EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
Nuevas mentiras en el caso Máxima Acuña

Política

Nuevas mentiras en el caso Máxima Acuña

7 de Marzo del 2017

Antimineros sostienen que fiscalía formalizó denuncia penal contra Yanacocha

Desde este portal hemos insistido en que el radicalismo antiminero utiliza todas las argucias posibles con el objetivo de paralizar la inversión minera en el país y llevarnos a la bancarrota económica, para que entre nosotros surjan el chavismo y el socialismo. De esta estrategia también es parte un sector de medios de comunicación y periodistas que, llevados por la ingenuidad o por las anteojeras ideológicas, despliegan medias verdades o falsedades completas. Ahora se afirma falazmente que la Fiscalía de Cajamarca ha formalizado una “denuncia penal” contra la empresa Yanacocha, concesionaria del proyecto Conga, por encontrarse pruebas de usurpación en agravio de la familia de Máxima Acuña de Chaupe, llamada también la “Hija de la Laguna”.

¿Qué ha sucedido? Días atrás el fiscal Marco Terán Arribasplata, de la Primera Fiscalía Provincial Penal de Celendín (Cajamarca), notificó la disposición que decide “Formalizar la investigación preparatoria” contra la empresa minera Yanacocha por “usurpación agravada” en contra de Máxima Acuña. No obstante, un medio de comunicación nacional y la abogada de la señora Máxima Acuña, Mirtha Vásquez (quien además pertenece al equipo legal de Grufides, la ONG antiminera cuyo dueño es el ex sacerdote y ahora congresista Marco Arana), ha desplegado la falsa noticia de que el fiscal Terán Arribasplata ha formalizado una “denuncia penal” contra Yanacocha.

Esta es una flagrante mentira, porque no es lo mismo formalizar una investigación preparatoria que una denuncia penal, como señalan los antimineros. Habría que recordar que cuando una denuncia penal llega al Ministerio Público, el fiscal realiza las indagaciones mínimas necesarias para evaluarla; aquello se conoce como “investigación preliminar”. Si el fiscal considera que existen elementos suficientes que justifiquen continuar o ampliar las investigaciones, formaliza la “investigación preparatoria”. Al final de la investigación preparatoria el fiscal tiene dos opciones: propone ante el juez penal el archivo del caso o formula acusación penal ante el juez penal.

En tal sentido, lo que ha hecho el fiscal Marco Terán es formalizar investigación preparatoria, y no una denuncia penal. ¿Acaso MIrtha Vásquez, la abogada de Grufides, no sabe diferenciar estos dos trámites legales? ¿Qué tipo de abogada puede confundir dos trámites totalmente distintos? ¿Por qué algunos medios de comunicación despliegan informaciones que solo confunden a la población?

Ahora bien, el fiscal Marco Terán ha expuesto dos razones por las cuales formaliza la investigación preparatoria. Según el fiscal, “la empresa minera Yanacocha sí ingresó en tales oportunidades al predio Tragadero Grande para extraer cultivos de papa, sembrando en su lugar”. La segunda es que pese a que “este terreno es aún materia de litigio (conforme lo aceptado por ambas partes) es la Familia Chaupe la que ostenta la posesión del predio. En ese sentido, siendo que el delito de usurpación protege la posesión del agraviado, la empresa minera estaría incurriendo en este ilícito”.

Sin embargo, el fiscal se equivoca cuando sostiene que la familia Chaupe es posesionaria del predio. Los cultivos no son actos posesorios, como sostiene la familia Chaupe, sino actos perturbatorios en la posesión de Yanacocha. Tampoco se ajusta a la verdad que el Poder Judicial haya determinado que la familia Chaupe es poseedora del predio en el que se ejercen las defensas posesorias, como ha indicado el fiscal. Todo indica que el fiscal desconoce que son dos los predios que están en la disputa con la familia Chaupe Acuña.

Vale recordar que la falsa narrativa construida por el radicalismo antiminero señala que Máxima Acuña y su esposo Julio Chaupe son dueños del terreno que ocupan en Tragadero Grande, en Sorochuco (Cajamarca), y que la minera Yanacocha pretende despojarlos de esa tierra sin tener ningún derecho, abusando de su poder económico.