males del pa...

01 de agosto

COMENTARIOS