Cultura

La canción criolla: origen y apogeo

La canción criolla: origen y apogeo
  • 31 de octubre del 2016

En el Día de la Canción Criolla, un breve recuento de su historia

Hoy, 31 de octubre, se celebra en nuestro país el tradicional Día de la Canción Criolla. Esta fecha fue instituida en 1944 por el presidente Manuel Prado Ugarteche, como un reconocimiento a un género musical que entonces estaba adquiriendo gran popularidad. Según los historiadores, la iniciativa fue de Manuel Carrera, presidente del centro musical Carlos A. Saco. Esa primera celebración del Día de la Canción Criolla consistió en una serenata realizada ese 31 de octubre, en la Plazuela Buenos Aires —en Barrios Altos, en el jirón Huánuco (entre los jirones Cusco y Miroquesada)—, y que se inició a las nueve de la noche. Se presentaron glorias del criollismo como La Limeñita y Ascoy, el dúo Romero – Monteverde, y Máximo Garrido, entre otros artistas.

Sin embargo ese 1944 fue solo un año “intermedio” en la historia de esta música tan nuestra. Sus orígenes se remontan a las primeras décadas del siglo XX, cuando los intérpretes limeños comenzaron a fusionar elementos musicales tan disímiles como el vals vienés, la jota española, las melodías prehispánicas peruanas y los ritmos afroamericanos. Así surgió un género netamente urbano y limeño, con canciones que solían interpretarse en las retretas y festividades populares, al principio por dúos conformados por un cantante y un guitarrista. El más famoso de ello fue el de Montes y Manrique: el cantante Eduardo Montes (1874-1939) y el guitarrista César Augusto Manrique (1878-1966). Ellos serían las primeras “estrellas del criollismo”, a tal punto que en 1911 viajaron a Nueva York (Estados Unidos) a grabar (182 canciones), de las cuales apenas se conservan unas treinta.

A esa primera generación de “fundadores” de la música criolla —la llamada “Guardia Vieja”— seguiría otra de autores “clásicos”, encabezada sin lugar a dudas por Felipe Pinglo Alva (1899-1936). Ya el “criollismo” se había desarrollado como una expresión cultural netamente limeña, con sus jaranas y vida bohemia, lo que se ve reflejado en la accidentada vida de Pinglo, quien murió muy joven, a los 36 años de edad. Sin embargo nos dejó algunos de los valses más entrañables: “El plebeyo”, “El huerto de mi amada”, “El espejo de mi vida”, “Hermelinda”, etc. Y es recién a partir del impulso que le dio Pinglo que la música criolla comienza trascender los tradicionales barrios limeños del Rímac y Barrios Altos, con intérpretes como Filomeno Ormeño, Las Limeñitas, Lorenzo Humberto Sotomayor y Los Morochucos, grupo en el que debutó el joven guitarrista Oscar Avilés.

Los años cuarenta y cincuenta serían los del apogeo del criollismo, con grupos como Los Embajadores Criollos, con la primera voz de Rómulo Varillas. Y ese apogeo se dio en simultáneo con la época de oro de la radio (1940-1956), por lo que la música criolla alcanzó una difusión masiva sin precedentes. Fueron cantantes criollos nuestras primeras estrellas de la cultura de masas: Los Embajadores criollos llegaban a sus presentaciones en los autos más lujosos de la época, y eran recibidos por sus admiradores entre gritos y muestras de histeria; y cantantes como Jesús Vásquez eran contratadas en exclusiva por las más importantes empresas transnacionales (en este caso, Coca-Cola). Esa difusión masiva permitió que limeños de otras clases sociales hicieran valiosos aportes a la canción criolla; como Chabuca Granda y Alicia Maguiña. Pero esa parte de la historia quedará para otra oportunidad.

  • 31 de octubre del 2016

NOTICIAS RELACIONADAS >

Ishiguro: discurso de aceptación del Nobel

Cultura

Ishiguro: discurso de aceptación del Nobel

  Es toda una tradición que en la entrega del premio Nobe...

12 de diciembre
Secuestro en Venice

Cultura

Secuestro en Venice

Mark and Robb Cullen son una pareja de hermanos nacidos en Filadelfia ...

06 de diciembre
Jaime Higa: Árbol Nuevo, en recuerdo del maestro

Cultura

Jaime Higa: Árbol Nuevo, en recuerdo del maestro

  Las personas no mueren mientras las mantengamos en nuestros re...

01 de diciembre

COMENTARIOS