Política

La reconstrucción que no construye nada

Reforestar con árboles maderables las cuencas y quebradas

La reconstrucción que no construye nada
  • 20 de diciembre del 2017

La situación sigue siendo insostenible en el norte del país. La Reconstrucción con Cambios hasta ahora no ha resuelto las demandas de la población. Solo existen cifras, planeamientos y promesas que sustituyen a la inmediata intervención —tardía ahora— de la autoridad en los momentos de emergencia. La situación se complicará más aún con la llegada del fenómeno de La Niña el verano próximo. En las calles de Piura los pavimentos han desparecido y se han convertido en verdaderos caminos polvorientos. La situación es de abandono, especialmente en aquellos lugares donde existen montículos de tierra y piedra que todavía no han sido removidos. Los fondos que el Gobierno central ha entregado para la reconstrucción han servido para comprar maquinarias que, en muchos casos, no pueden ser utilizadas porque no hay partidas para el combustible; y porque tampoco se han contratados suficientes operadores para maniobrar, de manera profesional, esos equipos.

Es evidente también el retraso en las obras de saneamiento, de dotación de agua y desagüe para los predios públicos y privados, y de tratamiento de residuos sólidos y de aguas servidas. Las autoridades insisten con el argumento de los trámites que se deben cumplir, y que quienes tienen a su cargo la evaluación de los proyectos no ayudan. Queda claro, entonces, que no hay coordinación entre las autoridades que tienen a su cargo la reconstrucción del norte, que hay celo y que existe oportunismo político que se aprovecha de la difícil situación. Los potenciales candidatos a los gobiernos locales y regionales ven en la desgracia del norte una posibilidad política.

Asimismo, los módulos temporales de vivienda que se compraron son insuficientes y no resuelven, ni parcialmente, el tema del alojamiento temporal. Y es allí también donde el tema de la corrupción salta a la vista. Esas viviendas construidas “de cartón” (material mdf o trupán), de 18 m2, han sido adquiridas por S/ 15,000s cada una. Viviendas que además carecen de los servicios básicos de agua y electricidad; y que incluso, en algunos casos, fueron entregadas desarmadas, para que los propios pobladores las armen. Módulos que, según la Asociación Peruana de Entidades Técnicas (APETS), se debieron comprar a los pequeños y medianos empresarios locales que ofertaron viviendas de madera de 35 m2 por menos de S/ 4,500. Y qué decir del programa Construcción en Sitio Propio, que promueve el fondo Mivivienda, que tampoco ha logrado ser expeditivo con las solicitudes de unas 40,000 personas que quieren acceder al programa para construir su casa propia.

La descolmatación de los ríos, que es uno de los principales problemas para evitar inundaciones posteriores, se ha convertido en otra fuente de corrupción. Lo que se cobra por una obra no empata con los volúmenes de tierra que se mueven, ni en la cantidad ni en la manera correcta como se debería hacer. La descolmatación de los ríos no tienen la suficiente profundidad para contener los volúmenes de agua y barro que se precipitarán a grandes velocidades cuando las lluvias torrenciales vuelvan. Por ejemplo, la descolmatación del río Piura cuesta S/ 346 millones, mucho más que otros ríos juntos que fueron descolmatados en 2015 y que terminaron siendo arrasados por las inundaciones del verano pasado. Las obras no se están haciendo de manera correcta, pensando que el mismo fenómeno devastador podría destruirlo todo otra vez.

La mesa técnica de Piura sostiene que esta es la mejor ocasión para hacer las cosas bien, para canalizar el río Piura. Otros ingenieros del sector agrario sostienen que es la oportunidad para plantear la ejecución de programas de forestación y reforestación en las quebradas, que se han activado luego de sesenta años con el fenómeno de El Niño costero; para sembrar árboles maderables y frutales y de otras especies en las quebradas, en las riberas de los ríos y en las cuencas. Árboles que se entregan a las comunidades para su conservación, para que se convierta en una actividad económica que los pueda sacar de la pobreza. Que la recuperación sea, entonces, con cambios de verdad. Y que la ayuda sea oportuna y eficaz.

  • 20 de diciembre del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

El Papa llega al Perú

Política

El Papa llega al Perú

  La llegada del papa Francisco al Perú causa el inevitab...

17 de enero
¿Fracasa la marcha radical del 17?

Política

¿Fracasa la marcha radical del 17?

  Tal parece que las actuales temperaturas bajas de la serran&ia...

16 de enero
Capitalismo versus anticapitalismo es la cuestión

Política

Capitalismo versus anticapitalismo es la cuestión

  Diversos economistas y organismos internacionales empiezan a s...

15 de enero

COMENTARIOS