Política

Vizcarra vuelve a polarizar. ¡Lamentable!

Plantea “no” a la bicameralidad. ¡Increíble!

Vizcarra vuelve a polarizar. ¡Lamentable!
  • 10 de octubre del 2018

 

Como si la democracia peruana estuviese condenada al permanente sobresalto y a la crisis política e institucional perpetua, el presidente Martín Vizcarra convocó al referéndum señalando que el Ejecutivo apoyaba a las preguntas referidas a la reforma de la justicia, al financiamiento de los partidos, a la no reelección de congresistas, pero que planteaba el “no” la interrogante sobre la bicameralidad del Legislativo. El argumento: el proyecto de reforma constitucional sobre la bicameralidad desnaturalizaba el tema de la cuestión de confianza y la paridad entre hombres y mujeres en las listas al Parlamento.

Con el pronunciamiento presidencial todo el mundo se quedó estupefacto, a tal punto que la propia bancada oficialista señaló que esperaba que el jefe de Estado recapacite. Y es que días antes el propio jefe de Estado y el presidente del Consejo de Ministros (PCM), César Villanueva, habían planteado su pleno respaldo a las cuatro reformas aprobadas y que se someterán a referéndum. Ante semejante despropósito, diversos sectores del Congreso anunciaban una interpelación a Villanueva y al ministro de Justicia, Vicente Zeballos. Y de una u otra manera, el Perú enrumba directamente a una colisión de poderes.

¿Qué puede haber llevado al Ejecutivo a volver a chocar con el Legislativo? La respuesta parece más que evidente: los estrategas palaciegos creen que la única manera de “gobernar” es continuar la guerra con el Legislativo. Es decir, la estrategia que le permite al Ejecutivo seguir aumentando popularidad sin administrar la reconstrucción del norte ni enfrentar la ola criminal que flagela a los peruanos, el incremento de la anemia, el rebrote de enfermedades como el sarampión y otros temas candentes.

Y es que plantear “no” a la bicameralidad revela que, de aquí a diciembre, el Ejecutivo desarrollará campaña por el “sí” para las primeras tres preguntas, en tanto que planteará el “no” para la bicameralidad. El objetivo: si los electores decidieran en los términos planteados por el Gobierno, entonces, los actuales congresistas no podrán postular a la Cámara de Diputados o al Senado, habida cuenta de que se aprobaría la pregunta sobre la no reelección parlamentaria.

Es decir, guerra más guerra, sin sentido y sin razón. Todos los especialistas y constitucionalistas han señalado que la propuesta del Ejecutivo más deficiente y de claro contenido populista era la referida a lo no reelección parlamentaria. Los argumentos sobran, sobre todo los vinculados a que no permiten que surja una clase política y que la tasa de reelección en el Perú no sobrepasa el 25%, porque los electores suelen castigar a los malos congresistas. Vista así las cosas, hoy queda claro que a Vizcarra lo menos que le interesa son las reformas, pero sí necesita de la permanente fricción de poderes para mantener popularidad sin gobernar demasiado.

En este contexto vale señalar que si las cosas siguen así, de aquí hacia el 2021 todo será choque y divergencias institucionales. En ese escenario es imposible que el Ejecutivo se dedique a resolver los problemas de gobernabilidad, o que el Legislativo desarrolle las urgentes reformas económicas y sociales para relanzar la inversión privada, el crecimiento y el proceso de reducción de pobreza. Es más, vale preguntarse, ¿cómo así vamos a llegar al Bicentenario sin que se desencadene una salida excepcional para la democracia?

El presidente Vizcarra, una vez más, ratifica que le gusta la aventura política, que se siente demasiado inseguro, y que puede jugar a los dados con las instituciones de la República. Y los impresionantes e inexplicables yerros acumulados por la mayoría legislativa parecen otorgarle la legitimidad para seguir maniobrando de esta manera absurda.

En cualquier caso, desde este portal seguimos apostando por las instituciones. Consideramos que la experiencia de cuatro procesos electorales sin interrupciones han creado la suficiente resilencia institucional para enfrentar cualquier aventura o juego político extremo. Veremos.

 

  • 10 de octubre del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

En la guerra política no importa la economía

Política

En la guerra política no importa la economía

    En medio de la feroz guerra política entre el E...

19 de octubre
En Cajamarca perdieron los antimineros

Política

En Cajamarca perdieron los antimineros

  La izquierda antiminera ha sido ampliamente derrotada en Cajam...

19 de octubre
¡La República bajo ataque!

Política

¡La República bajo ataque!

  La anulación del indulto a Alberto Fujimori y la detenc...

17 de octubre

COMENTARIOS