Manuel Gago

Manuel Gago

¿Para qué sirven los profesores de los Sutes?

¿Para qué sirven los profesores de los Sutes?
Manuel Gago
28 de agosto del 2017

Sobre las negativas a la evaluación de docentes

Pedro Castillo, también cabeza visible de un plan totalitario, ha dicho sobre su sueldo —más de S/ 3,000 (por encima de la media de sus colegas)— que la lucha del magisterio es por la igualdad de todos los profesores. El profesor debe saber que no todos somos iguales, que las diferencias —para bien o para mal— son parte del devenir humano, y que parte de la justicia que se reclama por todos lados es para discriminar lo bueno de lo malo, lo útil de lo inútil, lo edificante de lo destructivo, lo sano de lo enfermo, lo claro de lo oscuro, la verdad de la mentira. Y lo justo es diferenciar a los individuos y cosas en función de sus valores. Para eso se evalúa. Es cierto, en sociedades plagadas por la corrupción, una evaluación no corresponde a la realidad, riñe con la verdad y responde a las perversidades del hombre.

Umberto Eco recoge la pregunta de un estudiante a su profesor: “Perdone, pero en la época de Internet, ¿usted para qué sirve?”, aludiendo a Internet como la madre de todas las enciclopedias. Líneas después, el académico afirma que la escuela debería ser un medio para transmitir nociones y que un enseñante, además de informar, debe formar. Para Ernst Friedrich Schumacher la clave del desarrollo económico proviene de la mente del hombre, pues la educación es el más vital de los recursos, cuya esencia es transmitir valores, algo más que entrenamiento, más que el mero conocimiento. Y esa transmisión de ideas le permite al hombre elegir entre una cosa y otra, para conducir sus vidas e interpretar el mundo y el significado de la vida.

Freddy Contreras, maestro y hombre de izquierda de Concepción (Junín), pregunta: “¿Cuál es el problema con la evaluación de desempeño?”. Dice que 152,804 maestros contratados se someten a evaluación periódica y voluntaria para lograr nombramiento o renovación de contrato; 39, 924 maestros de primera escala lograron sus nombramientos mediante evaluación voluntaria; y que 74,462 maestros, reubicados en tercera escala a octava escala, participaron en evaluaciones aceptando las reglas de juego de la Ley de Reforma Magisterial. Emplaza a sus colegas diciendo que no hay razón para estar en contra de ningún tipo de evaluación; y que falta coraje para zafarse del sometimiento mental y de los miedos que generan tantas mentira malintencionadas y la incapacidad crítica de quienes se sienten protegidos en el anonimato del rebaño.

Las evaluaciones sirven para hacerle seguimiento a la calidad de los productos, sean bienes o servicios. La educación es un servicio y debe ser evaluada para mejorar y corregir lo que anda mal, para enmendar rumbos y progresar, para replantear los objetivos y ver la realidad, para constatar que lo planeado debe andar bien y también para reconocer que “lo que no nace no crece”. Es decir, que si hay profesores que no sirven para la enseñanza, mejor que se dediquen a otros menesteres. Y ese es el temor: que se descubra que no todos los profesores son iguales, como sostiene Pedro Castillo.

El dirigente chotano se ha quitado la careta. “Coincide con la estrategia de Sendero Luminoso”, dice César Barrera, ex secretario general del SUTEP. Sigue a pie juntillas una estrategia insurreccional —como se dice en este porta— iniciada por un ambientalismo ideológico que en el camino va alineando a todo aquel que tenga un justo o injusto reclamo contra el sistema democrático y el libre mercado.

Manuel Gago

 
Manuel Gago
28 de agosto del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

Inkafarma: del dicho al hecho

Columnas

Inkafarma: del dicho al hecho

  En la compra de Mifarma por Inkafarma todavía hay pan p...

12 de febrero
Las mentiras sobre la papa

Columnas

Las mentiras sobre la papa

  El Gobierno de Pedro Pablo Kuczynski hizo el peor acuerdo con ...

05 de febrero
¿Dudamos del “arte popular”?

Columnas

¿Dudamos del “arte popular”?

  El Ministerio Público y la Dirección Nacional co...

29 de enero

COMENTARIOS