Política

Audios: “Refundadores” versus demócratas

El momento especial para las reformas del sistema de justicia

Audios: “Refundadores” versus demócratas
  • 12 de julio del 2018

 

Luego de haberse difundido unos audios en los que se desnuda un supuesto tráfico de influencias de tres miembros del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), de los titulares de la Corte Superior del Callao y de la Sala Transitoria Suprema, se ha desatado una justificada ola de indignación que exige celeridad en las investigaciones y procesos. Sin embargo, en vez de aprovechar el momento para implementar reformas vitales para el sistema de justicia, existen algunos sectores interesados en resucitar la polaridad fujimorismo versus antifujimorismo con objeto de endilgar las responsabilidades de la corrupción solo a un lado del tablero.

Lamentable. A este escenario, en el que el único perdedor será la democracia, contribuyen algunos medios heridos por la ley de publicidad estatal. Y, por supuesto, también la abulia de la mayoría legislativa para liderar el especial momento y convertirlo en uno a favor de las reformas.

Quizá el anuncio del presidente Martín Vizcarra de conformar una “Comisión de Reforma del Poder Judicial” —integrada por notables juristas— que elabore una propuesta que presentará el Ejecutivo este 28 de julio ayude a crear otro escenario que el que los sectores del anti pretenden organizar. Un camino constructivo en el desarrollo de la mencionada comisión de reforma podría ser que se integre el Legislativo, de modo que en Fiestas Patrias se presente una propuesta integral, consensuada por ambos poderes del Estado, y se proceda a implementar las reformas. La democracia y las instituciones ganarían largamente con esta inusual convergencia. Veremos.

Sin embargo, lo que no se puede permitir es que el delicado momento que atraviesa la República se convierta en un capítulo más de la envilecedora polarización fujimorismo versus antifujimorismo, tal como lo ha sostenido Jaime de Althaus en las redes sociales. De alguna manera esa es la intención de quienes pretenden vincular el supuesto tráfico de influencias de los magistrados con el Congreso de la República. ¿Cuál es el fundamento de semejante imputación? Ninguno. Lo único que se genera con esa actitud es que este momento especial, a favor de las reformas del sistema de justicia, se bloquee.

Por ejemplo, la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos convoca a una marcha contra la corrupción, pero enseguida agrega que también es contra el Congreso. Asimismo, la idea que las instituciones de la democracia deben proceder a linchar a los implicados en los mencionados audios —como si se tratara del Fuenteovejuna de cualquier localidad—, sin respetar los principios del debido proceso establecidos en la Constitución y las leyes, también forma parte de esa estrategia que, al parecer, antes que luchar contra la corrupción e implementar reformas está más interesada en ajustarle las clavijas a la facción contraria.

El problema es que detrás de estas estrategias siempre aparecen los “refundadores” de la democracia, quienes señalan que el sistema está completamente podrido y que no tiene capacidad de autoregeneración. Es el mismo discurso que utilizaron Hugo Chávez, Rafael Correa, Evo Morales y Daniel Ortega para sojuzgar a las democracias latinoamericanas. Mucho cuidado entonces.

En este contexto, algunos llaman a las masas a tomar las calles en contra de la corrupción. Paradójicamente son los mismos sectores que han pululado en el poder durante los gobiernos de Alejandro Toledo, Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuczynski. Es decir, paradójicamente el establishment político de los últimos 18 años, totalmente comprometido con un sistema de corrupción, pretende señalar que los malos solo están en la orilla de enfrente, ocultando que la corrupción proviene de un sistema que debemos reformar.

Ante estas estrategias, los demócratas de buena voluntad debemos mantener la serenidad y, una vez más, aferrarnos a la Constitución y movilizar todas las reservas institucionales a favor de la autoregeneración institucional. La lucha contra la corrupción y las reformas se hace con la Carta Política en la mano. En el Perú todavía hay políticos diferentes, jueces probos y fiscales dedicados a su trabajo. De allí que convertir esta circunstancia aciaga en una a favor de la reforma del sistema de justicia es absolutamente posible.

 

  • 12 de julio del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

El peligro de la “democracia plebiscitaria”

Política

El peligro de la “democracia plebiscitaria”

  Desde que el presidente Martín Vizcarra planteara los c...

24 de septiembre

Política

La confianza y el deterioro institucional que avanza

En la siguiente entrevista, el abogado constitucionalista, Natale Ampr...

21 de septiembre
Confianza con tiempo nublado

Política

Confianza con tiempo nublado

  Al cierre de esta edición el Congreso de la Repú...

20 de septiembre

COMENTARIOS