EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
¡Democracia boba!

Política

¡Democracia boba!

4 de Noviembre del 2016

Tensión entre Ejecutivo y Legislativo favorece a la izquierda

Que luego del voto de investidura casi unánime a favor del Gabinete Zavala, y después de la delegación facultades para legislar a favor del Ejecutivo, las relaciones entre la administración PPK y el Congreso no hayan llegado a un nivel adecuado, de una u otra manera, revela que los actores que defienden la democracia y la economía libre no tienen consciencia de cuál es el momento que atraviesa nuestra República.

Cuando PPK rectificó declaraciones anteriores sosteniendo que los directores elegidos por el Congreso (José Chlimper, Elmer Cuba y Rafael Rey) “no estaban en la línea del Ejecutivo”, sobre la marcha colocó al Ejecutivo como protagonista de la polarización fujimorismo versus antifujimorismo, que pretende desarrollar el Frente Amplio y que ha convertido a Marco Arana y Marisa Glave en media stars. Si sumamos a la declaración presidencial el eco que ha tenido en los medios antifujimoristas la marcha contra el Congreso por el nombramiento de los directores del BCR, sin lugar a dudas, se puede afirmar que las cosas siguen más o menos igual que en la pasada segunda vuelta electoral.

A entender de este portal, semejante escenario configura una democracia boba, una democracia que puede cavar la propia fosa en la que será sepultada. No entender que la izquierda y el Frente Amplio son los verdaderos enemigos de una exitosa gestión pepekausista, a estas alturas, revela una ignorancia política de las relaciones de fuerza que sostienen a la sociedad. Y la advertencia vale para la administración PPK, los medios antifujimoristas atravesados por las pasiones y el propio fujimorismo.

Nunca debemos olvidar que en las elecciones del 2006, del 2011 y del 2016, en el Perú hubo una clara disputa entre una precaria mayoría prosistema y una minoría antisistema. Si el proyecto estatista no ganó en el Perú es porque Dios y el azar siempre jugaron a favor de los peruanos. ¿Cómo explicar semejante situación en un Perú que ha triplicado su PBI y ha reducido pobreza del 60% de la población a solo 20%? Cuando el crecimiento y la reducción de pobreza solo se basa en el esfuerzo privado —tal como ha sucedido en el Perú—, con el Estado sobrerregulado convertido en enemigo, tarde o temprano, el crecimiento que chorrea se muestra insuficiente.

El crecimiento sin reformas de segunda generación, tarde o temprano, desata la irritación de los ex pobres que demandan mejores servicios y más oportunidades. Finalmente, de acuerdo a las teorías marxistas, las revoluciones anticapitalistas se producen en sociedades que arrinconan pobreza, pero que no pueden seguir expandiendo bienestar por ausencia de reformas. Algo parecido sucede en el Perú.

El Frente Amplio, la izquierda y los demás grupos antisistema necesitan del fracaso pepekausistas para tentar la victoria en el 2021. No tienen otra. El éxito gubernamental simplemente los entierra. De allí el enorme esfuerzo de los activistas zurdos, de las ONG vinculadas al Frente Amplio y de los propios parlamentarios siniestros en bloquear la producción de cobre en Las Bambas. Restarle más de un punto al PBI organizaría el funeral pepekausista. ¿El Gabinete Zavala no puede entender en dónde está el enemigo? ¿A quién se le ocurre jugar con el lanzallamas antifujimorista del Frente Amplio?

Si hay alguna duda siempre vale recordar que Hugo Chávez llegó al poder cuando en Venezuela solo había 20% de pobreza. También vale anotar que Chile, no obstante que solo tiene 7%, de pobreza ahora le hace guiños al chavismo: no al lucro en Educación, estatización del sistema privado de pensiones y nueva Constitución (más allá del reciente triunfo de la derecha en las municipales).

Es hora de reaccionar. A estas alturas la principal responsabilidad de que las relaciones entre el Ejecutivo y el Legislativo no avancen por los rieles adecuados es del pepekausismo. Pero el fujimorismo también tiene que asumir su responsabilidad como primera fuerza política del país.

 

Ilustración: Giovanni Tazza de elcomercio.pe